El Supremo paraliza los efectos de la sentencia que implica el pago del impuesto de las hipotecas a la banca

A través de una nota informativa publicada por el Poder Judicial, informa de la paralización de la sentencia dada a conocer ayer en la que cambiaba su criterio e imponía el pago del impuesto de actos jurídicos documentados a la banca en la formalización de hipotecas.

A última hora del día 19 de octubre de 2018, el Poder Judicial informaba de algo nunca visto dentro del Supremo. Paraliza los efectos de la sentencia de la Sala de lo Contencioso del TS dictada el 16/10/2018 por la que cambiaba el criterio a seguir, estableciendo que quien debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas con garantía hipotecaria es la entidad prestamista, y no quien recibe el préstamo.

Según el Poder Judicial, el Pleno de la Sala Tercera el TS decidirá si confirma el giro jurisprudencial de la sentencia sobre el impuesto de las hipotecas.

Según la nota informativa:

“Dado que la sentencia nº 1505/2018 de la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, relativa al sujeto pasivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, supone un giro radical en el criterio jurisprudencial hasta ahora sustentado y habida cuenta, asimismo, de su enorme repercusión económica y social, el Presidente de la Sala ha acordado, con carácter urgente:

Primero.- Dejar sin efecto todos los señalamientos sobre recursos de casación pendientes con un objeto similar.

Segundo.- Avocar al Pleno de la Sala el conocimiento de alguno de dichos recursos pendientes, a fin de decidir si dicho giro jurisprudencial debe ser o no confirmado.”

Fuente: Iberley

El Supremo paraliza los efectos de la sentencia que implica el pago del impuesto de las hipotecas a la banca

A través de una nota informativa publicada por el Poder Judicial, informa de la paralización de la sentencia dada a conocer ayer en la que cambiaba su criterio e imponía el pago del impuesto de actos jurídicos documentados a la banca en la formalización de hipotecas.

A última hora del día 19 de octubre de 2018, el Poder Judicial informaba de algo nunca visto dentro del Supremo. Paraliza los efectos de la sentencia de la Sala de lo Contencioso del TS dictada el 16/10/2018 por la que cambiaba el criterio a seguir, estableciendo que quien debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas con garantía hipotecaria es la entidad prestamista, y no quien recibe el préstamo.

Según el Poder Judicial, el Pleno de la Sala Tercera el TS decidirá si confirma el giro jurisprudencial de la sentencia sobre el impuesto de las hipotecas.

Según la nota informativa:

“Dado que la sentencia nº 1505/2018 de la Sección 2ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, relativa al sujeto pasivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, supone un giro radical en el criterio jurisprudencial hasta ahora sustentado y habida cuenta, asimismo, de su enorme repercusión económica y social, el Presidente de la Sala ha acordado, con carácter urgente:

Primero.- Dejar sin efecto todos los señalamientos sobre recursos de casación pendientes con un objeto similar.

Segundo.- Avocar al Pleno de la Sala el conocimiento de alguno de dichos recursos pendientes, a fin de decidir si dicho giro jurisprudencial debe ser o no confirmado.”

Fuente: Iberley

El Brexit duro y los peligros del populismo

Dos años después del famoso referéndum del Brexit (que es un perfecto ejemplo del populismo y el corrimiento político hacia posiciones de ultraderecha como ya analizamos aquí) nos encontramos con algunas lecciones de historia que sería conveniente recordar
La negociación para la salida del Brexit está poniendo de relieve las virtudes de algo tan denostado cómo es la Unión Europea y de los peligros de esas posiciones populistas ultranacionalistas y de ultraderecha
La posición dura de la Unión Europea en esas negociaciones deja el descubierto la importancia del proyecto europeo como un lugar donde no hay fronteras ni para la economía ni para las personas (en la actualidad el gran escollo es la frontera de Irlanda, qué hacer con ella).
Ponen también de manifiesto los beneficios de esta unión, miles de cuestiones como las sanitarias, educativas, sociales, de inmigración … que ahora el Reino Unido ve peligrar con su salida
¿Cómo quedarán los ingleses residentes en otros lugares de Europa fuera de la cobertura de la Unión Europea?
¿Qué harán sus empresas con aranceles puestos en la entrada a la Unión Europea?
¿Y sus estudiantes sin su Erasmus?

Estos son algunos pequeños ejemplos que desmontan el discurso Pro brexit y nos demuestran cómo estás posiciones extremas intentan dar soluciones muy simplistas. y por ello mucho más aceptables por la población, a problemas sumamente complejos. Soluciones que cuando se intentan llevar a la práctica dejan al descubierto sus propias falacias (pues en este caso, además de la apelación a las emociones como forma de discurso político también se encuentran las puras mentiras que se vertieron durante toda la campaña electoral por los partidarios del Brexit)
No estaría de más recordar todo esto cuando escuchamos los discursos incendiarios de la extrema derecha que va ganando posiciones en el continente.
Igual que el Brexit se trata de narrativas profundamente falsas, puramente emocionales que no tienen en cuenta la realidad sino que son una interpretación bastante malévola y con intereses ocultos de la misma

El Brexit duro y los peligros del populismo

Dos años después del famoso referéndum del Brexit (que es un perfecto ejemplo del populismo y el corrimiento político hacia posiciones de ultraderecha como ya analizamos aquí) nos encontramos con algunas lecciones de historia que sería conveniente recordar
La negociación para la salida del Brexit está poniendo de relieve las virtudes de algo tan denostado cómo es la Unión Europea y de los peligros de esas posiciones populistas ultranacionalistas y de ultraderecha
La posición dura de la Unión Europea en esas negociaciones deja el descubierto la importancia del proyecto europeo como un lugar donde no hay fronteras ni para la economía ni para las personas (en la actualidad el gran escollo es la frontera de Irlanda, qué hacer con ella).
Ponen también de manifiesto los beneficios de esta unión, miles de cuestiones como las sanitarias, educativas, sociales, de inmigración … que ahora el Reino Unido ve peligrar con su salida
¿Cómo quedarán los ingleses residentes en otros lugares de Europa fuera de la cobertura de la Unión Europea?
¿Qué harán sus empresas con aranceles puestos en la entrada a la Unión Europea?
¿Y sus estudiantes sin su Erasmus?

Estos son algunos pequeños ejemplos que desmontan el discurso Pro brexit y nos demuestran cómo estás posiciones extremas intentan dar soluciones muy simplistas. y por ello mucho más aceptables por la población, a problemas sumamente complejos. Soluciones que cuando se intentan llevar a la práctica dejan al descubierto sus propias falacias (pues en este caso, además de la apelación a las emociones como forma de discurso político también se encuentran las puras mentiras que se vertieron durante toda la campaña electoral por los partidarios del Brexit)
No estaría de más recordar todo esto cuando escuchamos los discursos incendiarios de la extrema derecha que va ganando posiciones en el continente.
Igual que el Brexit se trata de narrativas profundamente falsas, puramente emocionales que no tienen en cuenta la realidad sino que son una interpretación bastante malévola y con intereses ocultos de la misma