¡¿Tasa Tobin?!

En los estos últimos meses hemos oído hablar mucho de la “tasa Tobin” y del deseo de Mariano Rajoy de introducirla en España. Vamos a ver en qué consiste, de dónde viene y las posibles consecuencias que pueda producir en nuestra economía (o ha producido ya en los países donde se ha implantado).

El “inventor” de esta carga fue James Tobin, economista keynesiano y estadounidense. Como el resto de keynesianos, creía que los gobiernos deben intervenir en la economía con el fin de estabilizar la producción total y evitar las recesiones. Su trabajo académico incluía contribuciones pioneras al estudio de las inversiones, la política monetaria y fiscal y los mercados financieros. 

La tasa Tobin consistirá simplemente en gravar los flujos de capitales. Tobin proponía tasar el 0,1% de cada operación. Sin embargo, esta propuesta no tuvo muchos adeptos y se abandonó pronto. Él mismo dijo que se estaba abusando de su nombre e idea, e introdujo una nueva formulación donde se propone que su recaudación se destine a fines sociales o que tenga por objetivo el control de crisis financieras.

Como medida recaudatoria (como todo últimamente) y a pesar de que Tobin proponía un 0,1%, Hollande ha introducido un 0,2%, y Rajoy, líder de un supuesto partido liberal-conservador habla de un 0,5%.

Simplemente me queda hablar del caso sueco y su implantación hacia 1984 produciendo una catástrofe financiera y bursátil. Los inversores se negaron a introducir su capital en la Bolsa de Estocolmo, haciendo disminuir su volumen de transacciones en picado. En 1991, Suecia eliminó esta tasa recaudatoria… ¿y qué pasó? Tanto volumen de transacciones como precios se dispararon, la Bolsa de Estocolmo volvía a existir para inversores de todo el mundo.

Os recomiendo saquéis vuestras propias conclusiones (y nos las contéis por comentario), la mía, es muy simple:

Dont Tread on me (No me pisotees)