¡Qué peligroso es el populismo!

La clase política díficilmente responde a las necesidades reales de su pueblo. Pero cuando le conviene, no duda en endulzar sus oídos cansados ya de tantas promesas incumplidas y de sufrir a un Estado que en la mayor parte del tiempo permanece ausente o responde de forma ineficiente.

Antes decían que las ideas eran inofensivas. Una idea, esa premisa que surge en nuestra en mente de forma repentina y que algunas veces puede ser olvidada momento seguido del que fue creada, nunca puede ser peligrosa o dañina pues no trasciende de ese campo enteléquico.

Pero hoy sabemos que muchas ideas empezaron de forma inocente y terminaron siendo muy perjudiciales. Su potencial peligro reside en el pensante… el poder de acción del mismo.

Qué pasa si esa idea se convierte en un proyecto de ley?

Si llevamos este breve analisis al campo de la política y al de nuestros gobernantes todos ya habremos identificado alguna que otra descabellada propuesta. Éste es el caso de la propuesta del Senador Salyn Buzarquis a cerca de la cancelación de las facturas emitidas por la ANDE y la ESSAP.

Esta semana los senadores rechazaron el veto parcial del Presidente a la ley, que pretende CANCELAR LAS FACTURAS DE LA ANDE y LA ESSAP por ciertos meses. A un paso de que la misma quede sancionada, quedando en manos de los diputados el último paso para hacer lugar a una propuesta descabellada y populista.La inviabilida del proyecto estaba dada por el gravísimo daño que podría traer a las finanzas de dichas empresas públicas. La modificaron para financiarla con el préstamo internacional que realizó el Estado, específicamente saldría de los fondos que debería ser destinados para Salud Pública.

Ésta deuda que contrajo el Estado para hacer frente a la emergencia de la Covid 19 la terminarán pagando futuras generaciones, cada deuda que va contrayendo el Estado compromete aun más su capacidad de crecimiento y su estabilidad económica.

Según expresó el Ministro de Hacienda serían 210 millones USD a ser destinados al pago de estas facturas. Ya que Salud ha licitado en obras por un monto igual o un poco superior, sujetas a ser adjudicadas. La ANDE propuso un sistema de fraccionamiento en 18 cuotas, por parte de la ESSAP no tuve conocimiento de sus planes de fraccionamiento.

Lo que sí me pregunto yo, no hubiese sido más fácil un trabajo en conjunto de las instituciones encargadas de prestar estos servicios esenciales para crear metodos de pago y financiamiento, suspensión de cortes a largo plazo, etc. para dar una buena respuesta que en su momento la gente reclamaba.

O en todo caso, si el proyecto hubiese sido analizado con fundamentos técnicos se hubiese podido buscar un punto donde sea útil y no represente un mayor daño o peligro financiero. Hoy, gracias a la populista e irresponsable propuesta de Buzarquis y ante la anuencia de senadores y diputados igual de irresponsables tenemos a punto de ser sancionada una ley que destinará fondos de salud para pagar facturas de Ande y Essap.

Dejandome una reflexión un poco más profunda que la de si corresponde o no que se nos cancelen facturas, etc. lo que me pregunto es: En este sistema representativo… qué poder real tenemos los ciudadanos para poder oponernos a éste tipo de proyectos? Qué hacemos cuando nos venden espejos con supuestos beneficios que nosotros mismos tendremos que hacernos cargos de los vidrios rotos?