5 años de la expropiación de YPF

Se cumplen cinco años de la expropiación de YPF a Repsol por parte del Gobierno argentino presidido, por aquel entonces, por Cristina Fernández de Kirchner

YPF OF.jpg

 

Adolfo Gilly

El jueves 3 de mayo de 2012, tras una extensa jornada en la Cámara baja, los diputados convirtieron en ley el proyecto para expropiar el 51% de las acciones de YPF en manos de la firma española Repsol anunciado el 17 de abril por la presidenta Cristina Kirchner. Con 207 votos a favor, 32 en contra y 6 abstenciones finalizaba el camino legislativo para recuperar una de las petroleras más grandes de la región. Pero además del control por parte del Estado.

En 1992, el gobierno de Carlos Menem privatizó Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Este despojo fue aprobado por las dos cámaras del Poder Legislativo. Así la empresa española Repsol se convirtió en propietaria de 57 por ciento de las acciones de YPF y en usufructuaria del petróleo argentino, de la renta petrolera y de su uso y disposición en el mercado global según sus intereses, conveniencias y decisiones.

El petróleo pasó a ser, de un recurso considerado como reserva estratégica de la nación, a una mercancía más (commodity) en el mercado mundial. Con ese criterio empresarial fue manejada la empresa por sus accionistas españoles y el grupo inversor local Eskenazi, que poseía 25 por ciento del paquete accionario. Bajo este esquema las ganancias producidas por YPF no eran destinadas en parte, como es de rigor, a reinvertirse en exploración y modernización de sus instalaciones, sino que podían ser y eran dirigidas a inversiones de Repsol en otros destinos.

Recuperación

El momento de la expropiación fue decidido contando con que la medida tendría el apoyo de la mayoría de la oposición y, sobre todo, con la debilidad del reino de España ante su propia crisis financiera. Se llegó a saber que Repsol preparaba la venta de YPF a otros capitales. En el gobierno argentino hubo quien pensó en comprar la empresa pagando esas acciones a precio de mercado, no en expropiar. Pero también corría la posibilidad de la venta de Repsol a una empresa china.

En estas condiciones el gobierno kirchnerista, en lugar de comprar las acciones de Repsol en el mercado, utilizó su facultad constitucional expropiatoria. Se hizo cargo de la empresa y de sus instalaciones y la suma a pagar pasó a ser tema de discusión y acuerdo entre las partes. Para Mariano Rajoy y los capitales españoles fue una sorpresa y, a la vez, la piedra del escándalo. Del rey de España sólo llegó a saberse que en esos días andaba en África matando inocentes elefantes.

Producción

Desde 2003 la producción de petróleo manifestaba una constante caída anual y desde 2004 ocurría lo mismo con la producción de gas. Ambas cifras se modificaron raudamente en 2012, luego de la recuperación estatal de la compañía. La disminución en la producción total de hidrocarburos se mostraba claramente en los Informes de los años 2009, 2010 y 2011: -7,6%, -5,3% y -8,3% respectivamente. Ya en 2012, la caída fue sólo de -0,6%, para pasar en 2013 al aumento productivo hidrocarburífero del 3,1% y en 2015 del 13,6%.

Si comparamos únicamente la producción de crudo de la YPF privada con la compañía actual se observa un incremento del 9,9%. Mientras que en 2011 se producían 222 mil barriles de petróleo por día (Kbbl/d), en 2012 ascendió a 227 mil, pasando a 232 mil en 2013 y llegando a 245 mil barriles diarios el año pasado.

Si analizamos sólo la producción de gas, el incremento fue del 30,8%, incluyendo los activos de YSUR (ex Apache) adquiridos por YPF hace poco más de un año. El salto productivo más marcado en este sector se ubica de 2013 a 2014, con un aumento del 25,1%. En la misma línea, los primeros tres meses de 2015 muestran un incremento del 14%.

¿Autoabastecimiento?

Dos especialistas opinaron sobre la posibilidad de lograr el autoabastecimiento energético hacia 2019, como en algún momento anunció la Presidenta Cristina Kirchner. Por un lado, Gustavo Callejas, ex subsecretario de Energía de la Nación, aseguró que si bien la medida de la expropiación fue correcta la gestión actual puede ser criticada seriamente y agregó: “En cuanto al abastecimiento, yo no creo que se logre. Se necesitaría de una gran inversión y de no cerrarse en Vaca Muerta. Habría que volcarse hacia la energía nuclear e hidroeléctrica”.

La expropiación de YPF a Repsol en Argentina no fue el único que se produjo en 2012. La inversión española en Latinoamérica sufrió dos importantes varapalos más en Bolivia.

Solo dos semanas después de la expropiación de YPF, el presidente del país, Evo Morales, ordenó por decreto la nacionalización de la empresa Transportadora de Electricidad (TDE), filial de Red Eléctrica de España (REE), que operaba en el país desde 1997. Aunque la indemnización inicial se cifró en 29 millones de euros, finalmente el grupo español recibió una compensación pactada de 52 millones de euros en noviembre de 2014, evitando así el inicio de un arbitraje internacional.

La decisión del gobierno de retomar el control de YPF es el paso más relevante –en tanto condiciona directamente la producción industrial– del kirchnerismo con la renegociación y quita de la deuda externa, el pago y posterior independencia de las exigencias del FMI, la recuperación del control estatal de los fondos jubilatorios, la ampliación de las asignaciones familiares, la estatización de la línea aérea de bandera, la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central y demás acciones tendientes a recuperar la soberanía del Estado.

En síntesis, la expropiación de las acciones de Repsol reafirmó la prioridad de las necesidades e intereses nacionales sobre la lógica de maximización del beneficio a nivel mundial del capital trasnacional. Representó un paso importante hacia la reversión de la concepción neoliberal que pone a los estados al servicio de la expansión de ese capital trasnacional y de sus aliados interno.

 

 

 

Comments are closed.