ACUSA RENÉ BEJARANO A EPN DE PROFANAR LA CONSTITUCIÓN Y AMENAZAR SEGUIRLA  DESVIRTUANDO

  • La educación pública está minada por su privatización y el abandono paulatino de su carácter laico
  • Oaxaca un buen lugar para a reclamar educación para la libertad, la justicia, la democracia y la felicidad, afirmó
  • La diputada federal Aleida Alavez manda mensaje a Emilio Chuayffet: Si no puede, renuncie y deje a los maestros encargarse de la educación

El dirigente de la Izquierda Democrática Nacional (IDN), René Bejarano Martínez, acusó al gobierno de Enrique Peña Nieto de profanar la Constitución y amenazar que seguirá desvirtuando su contenido y nuestra historia.

“108 años después de la proclama de Ricardo Flores Magón,  la educación pública está minada por su privatización y el abandono paulatino de su carácter laico”, acusó.

Lamentó que con las reformas que ha enviado Peña Nieto al Congreso estemos viviendo en una condición extrema de regresión al centralismo burocrático que lesiona al federalismo; que “las magníficas palabras escritas por los artífices del Congreso Constituyente del 17 estén en agonía”,  y que la promesa educativa se esté incumpliendo y fallando a la gente.

Al encabezar en esta capital el encuentro “Un pueblo con Educación Gratuita y de Calidad será un Pueblo Libre”, que se llevó a cabo en el auditorio de la Guelaguetza, Bejarano Martínez afirmó que los actuales gobernantes del país traicionan a la patria al entregar al extranjero nuestro petróleo y demás recursos naturales y que en  muchos medios masivos de comunicación se practica la mentira y la enajenante manipulación de las conciencias.

Resaltó que Oaxaca, cuna de la insurgencia magisterial y balance pluricultural y multiétnico, es un buen lugar para reclamar educación para la libertad, la justicia, la democracia y la felicidad y que por ello, las y los mexicanas, se niegan a rendirse ante la imposición y el autoritarismo.

Bejarano Martínez, quien hizo un llamado a imaginarnos que sí se puede tener un México mejor, apuntó que el de ahora es el tiempo de la insurgencia civil pacífica para “elevarnos de la discriminación desoladora hacia la cima de la tolerancia y del respeto. Es la hora de la sabiduría que viene del estudio y de la pedagogía del oprimido”, subrayó.

Lamentó que se califique como “honrosos epítetos” la falsa intención enaltecer a las y los profesores, cuando se les califica de “abnegados apóstoles de la enseñanza” pero al mismo tiempo, nadie atiende sus necesidades porque siguen recibiendo mezquinos sueldos que los obliga a vivir  en lamentables condiciones de inferioridad social.

Se pronunció porque se les  pague buenos salarios como lo merece su labor y se dignifique su trabajo al frente de los salones de clase, procurándoles puedan vivir decentemente”.

Dijo que los mexicanos y mexicanas tenemos derecho a  imaginar la concreción de nuestros sueños, que en México, todas las personas mayores de seis años van a saber leer y escribir; que podrán hablar zapoteco, mixe, chatino, mixteco, náhuatl, maya, yaqui o tarahumara pero también inglés, ruso, japonés, alemán, francés o mandarín

“Imaginemos –siguió- que en las áreas rurales y urbanas la educación sirva para progresar, para mejorar el nivel de vida, Tengamos la oportunidad de visualizar un sistema educativo que no le cierre sus puertas a la humildad, a la sencillez y a la alegría que da la ciencia, la técnica, el deporte, los oficios y el espacio positivo que mitigue la discapacidad.”

Dijo que es posible imaginarnos y concretar nuestros sueños; que nadie sufra soledad espiritual producto del racismo o la marginación, que  haya sana convivencia sin importar el color de la piel, el atuendo, la preferencia, el género el origen social.

Imaginemos – terminó-, la posibilidad de que se acabe con la oprobiosa existencia de los maestros sin plaza laboral y los alumnos sin maestros, que ya no siga habiendo miles y miles de profesores desempleados, y miles y miles de alumnos a los que se les niegan sus derechos a la educación.

Por su parte, la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez, reiteró su llamado a combatir el bullying a través de programas como el PTEO que se aplica en Oaxaca y demandó políticas públicas contra la deserción escolar.

“Ya es tiempo que la educación esté en manos de los educadores y no de políticos oportunistas, por lo que convocó al secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet  a renunciar si no puede atender la educación de este país. “Si no puede, renuncie y deje la educación en manos de los maestros”.

Acusó al gobierno de Enrique Peña Nieto de no atender el futuro educativo, porque está más preocupado en cómo hacer negocio, en cómo aplastar al sindicalismo educativo, en renegar de nuestra historia común y en auspiciar reformas burocráticas que no resuelven la problemática de la enseñanza en el país. Este gobierno ha olvidado a nuestros niños y jóvenes. Es indiferente y omiso ante la violencia que se ha infiltrado a las aulas y no actúa para detenerla.

“Estos últimos días fuimos convulsionados, como sociedad y como padres de familia, por otro tipo que violencia que se ha asentado en las escuelas sin que a nadie parezca importarle. El bullying ya cobró la vida de un inocente a manos quienes quizás también sean víctimas de la violencia en su esfera familiar”, por lo que ya es tiempo de detenerlo.

Por su parte el diputado Hugo Jarquín dijo que la televisión nació desde el poder y desde allí nos quiere gobernar a su imagen y semejanza. “Se sienten la Secretaría de Educación Pública y quieren controlar las conciencias de la población, por lo que, apuntó, “sólo un pueblo con educación, tradiciones y costumbres es un pueblo libre”.

En tanto, el diputado federal juchiteco, Roberto López Rosado afirmó que el país requiere de una nueva revolución, pero que esta debe ser de las “conciencias”. Requerimos, dijo de un nuevo modelo de educación alternativa que permita a los mexicanos a aspirar a tener acceso a la información y conozca  de lo que pasa en el país, en el Congreso y las consecuencias de las llamadas reformas estructurales.