Algo de Política.

Política, Palabra que al solo escucharla, en ocasiones cambia el estado de ánimo, unas para bien y otras para mal. Cuando la escucho suelo pensar es decepción, mentira, corrupción, saber expresarse, tener muy buena “parla”, conocer las debilidades de la gente, poder, etc.
¿Y porque hablar de eso? Hace poco un alcalde de una ciudad estaba en jaque, o esta, o estará. Muchos poderes no lo querían, quieren, porque está haciendo cosas diferentes y desde mi perspectiva lo admiraba bastante porque son buenas. No sabía cómo hacía para soportar tanta presión de organismos de control, mentiras en los medios de comunicación que aprovechaban cualquier embarrada para hacerlo tendencia y querer dar una mala imagen de él, lo bueno lo contaban a medias o como pasaba la mayoria de veces, ni se informaba.

Hasta que un día por fin estaba acorralado para el “mate” y se volvió un mártir; y muchos lo vimos así. Cada vez que podía organizaba discursos en la plaza y en la mayoría de veces por no decir todas, se llenaba esa plaza. A mí me hubiera gustado ir, pero en mi entorno sentía que nadie compartía ese aprecio hacia ese él (y que iba hacer yo solo por allá). Más bien estaba pendiente del Twitter, de la CIDH, emisoras de radio, de los principales medios de comunicación; aunque desde mi punto de vista sabía que decían porquerías, igual quería saber que tan hipócritas podían llegar a ser y recuerdo una en especial, la de si se debían acatar las medidas cautelares o no; un día dijeron que si porque el país tiene la costumbre de acatarlas, porque la corte las ha ratificado, por la imagen del país, bla bla bla. Cuando la concedieron y el presidente no las acato, el presidente era lo máximo, se guardó la institucionalidad, un tal derecho de estado se fortalecía, en fin.

Y llego el día en que se tuvo que ir de la alcaldía, pensaba y todavía pienso que en este país, la política es una porquería (Creo que en el mundo siempre ha sido así, y ¿esperar a que cambie?, Mmm! Dejemos ese punto para otro día); lo peor que al siguiente día de la noticia, todo parecía como si nada hubiera pasado, fue un día asoleado, las calles no estaban congestionadas, hasta me sorprendí que aun saliendo tarde de la casa, llegé temprano al trabajo.

Pero ese día ante tanto mal genio se sentía como un alivio, ya se conocía la decisión final ya se dejaba de “sufrir” y era como iniciar una nueva etapa. El mártir seria aún más mártir después de esto, y estaba seguro que empezaría a hacerse más fuerte y tendría mucho más apoyo; pero paso lo inesperado, regreso a la alcaldía con posibilidades de que nuevamente se tuviera que ir (Esto ya parecía un juego), pero paso nuevamente lo inesperado, había otra orden judicial que lo mantendría en el cargo ya que algo así como un veredicto final tardaría hasta 2 años, tiempo suficiente para que el terminara de gobernar por el tiempo para el que fue elegido.
Pero, y todo esto que tiene que ver con lo que decía al principio de política, corrupción, mentira, etc. Y pues es la que ahorita siento, decepción (Ya es la segunda vez, la primera fue con una tal “ola verde”), porque después de todo lo que le paso a este alcalde, ahora resulta que se acerca al presidente y firman algo por la paz, que apenas me entere ni leí ese documento porque su traducción es: tú necesitas algo de mí (votos) y yo necesito algo de ti (Que no me jodan más en la alcaldía); pues yo digo: con mi voto no cuenten.

¿Qué pensar de todo esto?, que uno no puede pensar un día de una forma y al otro de otra. Ojo, dije de un día a otro. Es diferente pensar un día de una forma y dentro de un año de otra forma, ¿me entienden? También pienso que uno siempre debe mantenerse firme, si pienso que una persona está haciendo mal las cosas, que le está haciendo daño al país, que es un traidor, no puedo cambiar de opinión de un momento a otro; y no es tanto que no pueda cambiar de opinión sino que todos sabemos el motivo del porque ese cambio repentino.

Podemos llegar a ser inesperados con las acciones que hacemos, a veces para bien y a veces para mal, pero cada acción tiene consecuencia, y por mi parte y sé que la de muchísimas más personas, será difícil recuperar la confianza en este político. Sé que sus ideas son buenísimas y espero que las ejecute porque son cambios importantes para la ciudad y servirá de ejemplo para el país, pero la alianza que realizo, no me parece bien; si uno sale de algún lugar de forma inesperada, que sea por la puerta grande.