Algunos conceptos claves de la actualización del modelo económico socialista cubano desde la economía política marxista leninista

Autor: MSc. Guillermo Ybalgollín Herrera

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo tiene por finalidad demostrar que en los lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución están presentes los principales conceptos (leyes y categorías) de la Economía Política del Socialismo. La Economía Socialista se construye teniendo en cuenta las leyes objetivas propias de ese sistema social.

En el trabajo se mencionan entre otras la planificación, la distribución, el ahorro de tiempo y de trabajo, el aumento constante de la productividad del trabajo y otras todas con una expresión en determinados lineamientos de la Política Económica y Social. Se demuestran algunos elementos que conforman la fundamentación teórica del Modelo Económico Socialista Cubano como la defensa de la propiedad social socialista sobre los medios fundamentales de producción y la negación de la propiedad privada, negación del concepto reforma y si actualización del modelo, el desarrollo planificado con un espacio al sector no estatal y el fin de las transformaciones: la construcción del socialismo.

Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en su VI Congreso  constituyen la estrategia a seguir en el desarrollo económico y social de nuestro país. Son la expresión de la voluntad del pueblo, contenida en la política del Partido, el Estado y el Gobierno de la República de Cuba de actualizar el modelo económico cubano con el fin de   “Garantizar la continuidad e irreversibilidad del socialismo, el desarrollo económico del país  y la elevación del nivel de vida de la población,  conjugado con la necesaria formación de valores éticos y políticos de nuestros ciudadanos.” [1]

La política económica  en esta nueva  etapa  se corresponde con el principio de que sólo el socialismo es  capaz de vencer las dificultades y preservar las conquistas de  la revolución.

En el mes de noviembre del año 2010 se presentó el Proyecto de Lineamientos después de haber realizado un diagnóstico aglutinador de la situación de la economía nacional, de sus implicaciones políticas, económicas, ideológicas,   sociales y de los efectos de la crisis económica y social del mundo circundante.

Los resultados de este mostraron muchas aristas que se alejaban de las leyes,  principios,  categorías y preceptos fundamentales que deben caracterizar una Economía Socialista.

En el presente trabajo se pretende analizar algunos conceptos desde la Economía Política del Socialismo y cómo estos se materializan en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

DESARROLLO

  1. Algunos conceptos claves para comprender la Actualización del Modelo desde la Economía Política del Socialismo.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba Raúl Castro Ruz en su discurso por el 26 de julio de 2007  en Camaguey expresó algunas ideas claves que hoy se materializan en la implementación de los Lineamientos del Modelo Económico Socialista Cubano entre ellas:

  1. La eliminación de mecanismos absurdos y formas organizativas obsoletas.
  2. Enrumbar convenientemente la inversión extranjera.
  3. La sustitución de importaciones.
  4. Lograr definitivamente el autoabastecimiento en viandas y proteí
  5. La necesidad de cambios estructurales y de conceptos que sean necesarios.
  6. El papel del salario es aún, claramente, insuficiente para satisfacer todas las necesidades, por lo que prácticamente dejó de cumplir su papel de asegurar el principio socialista de distribución.

En estas palabras del compañero Raúl aparecen algunos conceptos que es necesario abordar desde el punto de vista de la Economía Política como son por ejemplo: mecanismos los cuales podemos identificarlos, en su forma más general, con los problemas de tipo funcionales de la Economía Cubana; formas organizativas; cambios de tipo estructurales; nuevos conceptos y el salario, importante para  lograr una verdadera distribución según la calidad y cantidad del trabajo aportado a la sociedad por el trabajador.

“Somos concientes igualmente de que en medio de las extremas dificultades objetivas que enfrentamos el salario es aún claramente insuficiente para satisfacer todas las necesidades, por lo que prácticamente dejó de cumplir su papel de asegurar el principio socialista de que cada cual aporte según su capacidad y reciba según su trabajo.” [2] Un año más tarde en semejante acto, pero en santiago de Cuba expresó:

“Será nuestro deber en los próximos años elevar al máximo la eficiencia en la utilización de nuestros recursos económicos y humanos. Llevar la cuenta minuciosa de los gastos y los costos. Y los errores de idealismos que hayamos cometido en el manejo de la economía  saberlos rectificar valientemente.” [3]

Por otra parte se refiere a la producción de viandas y proteínas, al proceso inversionista y a la sustitución de importaciones con producciones nacionales, por supuesto, dirigidas a la satisfacción de necesidades aún no cubiertas en la sociedad cubana. La producción, distribución, intercambio y consumo de bienes y servicios son la base para la propia existencia de la sociedad y constituyen categorías socioeconómicas importantes en la planificación, organización y control de la economía. En su discurso pronunciado el 4 de abril de 2009 en  la clausura del IX Congreso de la UJC expresó de forma clara y sencilla que “La batalla económica es la tarea principal y el centro del trabajo ideológico de los cuadros porque de ellos depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social.” [4] Este concepto dejó bien asentado el hecho de la primacía de la economía sobre la política, pero sin que esta deje de prevalecer sobre la economía, un concepto leninista de la Economía Política y de sus fundamentos filosóficos.

En este mismo encuentro con los jóvenes Raúl se refirió al trabajo y que no podíamos seguir como hasta ahora: “Sin que las personas sientan la necesidad de trabajar para vivir, amparadas en regulaciones estatales excesivamente paternalistas e irracionales, jamás estimularemos el amor por el trabajo, ni solucionaremos la falta crónica de constructores, obreros agrícolas e industriales, maestros, policías y otros oficios indispensables que poco a poco van desapareciendo.”[5]

En las palabras de Raúl se infiere en la necesidad de cambios en la forma de pensar. Pensar en la necesidad de cambios en las relaciones de producción vigentes hasta ese momento. Las relaciones de producción son las formas, la envoltura, que adoptan las fuerzas productivas, son las relaciones entre los hombres en el proceso de producción, distribución, intercambio y consumo y la base para definir su carácter son las relaciones de propiedad existentes.

Cuando se pretende introducir determinadas modificaciones en los conceptos socioeconómicos producción, distribución, intercambio y consumo es imprescindible trabajar en el sistema de ideas: ideas políticas, filosóficas, éticas, jurídicas, de relaciones (sociales en sentido general) vigentes hasta ese momento, las que desempeñan un papel activo y revisten carácter decisivo en la transformación de la realidad en la construcción del socialismo.

El discurso pronunciado en conmemoración del 26 de julio de 2007  en Camaguey, tres años antes de salir el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, sirvió a la preparación previa del pueblo y de todos sus dirigentes partidistas, estatales y de las Organizaciones de Masas y Sociales para el debate que se avecinaba.

El 27 de diciembre de 2008 durante el II Período de sesiones de la VII Legislatura se refirió a temas importantes, algunos de ellos ya tratados en el año anterior tales como.

  “… Debemos estar concientes de que para ir  resolviendo paulatinamente las distorsiones existentes en el sistema salarial hay que ir eliminando las gratuidades indebidas y los subsidios excesivos. De lo contrario las cuentas no cuadran. Dos más dos siempre suma cuatro, jamás cinco; hay que actuar con realismo y ajustar todos los sueños a las verdaderas posibilidades. Esto significa cumplir con el principio socialista de que cada cual reciba según su trabajo.” [6]

“Las gratuidades deben limitarse estrictamente a asegurar a todos los ciudadanos por igual cuestiones vitales como la educación, la salud, la seguridad y asistencia social, junto a la cultura y el deporte, para mantener incluso los niveles actuales, se requerirá producir más e incrementar los ingresos al presupuesto, pues los gastos crecen de año en año. La tarea es nada sencilla y se necesita de la comprensión y el apoyo de todos.”[7].

“Es sabido que la gran mayoría de las personas no aprecia justamente una gratuidad o un elevado subsidio generalizado, como parte de la retribución que recibe, en las que sólo considera el salario.”[8]

“Sobre las gratuidades: “Deben ser analizadas para, paulatinamente irlas eliminando, junto con el proceso  darle el verdadero valor al salario.” [9]

  1. Conceptos claves de la economía política en el proceso de implementación del Modelo Económico Socialista Cubano.

Los análisis de la economía nacional y de la implementación de los lineamientos deben fundamentarse en la idea leninista de que “La política es la expresión concentrada de la economía. La política no puede menos de tener supremacía sobre la economía. Pensar de otro modo es olvidar el abecé del marxismo”.[10]

La pretensión no es analizar todos y cada uno de los conceptos sino demostrar que el marxismo está presente en la política económica y social aprobada  por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba entre ellos: Relaciones de producción; Propiedad; la economía y la política; producción; distribución; intercambio y consumo; planificación; cantidad de dinero necesario en la esfera de la circulación; distribución socialista; acumulación y consumo; salario; trabajo; presupuesto; gratuidades y subsidios.

En toda la extensión de los 313 lineamientos de la Política Económica y Social   del Partido aparecen  de forma explícita manifestaciones de las leyes y categorías propias de la Economía Política del Socialismo. La actualización del modelo penetra tanto las Fuerzas Productivas como las Relaciones de Producción porque existen en los lineamientos elementos que implican modificaciones, cambios de funcionamiento en cada una de ellas. Las fuerzas productivas de la sociedad están constituidas por los medios, los objetos y la fuerza de trabajo mientras que las relaciones de producción son   aquellas que se establecen entre los hombres con relación a los medios de producción, el carácter de esta relación está determinada por las relaciones de propiedad, si es privada sobre los medios de producción o si tiene carácter social.

En la Resolución sobre los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución se define “que el sistema económico que prevalecerá continuará basándose en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción…”  La defensa de esta forma de propiedad define si estamos por el socialismo o si renunciamos a él. La propiedad social sobre los medios fundamentales de producción es una condición determinante para alcanzar el fin que perseguimos,  la construcción del socialismo.

Los lineamientos llevan implícito el desarrollo de las fuerzas productivas, que económicamente sean capaces de sustentar las conquistas sociales de la Revolución sin renuncia a las forma de propiedad y sí transformación  en la forma del modelo de gestión.

Nuestros enemigos o “amigos” intentan confundir las medidas que estamos tomando en cuanto a la  propiedad  del Estado. Confunden las transformaciones en la propiedad con la modernización de la gestión. Se gestan y reconocen fórmulas no estatales de gestión de la propiedad. Se trata en síntesis de que otro geste  una propiedad del Estado sin que este se despoje de él.

El segundo lineamiento del modelo de gestión “reconoce y promueve, además de la empresa estatal socialista, que es la forma principal en la economía nacional, las modalidades de inversión extranjera previstas en la ley (empresas mixtas, contratos de aso-
ciación económica internacional), entre otras, las cooperativas, los agriculto- res pequeños, los usufructuarios, los arrendatarios, los trabajadores por cuenta
propia y otras formas, todas las que, en conjunto, deben contribuir a elevar la  eficiencia.”[11]

No implica renuncia a la forma de propiedad se trata de una nueva forma de gestión de la propiedad estatal no prevista antes en semejantes dimensiones. Las condiciones, tanto externas como internas,  son otras, muy diferentes a las que conoció Vladimir I. Lenin en su época, aun cuando reconoció la necesidad de la alianza con empresas capitalistas, muy diferentes a las que tenía Cuba en la década del ochenta e incluso en los primeros cinco años de la década noventa.

 

“La abolición de las relaciones de propiedad existentes desde antes no es una característica peculiar exclusiva del comunismo. Todas las relaciones de propiedad han sufrido constantes cambios históricos, continuas transformaciones históricas.”[12] Las transformaciones históricas significan la renuncia al monopolio estatal en la explotación de los medios de producción (por ejemplo la tierra) con el tránsito a una nueva de forma de gestión de la propiedad estatal, no hay transferencia de propiedad. De ninguna manera significa renuncia al carácter que reviste la propiedad en nuestro país la cual es refrendada en la Constitución de la República.

Las transformaciones que se experimentan en las Relaciones de propiedad no significan el abandono de la planificación centralizada. En el Lineamiento 01 se plantea que: “El sistema de planificación socialista continuará siendo la vía principal para la dirección de la economía nacional y debe transformarse en sus aspectos metodológicos, organizativos y de control. La planificación tendrá en cuenta el mercado influyendo sobre el mismo y considerando sus características.” [13]

En los lineamientos de la política económica y social se le presta atención a la categoría trabajo. El trabajo es la condición primera y fundamental de la existencia humana. Bajo el capitalismo el trabajo para el obrero es una pesada carga y una obligación forzosa, carente de todo contenido creador. Bajo el socialismo el carácter del trabajo cambia radicalmente. Cada productor trabaja para sí y para la sociedad, deja de existir la explotación del hombre por el hombre y la fuerza de trabajo deja de ser una mercancía especial. En la Constitución de la República sobre el trabajo se dice: “El trabajo en la Sociedad Socialista es un derecho, un deber y un motivo de honor para cada ciudadano.”[14].

Si embargo en el socialismo aún el trabajo no se ha convertido en la primera necesidad vital del hombre. Las condiciones económicas y sociales no lo permiten todavía, además de ser insuficiente el cambio necesario en la conciencia de las personas. Razón tenía Ernesto Che Guevara cuando decía que la construcción del socialismo es ante todo una transformación en la conciencia de los hombres.

Por lo general relacionamos las categorías trabajo – salario. Teóricamente decimos que el salario en el socialismo es la expresión monetaria de la parte fundamental del producto necesario que se crea en las empresas de todo el pueblo y se destina al consumo individual de los trabajadores con arreglo a la cantidad y calidad del trabajo que estos invierten en la producción social. Tendríamos que preguntarnos ¿Reciben los trabajadores de acuerdo a lo que   aportan a la sociedad? ¿Los que trabajan mucho, con más calidad, en mayor cantidad reciben más que los que así no lo hacen? Tributará a una mejor aplicación de esta ley de distribución, según la cantidad y calidad del trabajo la actualización del trabajo técnico y organizativo de nuestro sistema empresarial. Para el 2014 hay un grupo de medidas que incidirán de forma determinante en una mejor distribución según la cantidad y la calidad del trabajo.

La distribución según la cantidad y calidad del trabajo fue teóricamente fundamentada por Carlos Marx en su Obra “Crítica al Programa de Gotha” En esta Marx critica conceptos erróneos acerca de la distribución en el socialismo planteados en el plan lasalleano. De ninguna manera el obrero puede recibir el fruto íntegro de su trabajo, la distribución jamás podrá ser equitativa y mucho menos en igualdad de derechos.  Si en la sociedad comunista todo obrero tiene derecho a recibir el “fruto íntegro de su trabajo” con qué se reponen los medios de producción consumidos, con cuáles recursos se amplía la producción, cuáles recursos se emplean para crear los fondos de reserva para enfrentar accidentes u otros fenómenos, cómo asumimos los gastos de la administración del Estado, de los servicios sociales básicos de la población cuya tendencia es a crecer. “Sólo después de estas deducciones se puede proceder a la distribución.” [15]

El Lineamiento número 40  demuestra la objetividad del planteamiento marxista plantea: “Garantizar una adecuada distribución de la riqueza creada entre el consumo inmediato y la acumulación. Asimismo, establecer una relación entre el consumo realizado a partir de los ingresos personales y los fondos sociales de consumo que estimule la productividad del trabajo.” [16] La acumulación socialista es la utilización planificada de parte de la renta nacional de la sociedad socialista para ampliar y desarrollar las esferas productiva y no productiva de la economía y para formar reservas materiales y financieras. Esta garantiza el crecimiento y la ampliación de la producción, la creación de la base material y técnica del socialismo, la plena ocupación de la población activa para el trabajo y  la elevación del bienestar de la población. La acumulación se crea a cuenta del plus producto y figura en la renta nacional como fondo de acumulación. La acumulación socialista se realiza fundamentalmente en forma de inversiones. La parte principal de los medios se destina al incremento de los fondos fijos de producción,  de los fondos de rotación de las ramas de la producción material, así como de los fondos no productivos. La acumulación socialista no presupone el desplazamiento de los trabajadores de la producción, ni de los servicios, ni el desempleo y sí garantiza materialmente el derecho al empleo de toda la población activa del país. Bajo el socialismo las proporciones de la acumulación se determinan por la ley de acumulación socialista. Según esta ley debe asegurarse el crecimiento incesante de la productividad del trabajo a la vez que se garantiza la plena ocupación de la población y el máximo incremento de los ingresos reales de los trabajadores.

Para el 2014 el sistema empresarial cubano implementará lineamientos para lograr una mejor distribución lo cual servirá para motivar más a los trabajadores partiendo de una mejor distribución según la cantidad y calidad del trabajo aportado; pero con fundamentación marxista. A manera de ejemplo: Destino del 50% de las utilidades después de cumplir con las obligaciones con el Estado: Incremento de capital de trabajo, el pago por eficiencia económica a los trabajadores, inversiones aprobadas, desarrollo e investigación, capacitación, financiamiento de pérdidas de años anteriores y fondo de compensación a la OSDE. Estas medidas fortalecen el sistema empresarial, el sentido de pertenencia y el interés de los trabajadores por los resultados  entonces el salario va fortaleciendo su papel estimulador.

El estimulo más importante para motivar a los trabajadores por los resultados de su trabajo es el salario el mismo debe estar en una estrecha relación con el aporte material de cada trabajador. El aumento de los niveles del salario implica una inyección de dinero en la esfera de la circulación y si ese dinero no tiene un respaldo en productos y servicios  se acumula una cantidad de dinero que el estado no tiene capacidad de absorber  trayendo por consecuencia pérdida de valor de la moneda y aumento de los precios de las mercancías.   En el lineamiento No 49 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución se dice “La correspondencia entre el crecimiento de la cantidad de dinero en poder de la población y de la circulación mercantil minorista, así como la posibilidad de conducir esta relación de forma planificada, continuará  siendo el instrumento clave para lograr la estabilidad monetaria y cambiaria en dicho sector, condición necesaria para avanzar en el restablecimiento del funcionamiento de la ley de distribución  socialista de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo.” [17]

Ya Marx en su obra cumbre “El Capital” en su capítulo  III  fundamentó científicamente la cantidad de dinero necesaria en la esfera de la circulación y la asumió como una ley. Esta ley objetiva es válida para la economía socialista, según ella la cantidad de dinero en la esfera de la circulación  es igual al total de los precios de las mercancías, dividido por la velocidad de la circulación del dinero. En el socialismo esta ley se realiza bajo el efecto de la regulación estatal. El comercio, el Presupuesto del Estado, las finanzas y el crédito son elementos del sistema planificado de la economía. Con la ampliación del    sector no estatal de economía en las esferas de la producción y los servicios circula una masa de mercancías que no están sujetos a un plan estatal y que aportan sólo una parte de sus ingresos por concepto del Sistema Tributario (Ley 113) Productos y servicios cuyos precios se fijan de acuerdo a la oferta y la demanda de los mismos. Este fenómeno está sujeto a un análisis por parte del Estado Socialista.

En la política  económica y social se le presta particular atención a la política de empleo la cual está llamada a contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de las necesidades de las personas. Con las nuevas formas organizativas de la producción y los servicios se amplían las alternativas de empleo en el sector no estatal. El Estado oferta formas de empleo, lo otro es un asunto personal de cada cual. Aún está pendiente por resolver el logro de una mayor y mejor utilización de la fuerza laboral.

En la actualización del modelo se pretende fortalecer el papel que debe desempeñar el salario. “Este debe asegurar que cada cual reciba según su trabajo, que este genere productos y servicios con calidad e incremente la producción y la productividad y que los ingresos salariales tengan un reflejo efectivo en la satisfacción de las necesidades básicas de los trabajadores y su familia. Resultado que aún está pendiente.” [18] Erróneamente y como muestra de la insuficiente cultura económica, cuando se analiza la situación de la economía cubana y su reflejo en los trabajadores en general se relacionan dos conceptos socioeconómicos que no dan luz para un análisis concreto del asunto: Salario y precio, obviando conceptos básicos intermedios que condicionan los antes mencionados, ante todo la eficiencia económica.

CONCLUSIONES

En la Actualización del Modelo Económico Socialista Cubano  están de forma explícita las ideas rectoras del marxismo leninismo, del pensamiento de José Martí y de Fidel   y Raúl Castro Ruz. En la actualización se tiene presente que el socialismo se construye basado en leyes objetivas propias del socialismo: La ley de la Planificación, de la distribución socialista, del aumento constante de la productividad del trabajo, del ahorro de trabajo y de tiempo, del dinero necesario en la esfera de la circulación y otras.  Además se consideran categorías económicas como relaciones de producción, propiedad,  Producción; distribución; intercambio y consumo, salario, empleo,  dinero necesario en la esfera de la circulación, Trabajo y otras.

RECOMENDACIONES

Tanto en  el proceso docente educativo como en el trabajo político ideológico que desarrollamos con los cuadros del Partido, la UJC y las Organizaciones de Masas se recomienda demostrar que:

  • En los lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución el enfoque teórico no es ajeno a los preceptos marxistas leninistas, martiano, al pensamiento de Fidel y Raúl Castro Ruz lo cual se deberá ir demostrando en la actividad docente en cualquiera de sus formas organizativas.
  • Introducir en la actividad docente el estudio de cada una de las leyes y categorías de la economía política marxista y la forma en que ellas se manifiestan en la política económica y social.
  • Demostrar que la implementación de los lineamientos no implica la renuncia al socialismo sino por más socialismo.

[1] Introducción a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Pág. 40  2011.

 

 

[2] Castro Ruz, Raúl. Discurso pronunciado por el 26 de Julio. Camaguey, 2007.

 

 

[3] Castro Ruz, Raúl. Discurso pronunciado por el 26 de Julio. Santiago de Cuba. 2008.

 

[4] Castro Ruz, Raúl. Discurso pronunciado  en la clausura del X Congreso de la UJC. La Habana. 2009

 

[5] Castro Ruz, Raúl. Discurso pronunciado  en la clausura del X Congreso de la UJC. La Habana. 2009

[6] Castro Ruz, Raúl: Discurso pronunciado en el II Período de sesiones de la VII Legislatura de la ANPP. 27 de diciembre de 2008. La Habana.

 

[7] Castro Ruz, Raúl: Discurso pronunciado en el II Período de sesiones de la VII Legislatura de la ANPP. 27 de diciembre de 2008. La Habana

[8] Castro Ruz, Raúl: Discurso pronunciado en el II Período de sesiones de la VII Legislatura de la ANPP. 27 de diciembre de 2008. La Habana.

 

[9] Castro Ruz, Raúl: Discurso pronunciado en el II Período de sesiones de la VII Legislatura de la ANPP. 27 de diciembre de 2008. La Habana.

 

[10] Lenin: Insistiendo sobre los sindicatos, el momento actual y  los errores de Trotski y Bujarin. OE en tres Tomos. Tomo 3. pp. 538  Editorial Progreso. Moscú. 1966

 

[11] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Lineamiento  No 02

Marx C. Manifiesto comunista Cap II Pág. 75 – 76. Editora política. LA Habana. 1966.

[12] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Lin. No 1 Pág. 40.

 

[13] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Lineamiento  No 01

 

[14] Constitución de la República. Cap. VII. Art. 45. pág. 59. Editora Política. La Habana. 2010

[15] Marx, Carlos “Crítica al Programa de Gotha” OE en tres tomos. Tomo II Pág. 23. EP. Moscú. 1966.

 

[16] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Lineamiento  No 40

[17] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. Cap  II  Pág. 46. LA Habana.

[18] Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución Pág. 61 Lin. 170 La Habana. 2011.