Asociaciones de jueces: «Perseguir comentarios en Twitter solo se da en dictaduras»

2014-05-16-enrejados

Los comentarios vertidos en las redes sociales tras la muerte a tiros de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, se han convertido en el objetivo del Gobierno, que pretende perseguir judicialmente a sus autores. Consciente de que la Fiscalía no puede actuar de oficio dado que las injurias contra Carrasco solo podría denunciarlas penalmente la fallecida, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado que estudiará, junto con Alberto Ruiz Gallardón, cómo evitar esos actos de “incitación al odio”.

Las asociaciones judiciales Francisco de Vitoria, conservadora, y Jueces para la Democracia, más progresista, recuerdan que los comentarios “vejatorios, injuriosos o calumniosos” que se han vertido en las redes sociales sobre la muerte de Carrasco no se pueden perseguir penalmente ya que ese tipo delitos “son perseguibles de parte”, es decir, que debe ser el “agraviado” quien los denuncie, aunque sus herederos podrían recurrir a la vía civil para preservar su derecho al honor.

En cuanto a la propuesta del ministro de modificar la ley para ampliar la persecución judicial de este tipo de comentarios, un portavoz de la asociación Francisco de Vitoria señala que “límites de este tipo, para evitar que se produzcan estas expresiones, solo existen en dictaduras como China”.

Jueces para la Democracia piensa, igualmente, que “solo un estado autoritario puede equiparar mala educación y delito”, y considera que la sugerencia de Fernández Díaz de crear un nuevo delito “de incitación al odio” sería “una acción punitiva expansiva, excesiva y desproporcionada”.



Para ABC, la arroba es ETA

 

 

Original