El hotel de Cuatro Caminos: un problema de identidad

Como si de un óleo sobre lienzo se tratase, ayer se pintaba sobre el ambiente de la calle Ramón y Cajal una escena similar a la que cuatrocientos años atrás Velázquez plasmó sobre su obra maestra La rendición de Breda. El antiguo hotel Tryp de Cuatro Caminos entregaba su rótulo -como lo hizo Justiniano de Nassau en Breda- a la marca Exo Hoteles.

Desde hoy, Cuatro Caminos amanece ligeramente distinto, y así lo confirma el cambio de letrero de este popular edificio en el epicentro de la ciudad. Pero no es la primera vez que esto ocurre, de hecho, la fachada del hotel ha cambiado, en sus 29 años, tres veces de cartel. Primero fue Meliá, después Tryp y, desde ayer, Exe Hoteles.

Este hotel, gestionado por la marca Exe Hoteles del Grupo Hotusa es, en verdad, propiedad de Atom Hoteles, después de haberlo adquirido a sus antiguos dueños por casi 13 millones de euros. Así mismo, están planeadas una serie de mejoras estéticas y actualizaciones en sus instalaciones.

Este cambio de dueños se presenta como una oportunidad para rejuvenecer un hotel envejecido y desgastado por el paso del tiempo.

Redacción.



PINpampum

Si en un momento de crisis de tu Gobierno eres capaz de colocar en primera plana de los periódicos un recurso contra una decisión tomada cuatro meses antes por la oposición en una región y que nadie recordaba, hay que reconocer que o bien eres un genio o tu oponente no es muy espabilado… o ambas cosas a la vez. Pero ésta va a ser la dinámica de la legislatura que acaba de iniciar en España. Buscar polémicas por aspectos puntuales, exagerarlas y tensionar a la sociedad para que tenga que retratarse a favor o en contra de la misma y así saber si pertenecen al grupo de los buenos… o al de los malos y terribles fascistas. En esta ocasión el absurdo debate parece situarse entre si los hijos pertenecen a los padres o si, por el contrario, su primera obligación es con la sociedad de la que forman parte.

 Cualquier padre es consciente que un hijo no es propiedad suya en el momento en el que crecen y te ganan al futbolín o cometen aberraciones como hacerse seguidores del Atleti o del Barcelona. Más tarde, se verá ratificado cuando llegue a tu casa la novia de tu hijo/a luciendo un PIN de Vox o el novio con su brazo tatuado con la hoz y el martillo. Del mismo modo, desearás que tu hijo sea propiedad del Estado cuando la aparición de los primeros dientes de tu bebé no te deje dormir más de dos horas seguidas; o una diarrea imprevista surja en mitad de un delicioso almuerzo y se te haya olvidado la muda de recambio en casa; o tengas que pagar la factura de un audífono o unas gafas; o tu hijo llegue mareado a casa indispuesto por un intenso mal de amores y un par de copas de más; o pases horas en vela en un quirófano a la espera de que su incierto futuro se resuelva favorablemente.

Los padres somos conscientes de que los hijos tienen una responsabilidad con la sociedad de la que forman parte. De hecho, pasan más de seis horas al día en el colegio para recibir una formación integral obligatoria, de acuerdo con la Ley Educativa estatal y los contenidos que determina la Comunidad Autónoma en la que vives. Una educación muchas veces polémica, al restringir el idioma en el que quieres ser educado o presentar contenidos con marcado sesgo ideológico favorable a las tesis de los partidos en el poder.

PINk Floyd fue el primer promotor del veto parental en The Wall y su Teacher, leave the kids alone!, que es seguido en la actualidad por los promotores del home schooling. Pero la polémica actual no es una enmienda a la totalidad del sistema educativo. Se trata únicamente de una autorización de los padres para actividades escolares complementarias de sus hijos. Si bien es cierto que no son optativas y se imparten en horario escolar con aprobación por el Consejo Escolar de cada centro, hay que reconocer que no forman parte del núcleo central de la educación de los alumnos. Por otro lado, podría evitar a algunos padres contrarios al PIN que sus hijos participen en charlas provida de Hazte Oír o asistan a la promoción de los valores del ejército.

Lo que se presenta como una gran discusión acerca de la propiedad de los hijos es, en realidad, una pequeña discusión acerca del límite de decisión de los padres en un tema muy concreto. Yo nunca tuve en mis cada vez más lejanos tiempos de infancia y juventud este tipo de actividades complementarias y me siento feminista, contrario a la violencia de género, tolerante, respetuoso con la diversidad… Entiendo que la educación de mis hijos, durante todas las horas que asisten al colegio, está en el respeto a los valores humanistas y de respeto a sus próximos. Si no, tenemos un serio problema como sociedad.

Además, esta polémica se resuelve de una manera muy sencilla. Interponiendo un recurso sobre un conflicto positivo de competencia ante el Tribunal Constitucional. Las competencias en educación están divididas en aspectos que corresponden al Gobierno Central y otros que dependen del Gobierno Autonómico. Será el TC quien determine qué norma se aplica (aunque una jacobina representante de Podemos proponga ya la aplicación del 155). Es una manera de judicializar la política (algo que se supone pasado de moda en estos nuevos tiempos), aunque parece que esto no aplica para regiones no históricas, como el Reino de Murcia o el Cantón de Cartagena. Si se hubiese legislado en panocho, no habría problema.

Como soy muy mal pensado, creo que esta polémica absurda, además de ocultar vergüenzas del Gobierno, viene a preparar una polémica mayor en unos pocos meses o años. Imponer una educación pública y laica universal en España parece ser la siguiente lucha entre fascistas y antifascistas. La libertad de elegir una enseñanza concertada está en las antípodas de las creencias de los partidos que forman parte de la coalición en el Gobierno, aunque recurran a ella para sus hijos. Una libertad que podría quedar limitada a los ricos que se puedan pagar la educación privada.

 

Una lástima. Con lo bonito que sería buscar acuerdos transversales para la mayoría…

El Presidente del Gobierno da una entrevista-mitin en “su” televisión

2020012023065128512

Es predicar en el desierto, admitámoslo. La prensa independiente va desapareciendo, obligada a depender de sus fuentes de financiación, privadas o públicas.

Lástima que dos buenos periodistas, que han logrado el mayor prestigio de la información televisiva en la cadena pública, hayan aceptado las normas de su empresa, que lo es del Gobierno, para no repreguntar cuando el entrevistado rehuía las cuestiones relevantes. Peor aún que la previsibilidad de las preguntas evitase cualquier respuesta de interés.

Salvo la información de que Sánchez irá a ver a Torra a su despacho y que como contrapartida hará lo mismo con todos los demás Presidentes autonómicos, una buena estrategia, el resto de la entrevista discurrió entre el tedio y el bochorno. La mayor parte del tiempo de las respuestas, fue destinado a atacar a la oposición, en especial al PP, los otros grupos ni citarlos. Vulgaridades sobre la política social, obviedades sobre las pensiones, negativa a responder ante la pregunta de los presupuestos y en general preguntas de respuesta previsible.

Para esto, sobra la televisión pública. En la Sexta le harían las mismas preguntas e incluso lo jalearían más, con coste cero para los ciudadanos. Ni una idea sobre el programa de gobierno, más allá de las pensiones, ni una idea sobre las dificultades, ni sobre los proyectos. Ante preguntas mínimamente concretas, el quinteto de objetivos de la coalición de gobierno. ¿Para qué una entrevista que resulta deplorable y hueca de cualquier motivo noticiable?

O no hay ideas, posible aunque poco verosímil, o no hay fuerza para llevarlas a cabo, verosímil y probable. Sólo ante el problema catalán Sánchez transmitió ideas interesantes aunque poco desarrolladas: mantenerse en el marco legal pero explorar todas las posibilidades del diálogo político no es una mala estrategia aunque sea muy difícil.

En el resto la vacuidad causa desazón. Si ante la propuesta del Gobierno de Murcia no existe ni una idea sobre el futuro de la educación. Si la financiación autonómica ni se cita. Si la política industrial o de empleo o cultural no forman parte de ningún discurso, ¿dónde está el interés informativo de una entrevista en prime-time de la oficial TVE?

Que el PP es malo, malísimo y causante de todos los males, se da por oído. Perdió las elecciones, luego está condenado a todos los tormentos del infierno político. Pero una gran mayoría de los televidentes son personas informadas e instruidas, con suficiente sentido común como para detectar argumentos serios y diferenciarlos de la cháchara de los programas del corazón. Ven la televisión y ven de todo, pero distinguen. Merecen algo más que entrevistas fáciles, sobre todo cuando son poco habituales. Merecen, hay que decirlo, el respeto de los medios.

Es predicar en el desierto, admitámoslo. La prensa independiente va desapareciendo, obligada a depender de sus fuentes de financiación, privadas o públicas. Subvenciones directas, indirectas, patrocinios de páginas, campañas, etc. reducen la autonomía de los medios, incapaces de hacer frente a costes en crecimiento vertiginoso y a audiencias acostumbradas a la gratuidad de la buena información. Los medios públicos, en todos los lugares, al servicio del Gobierno, más o menos disimulado.

Si alguien pensaba obtener alguna información útil de una de las pocas comparecencias del Presidente del Gobierno se habrá visto defraudado. Estamos ante un estilo que forma parte de una estrategia de comunicación, tal vez eficaz en términos electorales, pero irrelevante en términos comunicativos. Hoy sabemos lo mismo que ayer sobre los propósitos del Gobierno, con la salvedad antes comentada. Quizás ese sea el mensaje: esto es lo que hay, abandonen toda esperanza de algo más. Nos resistimos a aceptarlo. La llamada democracia iliberal, que avanza en Europa y Estados Unidos, deriva en gran medida de la renuncia de los demócratas a defender sus ideas y valores, con convicción y argumentos, no solo con frases hechas y estratagemas comunicativas.

Y no olvidemos el colegueo que termina de arruinar cualquier efecto de imparcialidad: Carlos, Ana, Alicia, son interpelados, reciben confidencias, pero no respuestas. No hace falta más para explicar la desbandada de espectadores, oyentes o lectores.

(Publicado en: https://www.mundiario.com/articulo/politica/presidente-gobierno-da-entrevista-mitin-television/20200120230912173713.html)