Cartagena y su Cantón 2.0

Santiago del Álamo Morales | Opinión | Cartagena |  Cumpliendo en días próximos efeméride del levantamiento cantonal de Cartagena me resulta curioso a la par que sorprendente escuchar aún en la calle, en la barra de los bares,…esos paralelismos entre los partidos cartageneristas y el Cantón. Y es que sin tener nada que ver aquel importante pasaje histórico y revolucionario con un partido local como puede ser MC, partido cantonal o cualquier otro de índole localista o regional,  es cierto  que existe un nexo entre ellos, aunque no sea lo que creo, llevará al lector a asociarlos en una primera reflexión. Me explico:

A finales del siglo XIX, en un momento de máxima crisis institucional, social y económica acuciada por múltiples guerras y conflictos internos se gestó en España lo que sería el boceto de algo que nunca llegaría a llevarse en gran medida a efecto: la Primera República. El fin era redactar una carta magna donde acoger un serial de derechos de los trabajadores, de las mujeres… proclamando asuntos tales como la laicidad del estado, la prohibición de la esclavitud, sufragio femenino…una ley de leyes que contemplaría también la ansiada  descentralización del estado en departamentos federales a ejemplo de sociedades modernas como la de los EEUU, tal vez muy similares en su origen y concepción  a lo que hoy vivimos como autonomías. Medidas de gran calado en un momento en que la clase política no supo estar a la altura y que  Don Benito Pérez Galdós en sus episodios nacionales plasmó de manera excepcional en uno de sus partes de las sesiones de la cámara por aquel entonces:

“El individualismo sin freno, el flujo y reflujo de opiniones, desde las más sesudas a las más extravagantes, y la funesta espontaneidad de tantos oradores, enloquecían al espectador e imposibilitaban las funciones históricas. Era un juego pueril, que causaría risa si no nos moviese a grandísima pena”

Si bien, hace más bien poco, pudimos presenciar el ministerio más breve – tan solo una semana- de la historia de España, el de Máxim Huerta; por aquel entonces, esa turbulenta España vio salir por patas y con tan solo trece días en el cargo al ni más ni menos que presidente de la primera república Estanislao Figueras espetando una “perla cameral sin precedentes” horas antes de coger el tren en Atocha dirección Francia con  el único fin de abandonar cargo, gobierno y país.  Dijo tal que así: «Señores, ya no aguanto más. Voy a serles franco: ¡Estoy hasta los cojones de todos nosotros!».

Ese clima no favoreció la España federal que Castelar planteó. No funcionó y no fue tanto por su contenido como por la bajeza de miras política y falta de concreción en las formas del gobierno de Madrid al que tildaban de federalistas “tibios” por su falta de diligencia para ejecutar y desarrollar tan ansiado proyecto en el conjunto de la nación. Y por si esto fuera poco, resultó que  desde las provincias y municipios deseaban construir ese nuevo estado descentralizado de abajo a arriba y claro, desde las facciones más centralistas eso no lo querían ver ni en pintura queriendo atarlo todo en corto no fuera a ser que se les escapara algo de provecho desde Madrid. A estos los llamaron, Federalistas Radicales.

Esas diferencias lastraron a la sociedad que si bien quería llegar al mismo puerto, no querían elegir ni la misma ruta ni la  misma tripulación y claro, ya puede el lector imaginar el desenlace;  de nuevo las dos Españas y como casi siempre, guerra, esta vez de las de verdad. Una guerra, la cantonalista en la que Cartagena, siempre liberal, siempre con la PEPA y el progreso,.. exigió su república descentralizada hasta el último aliento tras meses de lucha y con un punto final que supuso el más agrio de los regalos de reyes que ha recibido nuestra ciudad y España en su historia ; el fatal estallido del Parque de Artillería y sus cientos de muertos : mujeres, niños y ancianos que  no tuvieron la ocasión- algo bueno se llevaron a la tumba- de escuchar el relinchar del General Pavía a la puerta del congreso dando su particular golpe de estado que nos llevaría de nuevo a las sombras, a la dictadura, a más absolutismo y  lo de siempre…una ración de retroceso a golpe del ¡Vivan las caenas!

Y que tiene que ver todo esto con la actualidad. Aún no llegamos  pero nos acercamos ni más ni menos que un siglo, sean pacientes.

Serían cien años lo que duraría la espera, y todo ello, con un segundo y aún peor intento por medio. Un intento  que nos llevaría a rozar el suicidio nacional a través de una desgraciada guerra civil  y su posterior dictadura.

Tras este segundo intento fallido y el retraso que supuso una dictadura de tres décadas , por fin a la tercera fue la vencida.  Sería exactamente en  1978, tres años después de la muerte de Franco, cuando comenzaría el cambio definitivo para una nueva  España. Un  marco admirado mundialmente por lo pacífico del asunto que vio nacer  nuestra ansiada democracia sostenida en una ley de leyes que fue refrendada un 6 de diciembre de 1978 por más del 80% de los votos de cerca del 60% del electorado de la nación. Se abría la puerta para un futuro estado moderno y ¡Por fin! Para la descentralización del territorio. Una descentralización que “a priori”  fue exitosa. Y digo a priori porque aquello fue un proceso parido en un caldo de cultivo desaliñado y condimentado con producto de muy baja calidad,  algo lógico siendo conscientes de que nuestra España había sido gobernada por un dictador donde la clase dominante era la militar y la que escaseaba, concretamente era la que se necesitaba;  la política. Esa España inconsciente carente de buenos negociadores se dio de bruces con algunas de las decisiones estratégicas más importantes de nuestro país, decisiones políticas de primer orden adoptadas por políticos sin experiencia alguna que dieron pie, entre otras, a  nuestras comunidades autónomas.  En ese ambiente tan primario se evacuaron procesos estatutarios de algunas comunidades como la nuestra que a día de hoy, aún hay que cogerlos con pinzas. Y que conste que no voy hacer sangre con aquello del Urogallo y los copy paste del estatuto cántabro pero es que algunos de  aquellos documentos los desarrollaron verdaderos becarios de la democracia y por lo sufrido  hoy, solo derivaron en cortijas y  miniconstituciones sin refrendar por sus ciudadanos, nada sentidas ni aclamadas por el pueblo  que solo sirvieron para  gestar una maquinaria perversa que sangra al populacho sin contemplaciones, valiendo antes y más el sueldo y coche de un Director General que el mantenimiento de un quirófano o la retirada de amianto de un colegio. O un puesto en Bruselas para un expresidente de  la CARM antes que una dársena del Gorguel para mantener el sustento de miles de familias.

El fatídico resultado se podría definir como; “La descentralización de la centralización”   trasladándola de la ciudad de Madrid a Murcia. Un mal parto de “hijos bobos” a los que alimentarlos nos ha llevado durante las últimas décadas y lleva a día de hoy  a endeudar hasta las cejas, a los propios hijos y al papa estado sin mejorar su diagnóstico ,… porque el hijico no termina de aclararse y el padre aún no ha dejado de endeudarse

Demasiadas comunidades, una comunidad; la nuestra, que tal y como si de un agujero negro se tratara, se ha dedicado desde el año 1982 y contrariamente a los principios solidarios que atañen al articulado de la CE que la vio nacer; a desvertebrar territorios milenarios como la Comarca del Campo de Cartagena sin respetar tradiciones ni bienes. Una práctica más cercana a un etnocidio que a una acción puntual de marketing centralizador …, A no repartir entre sus pueblos equitativamente sus presupuestos ni inversiones, evitar vagamente el desarrollo de leyes para la mejora de la vida de sus ciudadanos y el fomento de sus costumbres ¡LEYES YA APROBADAS! como la de comarcalización, la del Rosell o el Mar Menor. A no respetar a sus gentes contrariando decisiones  de aquel preestatuto que exigía respeto citando  “la significación de Cartagena como justo reconocimiento a su fundamento histórico, su entidad socio-económica y su singularidad marítima” o el cumplimiento riguroso del articulado encomendado por la Constitución Española para la denominación de la nueva comunidad, que ni respeta la historia de nuestra  trimilenaria ni integra a sus ciudadanos, más bien confunde y denigra” … y todo ello unido a que esa descentralización del estado en forma de comunidades no  ha encontrado paralelismo en lo que a maquinaria político partidista se refiere, y he aquí donde quería llegar.  A la actualidad. Ahora sí.

Nuestra realidad, hoy es que no existe  descentralización del estado, existe la de una gran maquinaria administrativa que la conforma; 17 minipresidentes, cientos de miniministros, consejeros o consellers, miles de asesores, direcciones generales,…monstruos político administrativos bien pagados, bien sufridos por la ciaudadanía que paga, y también bien sometidos porque la última elección siempre la tiene Madrid, bueno , mejor dicho el partido que gobierne en Madrid.

Han deslocalizado la maquinaria como el que se lleva la empresa de calzado a producir a Asia por temas de costes de personal, recursos baratos,.. pero la dirección, el capital, las acciones, la decisión, mando…o como quieran llamarle. Eso, eso sigue estando en manos de los CENTRALISTAS 2.0 .En manos de  Madrid. Y las migajas que se les deslizan de entre los dedos, en manos de Murcia.SOLO MURCIA…. ¿Y a Cartagena, Torre Pacheco, Yecla, Jumilla, La Manga o el Llano?…¿De verdad quieren que se lo diga yo o se responden ustedes mismos con el contundente sustantivo?

Es decir, que los senadores, diputados y consejeros,… que nos  – dicen representar- a través de esos partidos nacionales no miran hacia abajo; a sus ciudadanos. Miran hacia arriba; a Madrid, donde descansan sus jefes. Y en el caso concreto del político de partido nacional con acta de concejal de Cartagena o de cualquier otro municipio que no sea Murcia ciudad, en este caso resulta aún más particular esta situación, está obligado a tirar de evolución  darwiniana y aplicar uno de sus más denigrantes logros, la mirada camaleónica del pepero; un ojo puesto en Murcia y el otro en Madrid. ¡Vaya a ser que les siente mal algo de lo que piden por y para los cartageneros, pachequeros, yeclanos,aguileños..!

Y así hasta día de hoy; Cartagena es la 5ª ciudad más pobre de España y en proceso de despoblación por 6º año consecutivo. La Unión, uno de los municipios más contaminados y con mayores cifras de paro, La Manga hecha un desastre, Mar Menor, Portman… A partir de aquí, todo lo que quieran ver ustedes como descentralización, bienestar, democracia real,…lo podemos obviar. Se trata de un traje a medida que les ha vestido y aún viste a algunos políticos pero que ya se comienza a rasgar. Una quimera, una falsa escayola, un estucado que imita pero resulta ser de muy mala calidad

Como esperanza les puedo decir que esta farsa se desprende por momentos por su propio peso y ya deja entrever unos cimientos verdaderamente podridos, unas colañas llenas de carcoma que quiebran; ya se ve con claridad algo que se llama deuda regional.

Cartagena,como antaño, sufre y sabe ya que en el estado de las autonomías solo maman y mamaran quienes hayan  empezado a desarrollar sus muuuuy españoles –que a ningún lector le genere duda esto último-  Cantones 2.0  y como no podía ser de otra manera, la trimilenaria vuelve a estar en primera línea abanderando este proyecto de región, este nuevo Cantón. Falsas revoluciones en Murcia han caído por su propio peso como los limones de Garre pero en Cartagena, el segundo municipio de esta comunidad, el Cartagenerismo ha ganado unas elecciones locales y la coalición municipalista liderada por el propio partido se ha quedado a muy pocos votos de lo que hubiese sido y sin duda será un hecho histórico y disruptivo para la ciudad y el conjunto de la comunidad autónoma; el acceso de un partido independiente, UN PARTIDO NO NACIONAL, un partido regionalista “de verdad” a la Asamblea Regional de Cartagena. Esto, a futuro, lo cambiará todo y será solo el inicio para abrir el camino hacia una nueva política. Hacia una nueva prosperidad .

Todo está descentralizado en las CA ; sanidad, educación, justicia,…todo menos quienes mandan sobre todo ello, todo menos el poder del que el ciudadano es soberano.

Por tanto, nuestro claro objetivo como ciudadanos responsables es volver a tomar el control,  acercar nuestro voto y  soberanía, – hoy en gran medida mal prestada a partidos nacionales- a partidos locales para controlar nuestros ayuntamientos, y a través de partidos regionalistas o coaliciones municipalistas para que nos puedan representar en la Asamblea y a futuro en las cortes y senado en Madrid,. Ese es el paso definitivo hacia una DEMOCRACIA REAL;, acercar al máximo la decisión final desde Madrid hacia nuestros pueblos y ciudades y viceversa , acercar la descentralización de los partidos y aparatos políticos que solo llegará a través de partidos regionales y locales, es ahí donde reside el poder definitivo de las comunidades, comarcas ayuntamientos, las de los cantones 2.0 .

Y los ejemplos hoy son claros y múltiples, las comunidades y los partidos que aprietan las tuercas a día de hoy en  Madrid son los históricos Vascos y Catalanes pero también los Gallegos,los Coalición Canaria ,Foro Asturias o  PRC ( Partido Regionalista de Cantabria) del señor Revilla, todos ellos no solo gobiernan mirando y devolviendo el poder a sus ciudadanos sin  “ojos camaleónicos” sino que aprietan presupuestos en la capital como nadie consiguiendo grandes avances para sus territorios y ciudadanos. La democracia es hoy y será en adelante  una falsa democracia si los partidos en sus propios procesos democráticos internos no son fieles a los principios más básicos de la propia democracia y en ellos continúa rigiendo la jerarquía del sin sentido o la de “su sentido” que al ciudadano nada beneficia ; la jerarquía antagónica a la democracia más pura, que no es otra que la que nace de abajo a arriba, de la soberanía del pueblo al político Y NO AL REVÉS. ¿Por qué si no emana en sus adentros  imaginen lo que practican fuera una vez se hacen con el poder? Bueno, mejor no imaginen, vean y sientan. De nuevo, centralización, de nuevo la antidemocracia, pobreza, desigualdad territorial, injusticia,..

Al margen de alguna buena práctica del PSOE nacional con procesos exitosos de democratización interna queda demostrado que los grandes partidos de corte nacional  no pueden ser una opción para el electorado de una comunidad “más allá de una franquicia con cierta imagen” y con más razón para la más pobre y desatendida de España. Menos aún para una ciudad, Cartagena,  sobre la que además se suma el otro centralismo, el de su comunidad y su “Murcianitis aguda”

Si aún no les ha quedado claro pongo un ejemplo muy práctico a través de una efímera teoría, llamémosla la de la falsa democracia de la decantación; imagínense  ahora ustedes una fuente vertical   compuesta por tres grandes vasos  la cual se nutre de un agua clara pero que en vez de componerla Hidrógeno  y Oxígeno, la componen poder y  recursos. Esa fuente emana – mientras da la mata-   llenando siempre la primera vasija, la más alta y ancha  que es Madrid y hasta que no rebosa esta no decanta en la segunda que son las Comunidades Autónomas y hasta no completar esta última esta no acaba llenando la tercera que son nuestras comarcas, ciudades y pueblos que es realmente desde donde nace el sistema. Dentro de esta básica teoría. preguntense;  ¿A quienes les ha funcionado mejor? ¿Por que si pago los mismos impuestos más del 70% del presupuesto de la CARM se queda en Murcia ciudad? ¿Quienes comunidades tienen ya el AVE en casa y quienes no? Pues quienes estuvieron más rápidos y astutos; los del “Binomio del éxito democrático en España” los que + representación tienen en Madrid y  los que dependen de Madrid;  los Revilla y compañia que antes de esperar a que decante algo en sus territorios por la segunda o tercera vasija, han decidido meterse de lleno en la vasija de Madrid para sacar sus recursos y su poder a cucharazo limpio.

¡No me lo puedo creer! ¿Qué aún no les ha quedado claro? Vean la foto que adjunto del señor del PP de Murcia y Ciudadanos cambiando cromos en Madrid estos días antes de la fallida investidura de mi amigo López Miras y preguntense esto otro;  ¿De qué sirven las elecciones autonómicas si la única realidad es que los resultados solo sirven para echarse una fraudulenta , negligente y amoral partida de poker en Madrid financiada a todo coste con la pasta y poder que les hemos otorgado los de siempre en las urnas. Una partida en la que se dedican a intercambiar intereses como si de cromos se tratara ¿Y que llevas tú? ¿Cuánto puedes ofrecerme? Yo tengo una buena mano; Madrid y  León.

Bueno para ver por donde cojean, haré el paripé con Murcia, que no vale mucho, lanzaré el órdago y apretaré las tuercas según el resultado.

Si funciona pediré más o menos en Madrid…¡Que es lo que me importa!

Con todos mis respetos y cariño a mi querida Madrid capital  y a León , con todo mi conocimiento y sentido democrático que dios me ha dado….

¡¡¡¿Qué puñetas nos importa a nosotros Madrid y León?!!!!

Lo dicho, han descentralizado administraciones, servicios,v competencias,… pero quien las controla son los partidos y cada vez más descaradamente desde Madrid. De las migajas ya se encarga Murcia.

En contra de todo este sin sentido y de frente como siempre, Cartagena; una ciudad que hoy, vibra reivindicativa e inconformista como antaño respondiendo con contundencia y poniendo  en marcha su particular y democrática revolución

A día de hoy, su ciudadanía  ya da la espalda en las urnas a las siglas centralistas de partidos que se traicionan a si mismos, partidos corruptibles que se descomponen y se corrompen incumpliendo sus propias normas y principios más básicos.

Si bien dos siglos después, en esta nueva forma de Cantón nos han adelantado Canarios, Cántabros ,… hay que decir que Cartagena les sigue de cerca  y se dirige  por el camino correcto hacia su libertad, hacia  ese loable objetivo  de fraternidad y derecho fundamental que ya perseguían  en 1873 nuestros antecesores matizando que si bien en aquel entonces imperó finalmente la desgracia y el horror, este  nuevo cantón  no se peleará en el campo de batalla ni usará armas, en el no perecerán valientes ni inocentes a los que hoy honramos como todos los años un grupo de cartageneros subiendo de madrugada a la Atalaya o San Julián, no se  izarán  pendones manchados de sangre y pólvora ni se levantarán empalizadas.

Este nuevo cantón del S XXI ,como el original, no posee una visión localista sino transregional, no es de corte nacionalista sino de aplicación al resto de pueblos oprimidos en el marco nacional, no es radical sino del todo racional y justo, no habla de división en España sino de equidad entre sus pueblos y justicia entre sus gentes. Esta revolución crece y crecerá hasta culminar en el mismo campo abonado por la injusticia y el centralismo desmedido de antaño pero esta vez se peleará y ganará con creatividad e inteligencia, en las urnas y con la verdad y principios democráticos que  los unen bajo la misma bandera.

Cartagena, hoy, tal y como hace 146 años, ya se encuentra  presta  a la vanguardia del cambio, del progreso y de los derechos no solo de los cartageneros sino de todos los Españoles!  Cartagena , hoy, se encuentra presta al Cantón 2.0!

¡Viva la libertad! ¡Viva Cartagena! y ¡Viva el cantón  !

Firmado:

  • Santiago del Álamo Morales, un cartagenero más.