CICIGEN los fisgones…

graffitti_nena_soldado

Por: Aldo Herrera Scheel

La CICIG es un monumento erigido a la incapacidad del sistema de justicia guatemalteco. Nuestra policía es increíblemente corrupta, el ministerio público está sobrecargado de trabajo y los jueces están parcializados o peor aún, son incompetentes (Ojo: todo con sus notables excepciones), esa ineptitud causa que permitamos presencia extranjera en nuestra administración de justicia.

La CICIG interfiere con nuestros asuntos internos pero si se dan cuenta ¿Quién NO interfiere con nuestros asuntos internos? Lastimosamente en todos los  casos recientes de alto impacto Guatemala ha tenido una intrusión de organizaciones internacionales que emiten opiniones y hasta financian proyectos que entorpecen nuestra soberanía.

El cuerpo diplomático (incluyendo organizaciones internacionales) es y siempre será la herramienta por medio de la cual países protegen intereses que se encuentran fuera de sus fronteras; la CICIG es una extensión de esa herramienta y al permitir que exista la CICIG estamos dándole una tajada de nuestra justica al extranjero. Hay que tomar en cuenta que talvez a los extranjeros les interese más que se haga justicia en Guatemala que a nosotros los mismísimos guatemaltecos, y si eso es cierto, que vergüenza. Sin embargo hay algo dentro de mi sentido nacionalista que no me permite estar de acuerdo con que conscientemente permitamos que foráneos decidan o pretendan decidir qué es JUSTO en Guatemala. Puede que la CICIG contribuya y ayude pero ¿a qué costo? ¿Cuánto vale nuestra independencia?

La CICIG nació a consecuencia de un acuerdo firmado entre el Gobierno de Guatemala y las Naciones Unidas en el año dos mil seis, mismo que entró en vigor en el dos mil siete. Su función descansa sobre tres pilares: 1. Investigar aparatos clandestinos que afecten a los Derechos Humanos, 2. Prestar apoyo al sector de justicia guatemalteco en la investigación y persecución de delincuentes, pudiendo actuar como querellante adhesivo y 3. Proporcionar asistencia técnica al Ministerio Publico y a la Policía Nacional Civil para mejorar sus condiciones. Básicamente están involucrados en el proceso de investigación, persecución y juzgamiento de delitos en Guatemala ¿vamos a permitir que esto siga?

Si mañana tu suelo sagrado lo amenaza invasión extranjera, libre al viento tu hermosa bandera a vencer o a morir llamará.”

Guatemala es un país pobre que necesita ayuda pero quizá la ayuda que necesita es guatemalteca y no extranjera. La asistencia internacional nunca ha sacado a países de la pobreza, ni ha revertido la impunidad o resuelto conflictos internos; África ha recibido más de 500 mil millones de dólares en ayuda[1] y sigue siendo el continente más pobre y violento del mundo. La beneficencia internacional mal acostumbra y pospone el colapse de sistemas que no funcionan alimentando la inestabilidad institucional… y quien sabe, puede que ese sea el plan. Si este es el momento de tomar posturas considero que debemos estar en contra de la CICIG y a favor de Guatemala. Librémonos de todas las muletas impuestas “diplomáticamente” a nuestra administración pública y dejemos de darle tanto espacio de acción y opinión a los extranjeros en nuestro país.

[1] Norimitsu Onishi, “Senegalese Loner Works to Build Africa, His Way,” New York Times, April 10, 2002, p. A3.