Cicuta

banner2-f082394f3425d2256b631e6f0ceb1246Jaime Flores Martínez
Ido
Afectado por los síntomas de la abstinencia de poder, el ex alcalde de Tijuana Carlos Bustamante Anchondo esta tan desquiciado que hasta se da el lujo de presumir su trastorno mental; En reciente reunión con sus amigos, el señor Bustamante asegura que ¡Tijuana le quedó a deber!. ¿Le quedó a deber? ¡Hágame favor!

El Órgano de Fiscalización (Orfis) detalla el derroche de Bustamante pues “regaló” muchos fajos de dinero a incondicionales y regidores opositores. Intoxicado aun por el resabio de poder, el ex alcalde maquilló sus regalos en efectivo detrás del antifaz de los “préstamos”.

La cadena de complicidades alcanza a algunos diputados que la pasada legislatura integraban la Comisión de Fiscalización. Estos señores aprobaron la cuenta pública a pesar de conocer que Bustamante otorgó “préstamo sobre préstamo” al entonces regidor (hoy diputado por el PES) Rodolfo Olimpo Hernández Bojorquez.

El 28 de abril de 2011 Olimpo Hernández recibió un préstamo por 300 mil pesos que respaldó la póliza número 404280018. También el regidor del PT julio César Vásquez Castillo (también actual diputado) recibió 200 mil el 8 de julio de ese año (póliza 407080006).

Un funcionario que recibió jugosísimos préstamos fue el entonces secretario de Planeación y Finanzas Rufo Ibarra Batista, quien ahora mismo es presidente municipal suplente. El 28 de julio de 2011 Rufo Ibarra recibió un cheque por 1 millón 120 mil pesos. El 3 de noviembre de ese año recibió otro cheque por 570 mil y ese mismo día otro por 550 mil.

Edgar Fernández Bustamante, quien fungía como consejero jurídico del ayuntamiento de Carlos Bustamante recibió 1 millón 600 mil pesos el 19 de octubre de 2011 (número de cheque 49858). El total de recursos reintegrados de esos préstamos simplemente no se encuentran registrados, es decir, nunca se pagaron. El extinto secretario de Desarrollo Urbano y Ecología David Navarro Herrera recibió el 2 de diciembre de 2011 un cheque por 1 millón 120 mil pesos.

Las observaciones del Órgano de Fiscalización reseñan que el XX Ayuntamiento de Tijuana presenta –en la cuenta de préstamos al personal—la cantidad 1 millón 022 mil 206 pesos, que “no cumplen con la normatividad técnica administrativa número 11”.

Allí se aclara que “no se han realizado gestiones de cobro de 35 adeudos por un importe de 985 mil 296 pesos provenientes de los ejercicios 2002 al 2011. Esto quiere decir que la administración de Carlos Bustamante no se preocupó por el cobro de adeudos. Más allá de eso, se despacharon con la cuchara grande al otorgar millonarios préstamos.

En el caso del regidor Olimpo Hernández Bojorquez, se otorgaron al menos tres préstamos por 300 mil pesos lo que significa que este regidor obtuvo casi 1 millón de pesos consecutivos. ¿A cambio de qué?. En uno de los párrafos del documento (en poder de Cicuta) se destaca que ese gobierno “se excedió en la disponibilidad del fondo para préstamos”.

Temas más recientes detectados por el Orfis dejan saber que el 31 de diciembre de 2011, el Ayuntamiento registro cuentas por cobrar a nombre de Francisco Antonio Romero Romero por un importe de 409 mil 247 pesos donde se destaca el cobro indebido de varios cheques entre el 31 de octubre del 2008, al 24 de septiembre del 2010, el concepto es “sueldos y prestaciones” de 2 maestros que dejaron de laborar desde el ejercicio 2008. ¡Y se embolsaron el dinero!

En palabras llanas, el XX Ayuntamiento de Tijuana incurrió en severas irregularidades aunque en la conferencia de prensa que ofreció Bustamante ¡se victimiza! ¿En verdad alguien podría pensar que la ciudad le debe algo a Carlos Bustamante?

La impresión generalizada es que –desde su arribo al Ayuntamiento— sus finanzas mejoraron notablemente. Y no se trata de hurgar en un mar de números sino simplemente visualizar que, sus propiedades, recibieron una inyección importante de capital que les permitió revivir.

El más claro ejemplo es el inmueble ubicado sobre el Boulevard Agua Caliente, conocido como el Hotel Conquistador que recibió una inyección millonaria pues de una propiedad abandonada fue convertida en un moderno centro comercial. A simple vista los locales parecen rentados al menos en un 70 por ciento.

Sarcásticamente, sus amigos bromean al recordar que Carlos Bustamante hizo millonario a su progenitor, pues este último era un hombre multimillonario.

Diezmo

Muy desconcertados están burócratas que rodean al dirigente sindical Manuel Oceguera Villa por su marcada transformación. Igualito que sus antecesores, Oceguera abandono la sencillez y asumió las prácticas corruptas que tanto criticó.

Algunos de sus colaboradores dicen que su dirigente está intolerable. Todo le molesta, nada le gusta, excepto el dinero.

En cuanto lo autorice el proveedor, Cicuta revelará su identidad. Oceguera dijo que le pagaría 250 mil pesos que le adeuda, pero a cambio tendría que regresarle 50 mil pesos en efectivo. ¡Qué cosa! Oceguera no puede negarlo porque sabe quién es el proveedor.

Radio

El periodista Fernando del Monte y el autor de Cicuta son mancuerna en Fórmula Tijuana, que se transmite de lunes a viernes a la una y media de la tarde por la frecuencia 950 de amplitud modulada, Radio Fórmula Tijuana.

Cicuta.com.mx twitter: @jaimecicuta