Cifras y Letras: www.tiendadepepe.com. El comercio on line

Comercio-electrónico-151 (1)

Ya no valen las medias tintas. Que internet es un canal de oportunidades es, a estas alturas, una evidencia que nadie puede negar. El comercio electrónico sigue creciendo de manera imparable.

Si se hace bien, estar activo en internet permite a la pyme más pequeña jugar en igualdad de condiciones y posibilidades frente a grandes empresas, y esto equivale a una gran oportunidad para compañías de nuestro más inmediato entorno, que tienen que aprovechar y explotar.

Según el último informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones, la facturación de las compras de productos y servicios a través de internet superó el pasado año los 14.000 millones de euros. La cifra es, todavía, una pequeña parte del pastel del comercio, sin embargo, constituye una porción que crece a pasos agigantados: desde mediados de 2009 vive saltos anuales que superan, con creces, los dos dígitos.

Pero… ¿Dónde está el techo? Esté en los 14.000 o en los 140.000 millones de euros, las empresas detectaron ya hace años que hay que adaptarse a las necesidades de sus nuevos clientes, que tienen a su alcance más oferta, más información y más poder que nunca.

El e-commerce es una fuente de oportunidades pero, eso sí, no todo vale y, definitivamente, ha llegado la hora de desterrar la falsa creencia de que el mundo on line es un camino de rosas y aquella manida expresión de: “aunque no vendamos, hay que estar… hay que estar”.

Un negocio sigue siendo un negocio, dentro y fuera de Internet. Y mientras los aspectos más valorados por los usuarios a la hora de decidirse a comprar a través de la red son la comodidad, la inexistencia de horarios y la posibilidad de encontrar mejores precios, los esfuerzos de cualquier negocio on line deben ir necesariamente dirigidos a ganarse la confianza de los consumidores para vencer esas últimas resistencias derivadas de la imposibilidad de poder ver y tocar directamente el artículo y de la intranquilidad de pagar sin tener frente a frente al comerciante.

En este contexto, ofrecer un buen servicio de atención al cliente es fundamental para demostrar a los usuarios que detrás de la pantalla del ordenador hay personas de carne y hueso dispuestas a ayudarle y solucionarle cualquier problema. Los usuarios demandan confianza, calidad, buen servicio, dedicación y una serie de valores añadidos que realmente consigan atraerles.

Por lo tanto, es necesario que nuestro negocio o empresa esté preparado para afrontar todos estos retos del universo digital y poder transformarlos en una oportunidad real y una ventaja competitiva. Hay que tener presente que las posibilidades y ventajas de la red de redes son cada día mayores, y que están completamente al alcance de cualquier negocio sin importar su tamaño.

En consecuencia, hoy en día, afrontar este reto no significa construir una web atractiva y tener presencia en las redes sociales -esto no es suficiente-; el reto digital implica el diseño de una buena estrategia en la red de redes que nos permita conjugar negocios  y tecnología con una visión a corto, medio y largo plazo. Sobre todo, a largo plazo. Parte de tu campo de juego, empresario consolidado o en ciernes, está en internet. No lo dudes.