Diez reglas para no pasarte de frenada cuando elogias a tu hijo

El aumento de elogios está creando, según todos los expertos, toda una generación de narcisistas. «No es que los padres deban dejar de dar respuestas positivas a sus hijos. Optar por el extremo opuesto podría ser igual de perjudicial. La clave estaría felicitar de forma considerada. Eso es lo que refleja una conciencia de los esfuerzos y procesos de los hijos», indica la doctora Jenn Berman, autora del libro «Superbebé». Además los niños, añade el filósofo y pedagogo Gregorio Luri, «son muy perspicaces captando la sinceridad de nuestras palabras. Las cogen al vuelo. No es nada fácil mentirles»…





//