economia « WordPress.com Tag Feed 2014-05-17 03:38:14

modern

EL DISEÑO COMO DOCTRINA SOCIO-ECONÓMICA

Entendido como el proceso incipiente a la concepción de soluciones, el diseño es un oneroso generador de ideas para la resolución de un problema de carácter metódico. En un sentido teórico, diseñar es también el resultado de un hábil aprovechamiento de los recursos materiales que enfrentan las dificultades presentes en el trayecto de la acción misma.

La sustentabilidad de las sociedades es sometida a su grado de interacción y producción económica; las economías giran en torno a las industrias, estas dependen de los productos y/o servicios que propicien a la comunidad de adquisidores, más importante aún, es esta propia comunidad quien sustenta la existencia de las industrias al evaluar y beneficiarse del resultado de las últimas. Con relación a la actividad comercial, el diseño oferta un servicio de conceptualización de campos en respuesta a una necesidad humana. A la par que manifiesta una identidad socio-cultural extraída del entorno de su labor, el diseñador debe orientar estos principios bajo la viabilidad de sus posibilidades como creativo, como estructurador y como colaborador ciudadano. Atendiendo a la metodología, podría decirse que el génesis de las industrias está en el diseño; todo proceso mercantil complejo requiere de un planteamiento sólido para la construcción de entidades capitales, la funcionalidad de su rendimiento económico recae en la correcta manipulación del diseño como dirección proyectual, además de la toma de decisiones que propugnen el futuro de las empresas, convirtiendo al diseño en un integrante activo de la ejecución financiera, y por consecuente, comunitaria.

El diseño moderno es el efecto de las capitalizaciones comerciales; la expansión de las sociedades, el crecimiento de su cultura y las nuevas necesidades colectivas que registren; el progreso científico en materia de manifestación teórica y el auge de las tecnologías aplicadas a la difusión artística. Como disciplina científica o como corriente estética, el diseño se ve obligado a evolucionar conforme las situaciones históricas declaren, adaptándose a los cambios que de ellas emanen. Hacer énfasis en el análisis trascendental del diseño es contemplar la retrospección cultural del mismo; los pasajes cronológicos de su trayectoria como vertiente capital son necesarios para comprender su importancia e irrupción dentro de la sociedad actual.