El bíblico cuento de nunca acabar

Vuelven los hebreos y musulmanes a pegarse por lo mismo de siempre. Decía Golda Meir que “el día que