El miedo puede con las elecciones en el este

Diez minutos. Ese fue el tiempo que duraron abiertas las puertas del centro de voto situado en la escuela politécnica de la calle Chelyuskintsiv de Donetsk. La patrulla prorrusa de ‘Oplot’ (mantenimiento) más cercana no tardó en acercarse y obligar por la fuerza a desalojar un lugar al que ni siquiera habían llegado papeletas y urnas. La sola intención de prepararse para las elecciones fue suficiente para recibir la visita de las «brigadas de autodefensa» que, con un despliegue extraordinario, impidieron la apertura de un solo centro en esta capital de un millón de habitantes. Una imagen simil…


//