EL PAPA FRANCISCO, SUS DECLARACIONES Y EL EVANGELIO DEL EJEMPLO

El nuevo Papa que está revolucionando (en el sentido evolución rápida) la Iglesia (como institución) y sus estructuras, y lo que es más importante, la fé y caridad del pueblo cristiano, que es la verdadera Iglesia, está dando un giro copernicano con sus declaraciones y actuaciones de humildad y de ejemplo.

Durante su visita a la tierra de San Francisco (Asís) cuyo nombre adoptara, el Papa se desvivió y se entregó con los enfermos, los desheredados, los pobres, los discapacitados físicos y psíquicos y los jóvenes. Y pronunció las siguientes palabras: “predicad siempre el Evangelio, y sí es necesario con el ejemplo”, yo diría más, siempre con el ejemplo que es la mayor de las prédicas.

Pero esta visita tuvo multitud de anécdotas, por ejemplo, cuando visitó las Clarisas les dio un consejo que daba la fundadora: “Cuando Teresa de Jesús veía una monja triste aconsejaba a la priora ¡Dale un bistec! Y a un chico de treinta años que tenía novia y muy guapa pero que no decidía casarse, el Papa Bergoglio le dijo a la novia ¡no le planches las camisas!. Con los sacerdotes tuvo una gran volada y acierto: “¡basta de homilías interminables, aburridas, en las que no se entiende nada!”. Pero el mejor consejo se lo dio a los matrimonios, especialmente a los que llevamos muchos años de connubio o “conyugo”, “discutid todo lo que queráis, incluso si vuelan platos, pero al final del día pediros perdón (ambos)”. Matrimonio, volvió a reiterar, “¡que es para siempre!”.

Recordó que el Santo de Asís toda su vida la dedicó al respeto, por todo lo que Dios ha creado (personas, animales, plantas, Medio Ambiente, naturaleza) pero señaló que la “paz franciscana no es un sentimiento almibarado” y la encuentra quien toma su yugo y la carga.

Por otra parte el Pontífice supera los diez millones de seguidores en twitter y ha apartado al obispo alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst, del cargo por los gastos absolutamente excesivos de la diócesis, creando una comisión para redactar un estudio profundo sobre la construcción de la sede episcopal, pues sólo la reforma de su vivienda, de éste obispo, en Limburg, costó treinta y un millones de euros, una cantidad fabulosa, y que trata ahora el Papa de que sirva de albergue para refugiados o para la apertura de instalaciones de Cáritas para los “sin techo” o comedores sociales, etc.

Tiene que realizar reformas de fondo en la curia romana, pero también ha tenido algunas declaraciones, a mi modesto juicio, desafortunadas como ya he comentado anteriormente, cuando se declaró “hombre de izquierda” y que nunca fue de “derecha” aunque los comentaristas vaticanos han señalado que se refería a su período de Cardenal Obispo de Buenos Aires y a aquél país. De toda suerte el Papa lo es de todos los cristianos y no debe tener confesiones de política alguna como se ha entendido de siempre entre izquierdas y derechas, especialmente en nuestro país, pero también en todo el mundo occidental porque como decíamos en el anterior comentario, debe medir muy bien sus palabras cuando emplea términos políticos y no ha dejado de producir grave escándalo en el conjunto de los fieles cristianos católicos de todo el mundo, especialmente occidental, tan en crisis de valores humanos y cristianos, porque en último término la Derecha o el Centro Derecha, siempre ha sido su defensora acérrima y además constituyen las nuevas democracias occidentales una gran fuerza social y económica que contribuye precisamente al mantenimiento de la Iglesia y de sus instituciones más sociales y se tiende cada vez más, como en nuestro país, a la autonomía económica financiera mediante los aportes del IRPF y de las innumerables donaciones y limosnas permanentes; no caracterizada precisamente la izquierda radical y menos radical, la más centrada, por su admiración y reconocimiento de la iglesia católica universal, que suele rechazar y postergar, incluso denunciando los Acuerdos vigentes con la Santa Sede.

Espero y confío que el Papa dé una explicación más clara y explícita para evitar confusionismos que a la postre perjudicaría a la propia comunidad eclesiástica que somos todos.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 29 de Octubre de 2013