El PP nos quita nobeles

@ellibelaresc

Es evidente que a los políticos que tienen que hacer discursos les escriben los discursos, pero es de suponer también un mínimo decoro por parte de quien los ha de pronunciar para leérselos con atención y añadir algún detalle de cosecha propia o suprimir afirmaciones incorrectas o que no sean ciertas.

El Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, presentó el pasado 9 de mayo la exposición ´Cela y los Toros´ en la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo madrileño en la Puerta del Sol, una muestra del legado documental del Premio Nobel Camilo José Cela que pone de manifiesto su gran afición taurina y que incluye obras originales de artistas como Pablo Picasso o Eduardo Úrculo.

En una parte del discurso pronunciado González corrobora las palabras de su Consejero de Cultura (primer resbalón) y se queda tan ancho tras hacer desaparecer de un plumazo a seis premios Nobel españoles. Este es el fragmento del vídeo de su discurso que nos ha llamado, y mucho, la atención:

´Nuestro premio Nobel, el único premio Nobel que tenemos, como recordaba el consejero, veía en la lidia un espejo de la historia y de la cultura españolas. Un arte que según él se asemejaba mucho a la vida y que constituye a lo largo de toda su obra una fuente constante de inspiración, de analogías y de metáforas´.

Algunos de los presentes se quedaron boquiabiertos, y aunque valoraron incluir esta metedura de pata en sus cortes de audio y vídeo, desecharon la idea ante una posible represalia, ante el control que la comunidad ejerce en los medios de comunicación en los que trabajan, quizá temían que el Presidente se molestase y recortase subvenciones y publicidad institucional a sus medios.

Este es el Presidente autonómico que se queja del nivel cultural y pedagógico de los profesores. Echegaray (Nobel de Literatura en 1904), Ramón y Cajal (Nobel de Medicina en 1906), Benavente (Nobel de Literatura en 1922), Juan Ramón Jiménez (Nobel de Literatura en 1956), Severo Ochoa (Nobel de Medicina en 1959) y Vicente Aleixandre (Nobel de Literatura en 1977), los otros Nobel que precedieron a Cela, no existieron. Al menos, él no tenía conocimiento de que en este país hubiera habido más. ¿Para qué?

El resbalón de González es tanto más significativo cuando viene de alguien que lleva meses embarcado, como lo hiciera su predecesora en el cargo Esperanza Aguirre, en una cruzada para cuestionar el nivel del profesorado de la educación pública. Hace apenas un mes instó a ampliar el acceso a las pruebas a maestro de la Comunidad porque ´estamos perdiendo un capital humano de una formación extraordinaria que es fundamental para conseguir ese objetivo de tener los mejores maestros posibles´, y al final no le ha quedado más remedio que ponerse él mismo como ejemplo.

La ignorancia es así de atrevida. Y la metedura de pata de censura. ¡Qué pena dan! Leen como papagayos y se creen que los demás tragamos y no pasa nada. ¡Qué sabrá este hombre de inspiración, analogías y metáforas! ¡De Cela, Picasso y Úrculo! Hasta en nobeles nos aplica el PP su tijera inmisericorde, intolerante, inculta e injusta.

En la gacetilla de mañana hablaremos de 25 DE MAYO.