El Real Club Náutico de Palma, el favorito del Rey Juan Carlos

Dice una santanderina afincada en la isla que los mallorquines no son muy de reunirse en este tipo de sitios. O sea, no van a sus clubes a socializar, sino simplemente a hacer deporte. Y el deporte en Mallorca es esencial: vela, golf, tennis. Se puso de moda en la década de los 70, cuando surgió como la alternativa a Marbella y la Costa del Sol. Es cierto que nada tenían que ver esos dos tipos de veraneantes: los de Mallorca nunca fueron jet setters, tenían gran nivel económico y social y sobre todo, una enorme discreción. Y para eso, para practicar sus deportes, pero también para ocultarse de…


//