EL TRIBUNAL DE ESTRASBURGO Y LOS DERECHOS HUMANOS

Una sentencia absurda, antiética y antijurídica. El lunes pasado, veintiuno de Octubre corriente, se dio a conocer a media mañana la lectura que hizo el Presidente del Tribunal llamado de “Derechos Humanos”, sito en Estrasburgo, Francia, por virtud de la cual y basándose en algunos y pobres argumentos de tipo procesal más que de fondo, como la supuesta irretroactividad de las leyes, estima el recurso interpuesto por la conocida terrorista Inés del Río, y revoca la Doctrina conocida por Parot (nombre del terrorista implicado).

Desde días antes ya tanto la prensa como la radio y demás medios de comunicación anunciaban el fatal “Fallo” para España y el Derecho español y universal, lo cual quiere decir que se filtró. Aunque no he leído la Sentencia de cientos de folios para tratar de justificar lo injustificable, la propia jurisprudencia del Tribunal de “Derechos Humanos” que tiene vigencia en España en virtud de un simple convenio de adhesión, que en cualquier momento puede rescindirse, ha llegado a la conclusión absurda a todas luces, de premiar a los terroristas genocidas (siempre he mantenido la tesis de que el terrorismo de cualquier índole, pero máxime el que invoca una causa nacionalista e independentista y que produce asesinatos múltiples e indiscriminados a sangre fría y con premeditación, constituye un crimen de lesa humanidad y así debía ser juzgado y así lo contempla la legislación internacional y el nuevo Código Penal en su última versión de 1995 y posteriores reformas, expresamente lo dice al hablar del delito de genocidio que jamás prescribe).

Y el artículo 25 de la Constitución lo que establece es la irretroactividad de la Ley Penal, y dice textualmente en su apartado primero, nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa según la legislación vigente en aquel momento, y claramente se ha aplicado la Ley penal vigente a la sazón. Y en su párrafo segundo determina que las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y gozará de los derechos fundamentales de este capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria.

Pero en este caso además verdaderamente sangrante (en el término estricto de la palabra puesto que ha producido verdaderas sangrías humanas sólo de una parte, cerca de mil muertos asesinados vilmente, millares de heridos graves e incapacitados medulares y estragos por valor de millones de euros y la coacción y amenaza terrorista y permanente) y con la mayor cobardía puesto que se consideran, porque parte del pueblo los jalea, como “héroes” (“gudaris”) nacionales, defensores de su “patria” y que pasarán a la historia, a la historia negra de esta segunda mitad del siglo XX y lo que va del XXI, de España.

Porque no es comparable el caso del terrorismo vasco con el de Irlanda del Norte, el IRA, porque allí realmente Inglaterra y el Reino Unido, es un país serio, responsable, y no se deja amedrentar por la cobardía asesina, envió al Ulster al propio Ejército y terminó en una guerra de enfrentamientos recíprocos con muertes por ambas partes, que al final se llegó a un pacto de rendición pero siempre con algún coletazo de grupos armados del IRA, que finalmente se han disuelto por haber sido vencidos por las armas y constituir una provincia o una región del Reino Unido.

Hay que tener en cuenta también que tanto Inglaterra como Francia, países de prestigio, no han acatado el Fallo del Tribunal de Derechos Humanos en algunas ocasiones, y no ha pasado nada, en cambio nuestro Gobierno nada más enterarse del Fallo que se leyó en unos diez minutos, en el acto, por voces de sus Ministros y ratificado por el Presidente Rajoy, dijeron públicamente que acataban el “Fallo” (nunca “mejor dicho”) y la Sentencia de Estrasburgo íntegramente, y que sería ejecutada por los Órganos Judiciales competentes, en este caso por la Audiencia Nacional.

Por cierto, este Alto organismo que juzgó en la instancia a los terroristas genocidas, se apresuró de inmediato, conocido el “Fallo”, a ejecutar en el acto la libertad de Inés del Río y Troitiño, compañeros en sus hazañas y responsables de la matanza en la Plaza de la República Dominicana, en que murieron al paso de un convoy de jóvenes guardias civiles, veinticinco personas, aparte de los heridos graves, amputados e inválidos para siempre.

¡Que rapidez insólita en el cumplimiento de la Sentencia! cuando estamos acostumbrados especialmente en la Justicia, la más lenta del mundo “mundial” que es la española, y al día siguiente entre risas y fiestas salió de la cárcel la interfecta, ese engendro con figura humana, pero que no se puede considerar persona humana. Incluso se ha llegado a decir por algún responsable político de extrema izquierda y por supuesto por el Gobierno Vasco y por el propio ¡Fiscal Jefe!, que no se puede hablar ya de “terrorista”, ofendiendo gravísimamente al propio Derecho sustantivo penal y a las propias víctimas del terrorismo que han sufrido, como ellas mismas han expresado, una mayor y nueva victimización con esta injusta y absurda Sentencia.

Da la casualidad de que el Ponente de la misma fue nombrado por el señor Zapatero, habiendo ostentado el cargo anterior de Secretario de Estado de Justicia del Gobierno Socialista e incluso pertenecido al Consejo General y al Tribunal Constitucional. Pero además de ello este jurista, que creo es catedrático de Derecho Constitucional pero no Juez ni Magistrado, ya había resuelto anteriormente, en el año dos mil, en otros asuntos, a favor del terrorismo y en contra de la Doctrina Parot (por lo que debió haber sido recusado).

Luego este Juez no puede ser el mismo que forme parte y nada menos que del Estado afectado, del Tribunal de apelación internacional, por la Gran Sala, pues sabido es que salvo excepciones el resto de integrantes del Tribunal, casi ninguno es Magistrado de carrera sino nombrado políticamente por los respectivos Gobiernos de la Unión Europea, no empleando argumentos jurídicos de fondo sino que suelen acatar el informe del Magistrado representante del Estado. Este Magistrado Luís López Guerra, que pertenece al partido socialista y que fue además Secretario de Justicia, no sólamente debió haber sido recusado sino que por moral y ética debió haberse abstenido.
Creo que el Gobierno y la Abogacía del Estado estuvieron muy endebles en la preparación del recurso, estrictamente jurídico pero matizado por la Política y además en crear un estado de opinión pública internacional y especialmente en Estrasburgo y ante el TEDH.

Y aquí tenemos las consecuencias, se van a poner en la calle, por lo visto de inmediato, colectiva y engañosamente por el propio Gobierno por boca del Ministro de Justicia y de Interior, viendo las circunstancias personales de cada uno, pero sabido es que a todos les falta el requisito esencial del arrepentimiento, colaboración con la justicia e indemnización a las víctimas y muchos de ellos terroristas convictos, tienen un stand de vida medio elevado y algunos incluso conviven, y siguen provocando, en el mismo edificio a sus víctimas o viudas de las mismas.

No será todo ello el cumplimiento del célebre pacto secreto oculto de Zapatero para ceder ante la Eta y que no matara y no depusiera las armas, pero manteniendo las amenazas y con el apoyo del Tribunal nombrado, eminentemente político, que legalizó a Sortu Batasuna, y por esto vemos que acudiendo a las elecciones, los proetarras que forman el caldo de cultivo y que todo es uno y lo mismo, los integrantes de la banda (los criminales y los que les apoyan o colaboran necesariamente), los tenemos en las instituciones, así el Alcalde de San Sebastián, el Presidente de la Diputación de Guipuzcoa y en múltiples ciudades y pueblos no sólo de las provincias vascas y Navarra, con grandes sueldos, gastos de representación, fondos reservados y multitud de subvenciones a asociaciones proetarras, etc.

Se ha llegado a decir últimamente que al paso que vamos el anterior Jefe de la Eta, Arnaldo Otegi huido, puede ser el próximo Lendakari.

Yo humildemente, y creo que la inmensa mayoría del pueblo español e incluso de la sociedad vasca responsable y de las múltiples sociedades, corporaciones, fábricas, etc. tanto del propio llamado País Vasco como Cataluña, a la que apoya lógicamente la Eta y sus acólitos, jamás podrán ser Estados independientes de España. Entre otras razones, porque aparte de prohibir el Estatuto de la Unión Europea que una parte de un territorio pueda segregarse y constituir un Estado y por supuesto la zona euro se empobrecería en cuantía que se calcula grosso modo en más de un sesenta o setenta por ciento su población, aparte de otras razones de tipo histórico pues jamás han sido Estados soberanos sino dependiente del Reino de Castilla y de Navarra y la Corona de Aragón, respectivamente, y forman parte integrante de nuestra Nación, con Gestas inmemorables a favor de España tanto en nuestro territorio como en allende los mares (Hispanoamérica, Caribe, Centro América, Florida, California, Sahara, Guinea, … y Filipinas)

Y pese a aparentar autoritarismo el Gobierno Rajoy, como lo hizo Aznar cuando tuvo mayoría absoluta y pudo derogar los artículos del Código Penal de 1973 (por cierto franquista) y reformando drásticamente la Ley General Penitenciaria, pues aquí parece que porque la Constitución establece que una de las finalidades de la pena es la reinserción social, a todos se le aplica indiscriminadamente, cuando la finalidad esencial de la pena es el castigo del culpable, ejerciendo el Estado el “ius puniendi” e imponiendo la pena los Tribunales para su cumplimiento estricto y en los casos de máxima gravedad, como estos que estamos analizando, asesinatos múltiples, de violaciones también múltiples con asesinato de los menores y que no sólamente no han pedido el perdón a las víctimas sino que no han cumplido con el requisito vigente en la actual legislación y en la anterior, como ya expresé anteriormente, (colaboración con la justicia e indemnizando a las víctimas con la responsabilidad civil y subsidiaria de la ilícita asociación que les integra, etc.) hacen que toda esta situación se complique aún más y quizás no haya que llegar no sólamente al artículo 155 de la Constitución, que literalmente dice que si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de dicha Comunidad y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general; sino incluso a decretar el “estado de excepción” si estos mal llamados Gobiernos Autónomos, que lo son por Ley Orgánica del Estado y apoyándose en la propia Constitución, haga que declaren dicho estado como lo hizo en la Segunda República española el Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, cuando el Presidente de la Generalitat declaró el “Estado Catalán” independiente.

En definitiva no hay que confundir nunca “sentimientos”, sentimentalismo o costumbres locales con la realidad del territorio y de las personas que en él habitan que es único y para todos los españoles (conjunto de españoles de ambos hemisferios proclamaba la Primera Constitución de 1.812).

Esperamos con expectación una reacción masiva tanto de la manifestación que en Madrid tendrá lugar el próximo domingo, sino una actitud más beligerante y agresiva nacional e internacionalmente contra el separatismo criminal y a todas luces injustificable de Vasconia y Cataluña, imposible desde la legalidad nacional, constitucional e internacional, y que jamás alcanzarán su independencia.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 25 de Octubre de 2013