elecciones a Europa

Una vez finalizados los comicios, es el momento de ponerse a analizar cuáles son los resultados y expectativas que cabe esperar para nuestro país, en particular, y para Europa, en general. Si es cierto que se ha notado cierto desencanto con la Unión Europea, especialmente en países nórdicos, con un avance de los euroexcepticos y la extrema derecha / izquierda. Este punto es un resultado significativo que debería hacer reflexionar a los responsables de Europa y de los gobiernos nacionales. Algo se está haciendo mal. Cuando resurgen estas opciones políticas, generalmente responden al desencanto del electorado por la corrupción y la inoperancia existente, que les dificulta enormemente su día a día.

Particularmente, y como era de esperar, el bipartidismo en España ha sufrido un revés -otra cosa es que los que están aferrados al poder quieran verlo o no-. Que las cosas se están haciendo mal en nuestro país no es una sorpresa, aún más viendo el avance de fuerzas de extrema izquierda financiadas por repúblicas bananeras. Se nota ya que la gente está harta de tanta corruptela, de una administración ineficaz y de tanta algarada, por no hablar del “… y tu más …” con que los políticos se reprochan los deslices ajenos sin atender y poner orden en su propia casa. De patio de colegio sin duda; esto afecta, o debería afectar,  a la credibilidad de los políticos y administradores de este país.

Que el monopolio PP – PSOE, en mi opinión, está herido de muerte parece un hecho. El surgimiento de otras opciones en nuestro país refuerza este argumento. Que aún persiste un envilecimiento y servilismo de la sociedad respecto a una izquierda demagógica y radical también es un hecho. Que el discurso del PP, del centro derecha histórico en España, ha perdido una oportunidad histórica de situar a España dentro de las principales potencias de Europa, dejándola a nivel de los peores regímenes latino-americanos, también parece ser un hecho comprobable.

En todo caso, es seguro que es necesaria una regeneración de la democracia en España que deje atrás corruptelas y podredumbre y ataje con firmeza las posturas secesionistas y radicalizadas de uno y otro lado. Es necesario una reflexión por parte de la sociedad española que rompa con los tópicos de pertenecer a un partido u otro según la clase social de la que se proceda, y centrarse más en las ideas, las opciones, la claridad del mensaje. Un gobierno que trabaje por y para los ciudadanos en una administración eficaz y económica y que se castigue con dureza cualquier desviación de la legalidad vigente -especificando más: corrupción-, con castigos ejemplares, así como la eliminación de fueros y aforamientos.  La madurez del sistema democrático radica en un electorado informado que vote a personas, no a listas cerradas. Sería largo y repetitivo de contar, amén de que ya se ha hecho en muchos foros. Es necesario hacer algo y hacerlo ya.

En fin quede esto como un adelanto de lo que debe ser un análisis serio y más profundo de las consecuencias de estos comicios para España.