En Oporto buscan redimir la primavera de 2004

10984783_10152853600683122_909012708_n

Por: Carlos Ramírez | @CarlozRamirez


Once años han pasado desde aquella épica que se vivió en el Arena AufSchalke –ahora llamado Veltins-Arena–  cuando el FC Porto de José Mourinho sorprendió al mundo del fútbol ganando su segunda Liga de Campeones de Europa en una Final inédita ante el AS Mónaco. Aquel equipo portugués era un equipo de verdad, no había una figura individual que destacase, pero tenía hombres puros de fútbol: Baía en el arco; Carvalho, Costa y Valente en las trincheras; Maniche y Deco comandando el medio campo; y Carlos Alberto, aquel maravilloso atacante de tan sólo 19 años en ese entonces que enamoró al mundo con sus goles y gambetas, como punta de lanza.

MANCHESTER FC PORTO

Era la constancia y el gran compromiso táctico los fuertes de aquel conjunto que entrenaba Mourinho. Y la Champions fue el premio más satisfactorio para un Porto que en ese año no tenía manera de creer en nadie más que en ellos mismos. Dejó en el camino a equipos como al mítico United en Octavos o al sorprendente Depor en Semifinales. Nadie lo esperaba, pero de la mano de una táctica pura y llena de fútbol por parte de ‘Mou’ el Porto se alzó su segunda ‘Orejona’ de la historia.

Deco, el genio valiente Sao Bernardo

Pocos jugadores en el planeta como él. Elegante, valiente, inteligente, con una soltura para jugar al fútbol como casi nadie. Deco fue el artífice de campo para que los de azul y blanco conquistaran la Champions diecisiete años después. El ex seleccionado portugués se ganó el respeto del mundo en esa Copa de Campeones, lo que le garantizó que el Barcelona lo fichase de manera inmediata tan pronto terminó la Final jugada en Alemania aquel año ante el Mónaco.

en-2004-le-porto-de-deco-et-mourinho-est-sacre-en-ligue-des-champions-face-a-monaco_20346_wide

Anderson Luis de Souza, como su acta de nacimiento lo dicta, fue premiado en aquella Champions League con dos distinciones: La de mejor jugador del torneo y mejor centrocampista del certamen. Merecido, los ojos del mundo se habían maravillado ante un futbolista que tenía una capacidad para colocar el balón de manera exacta donde quería en la mayoría de las ocasiones que lo intentara. Un genio en toda la extensión de la palabra.

El nombramiento de Deco como mejor jugador de la Copa europea no solamente vino por haber dado un partido poético en la Final (anotó un gol e hiló el choque a favor de los suyos durante los 90 minutos), sino por su comportamiento a lo largo del torneo, el cual simplemente fue de jugador de Clase Mundial.

2015: La oportunidad del Dragón

El FC Porto tiene ahora una nueva oportunidad de ganar una Champions League. Once años después de la ‘Mourinhada’ los del Dragão tiene una chance de oro para, primeramente, colocarse en la ronda de Cuartos de Final, ya que enfrente tendrán a un FC Basel que no es un equipo tan complicado de vencer, siempre y cuando se le compare con  enfrentar a un Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich o PSG, por citar ejemplos.

A pesar de eso, el FC Basel es duro, estratégico, calculador… suizo. Lo demostró ya ganándole al Chelsea en la Champions pasada ambos duelos de la fase de grupos y también venciendo al Liverpool una vez en esta edición del certamen. Los azulgranas tienen sus esperanzas guardadas en el delantero Marco Streller, su estandarte.

Porto-Monaco-116-11

Hay muchas similitudes actualmente en la plantilla con ese último Oporto campeón en 2004; se tiene a un jugador tan pensante y goleador en el mediocentro como Deco en los botines del mexicano Héctor Herrera. Se tiene a un goleador muy eficiente o incluso mejor que Carlos Alberto en los pies del colombiano Jackson Martínez. Se tiene a un arquero tan confiable como Vítor Baía en los guantes de Heltón. Se tiene una retaguardia de calidad como la de Carvalho y Costa que ahora respaldan Sandro y Danilo.

Tal vez el entrenador es en lo único que se podría diferir, puesto que Julen Lopetegui no es un José Mourinho, aunque el técnico español ha mostrado que sabe de fútbol y que tiene un filosofía que gusta al aficionado, y una Champions ahora, le daría prestigio por gran parte de su carrera como entrenador.

Además de eso, el Porto tiene jóvenes muy talentosos en su plantilla que le dan esa frescura al equipo y hacen que la combinación juventud-experiencia se dé bien en los de Vila Nova de Gaia. Oliver Torres, quien ha llegado cedido del Atlético de Madrid, ha completado 17 encuentros y ha marcado seis goles, nada mal para un niño de apenas 19 años. Otra perla proveniente de España es Cristian Tello, un delantero que le da esa rapidez al conjunto de Lopetegui en la parte alta de la cancha. El último llegado de ‘La Madre Patria’, Casemiro, quien procede cedido una temporada del Real Madrid, ha caído bien en el equipo portugués apareciendo en 17 cotejos con tres goles y una asistencia en su poder.

Ningún sobreviviente de aquella heroica

10839861_10153072357877246_1031631118_o

No queda ningún rastro de aquel 2004 en la plantilla actual del FC Porto. Aquella épica tendrá que ser concretada por nuevos héroes que buscarán redimir la noche del 26 de mayo de 2004 jugada en Gelsenkirchen, pero ahora en la capital alemana: Berlín.