Entrevista a Ignacio Camuñas

El próximo 25 de mayo todos los ciudadanos europeos tenemos una cita con las urnas. Con vistas a este acontecimiento entrevistamos a Ignacio Camuñas Solís (Madrid, 1940). Político español, exministro y diplomático de profesión que en enero de 2014 presentó, como miembro del Comité Ejecutivo Provisional, el nuevo partido VOX junto a  exmilitantes del PP, como Santiago Abascal y Ortega Lara. Camuñas actualmente es vicepresidente de este nuevo partido. A lo largo de su vida ha desempeñado en distintos momentos actividades de carácter editorial en distintas empresas culturales de España, además fue  presidente de la Asociación Española de Fundaciones y de Foro de la Sociedad Civil y  posee la Gran Cruz de Carlos III.

1) Estos últimos años se han creado muchos partidos políticos, ¿a qué se debe?

Es tal la desafección y el rechazo que vienen produciendo los partidos políticos tradicionales en el electorado que en efecto estamos asistiendo recientemente a la aparición de nuevos proyectos políticos tres de los cuales son ciertamente los que más atención están despertando en la ciudadanía. Me refiero en concreto a UPyD, Ciudadanos y VOX.

 

2) ¿Vox es una escisión del PP? ¿Cuales son sus principales diferencias?

VOX no es propiamente una escisión del PP. Somos muchos los que estamos participando en VOX sin haber nunca militado en el PP. Yo mismo que soy uno de los fundadores y actual Vicepresidente del mencionado partido soy antiguo militante de UCD y nunca he pertenecido al PP. Sí es cierto que algunos de los compañeros del actual Comité Ejecutivo de VOX fueron militantes del PP pero yo diría que la inmensa mayoría de los afiliados de VOX no han pertenecido al PP. Por tanto no acepto lo de que VOX es unas escisión del PP.

3) El centro-derecha ha estado agrupado muchos años bajo el Partido Popular. ¿como ha sido posible? ¿No ha tardado demasiado tiempo en aparecer VOX?

No sé si ha tardado o no VOX en salir a la arena política pero lo que sí es cierto es  que estamos ya en el ruedo político y que vamos a pelear por la franja de votantes que en su día votaron al Partido Popular y hoy se encuentran profundamente desengañados.

 

4) ¿Las elecciones europeas son un escenario propicio para que un nuevo partido consiga representación?

Nosotros nos presentamos a las elecciones europeas porque son las primeras y más  inmediatas elecciones que se convocan y tienen una gran significación para nosotros al ser unas elecciones de carácter nacional y por tanto muy representativas.

 

5) Tanto VOX como UPyD y Movimiento Ciudadano tienen en común un espíritu regeneracionista. ¿El futuro pasa por esa regeneración?

No me cabe la menor duda de que  los tres nuevos partidos han hecho una fuerte apuesta por la regeneración política pero me atrevo a afirmar que ninguno como VOX ha expuesto un programa tan explícito y detallado que nos singulariza de manera

 

6) El bipartidismo está muy implantado en España, ¿hasta qué punto es insano para una democracia? O por el contrario ¿proporciona cierta estabilidad política?

Yo no estoy en absoluto en contra de un bipartidismo serio y bien articulado, sobre todo, si responde a unas nuevas reglas electorales en las que el electorado pueda elegir libremente a sus representantes y no como ocurre ahora con el sistema de listas cerradas y bloqueadas. Nosotros defendemos el sistema mayoritario de circunscripciones reducidas donde el electorado pueda elegir un diputado en cada distrito de unos 100.000 habitantes y con un sistema a doble vuelta como ocurre por ejemplo en Francia.

Naturalmente que un sano bipartidismo que puede irespetar la existencia de un previo pluralismo político garantiza una estabilidad parlamentaria y política sumamente beneficiosa para la gobernación de un país.

EE.UU, Francia, Gran Bretaña son ejemplos muy significativos a este respecto.

 

7) La desafección de los ciudadanos a la clase política es enorme, ¿está justificada?

Sí está justificadísima. Los numerosos casos de corrupción que se han dado últimamente dan buena razón  para que ello se haya producido de manera tan espontánea y al fin y a la postre tan necesaria. Además con demasiada frecuencia los viejos partidos incumplen clamorosamente sus promesas electorales poniendo su interés personal- como partido- por encima de los intereses de la nación.

 

8) ¿Será posible en estos tiempos la concordia y el consenso que Adolfo Suárez tanto buscó?

Sí creo que es posible y muy necesaria la concordia pero no hay que confundir la concordia con el consenso. La democracia es fundamentalmente disenso y no consenso, pero desde el disenso es perfectamente posible articular la concordia y el respeto a las opiniones contrarias en presencia  que constituyen la base de una sana convivencia que siempre requiere a su vez un respeto escrupuloso de la Ley.