España no merece esta clase política. Vota nulo para deslegitimarlos

Yo no sé si será porque viví en más de 12 pueblos y ciudades de España o porque quizás la profesión de periodista hace que trates con todo tipo de gente: prostitutas, delincuentes, empresarios, médicos, abogados, carpinteros, policías…  y todo lo que uno pueda imaginar; pero mi país, este país del que me siento tan orgulloso y que conozco bien, no se merece esta clase política.

Este país no se merece a todos estos vividores que tratan de enfrentarnos y envenenarnos a diario con todo lo que tiene a su alcance utilizando nuestros sentimientos: el idioma, la cultura y hasta el deporte con tal de seguir siendo los reyezuelos de comunidades autónomas o de ayuntamientos.

Todavía, porque somos una democracia joven, aún no han aprendido (o lo saben pero les da lo mismo) que han sido elegidos para servir al ciudadano y no al poder económico o a ellos mismos con sus negocios y componendas; pero quizás algún día sepan, y espero que pronto, que cuando alguien actúa así (con muertes por desahucios o una población que pasa hambre) para eso están los tribunales, para dirimir si son responsables o no de la situación creada, que personalmente creo que sí.

El grado de corrupción es tal con estos nuevos ricos de pacotilla, con imputados y más imputados todos los días, con escándalos y escándalos de los que no se salva nadie, ni la Familia Real, que es preciso hacer una auténtica limpieza de toda esta gentuza que ha arruinado este país y que ha conseguido llegar a la escandalosa cifra del 25% de paro cuando en otros países de nuestro entorno no supera el 15.

¿Qué hacían entonces estos años los parlamentarios en Europa? ¿a qué se dedicaban cada vez que nosotros pagábamos sus abultados sueldos y sus lujos mientras los jóvenes emigraban por falta de trabajo y la desesperación cundía en la sociedad?

Nada, absolutamente nada; porque no pueden argumentar que no sabían o que desconocían que había una burbuja inmobiliaria (a la que causan de todos los males) porque en política, como en todos los ordenes de la vida laboral, una persona es responsable de lo que sabe y de lo que debiendo saber no sabe.

Ahora que se acerca el 25-M, ahora que estos impresentables nos piden ir a las urnas es el momento de llenarlas de votos en blanco o nulos porque cada uno de ellos representa a quienes estamos hartos y hastiados de esta auténtica banda que han creado un falso bipartidismo que en el fondo es una pandilla de buscavidas.

No se trata del PP ni del PSOE ni de IU en concreto, ni de Cañete ni de Valenciano, como si esto fuera un juego de «me gusta este, me gusta más el otro»; se trata de la raíz, de la esencia de esta clase política, de esta mafia que han organizado entre todos ellos y que disimulan enfrentarse para seguir igual, viviendo de ti y de mi

¿O hay algún partido que se presente en estas elecciones que pida responsabilidades penales (por los muertos en desahucios) de los partidos que actualmente componen el arco parlamentario?  ¿qué formación exige también respònsabilidades civiles por el derroche en obras que han quedado abandonadas y que pagamos y pagaremos para mantener sin ser usadas?, ¿es que se presentan para unirse al juego de esta pseudemocracia y por eso hacen cuentas que si este tendrá X parlamentarios y aquél otros tantos y a lo mejor la izquierda o la derecha…? ¿qué izquierda derecha o centro o historias, es que no viven la realidad de la calle o es que también les importa un carajo?

Si conseguimos eso, deslegitimarlos, habría que investigarlos, juzgar a quienes se han aprovechado del dinero público y causado muertes, convocar nuevas elecciones con listas abiertas y dar paso a quienes realmente desean servir en una democracia seria: a ti y a mí.

Si no lo logramos, si no conseguimos acabar con nuestros votos nulos o blancos esta pantomima, este teatro, seguiremos aguantando a esa camarilla (de todos los partidos) para que sigan poniendo a dedo a sus amiguetes y familiares en puestos para los que no están capacitados; para que mientras te echen de casa ellos sigan yendo a Bruselas con todas sus prebendas; para que mientras te quedes sin trabajo ellos pasen el tiempo cobrando sueldos que nunca imaginaron; y para que mientras te desesperes ellos se sigan riendo como vienen haciendo hasta ahora.

Obvia decir que cada uno es muy libre de hacer lo que quiera con su voto; pero el grado de corrupción es de tal gravedad, la situación a la que se ha llegado es tan límite, que es preciso pensar más que nunca qué hacer al ir a las urnas. Yo, porque adoro y me siento orgulloso de este país y porque quiero que sigamos como fuimos siempre, una nación alegre, trabajadora y con futuro, votaré nulo.

¿De verdad que alguien va a votar a estos golfos?