Felipe González defiende la coalición PP-PSOE

@ellibelaresc

El domingo día 11 de mayo, en el programa de Ana Pastor El Objetivo, Felipe González ha declarado que defiende ´una coalición de Gobierno entre el PP y el PSOE, si el país lo necesita´. En medio de la polémica electoral acerca de de si PP y PSOE son la misma, o muy similar cosa, González ha salido avalando una posible coalición derecha/izquierda, o viceversa, y dejando muy mal colocado a Rubalcaba y su gente que se empeñan en demostrar lo contrario.

No sé si estas declaraciones de Felipe González forman parte o no de un plan. Que Felipe González ponga ese debate sobre la mesa justo ahora, en plena campaña electoral, no parece una casualidad, pero es imposible determinar si es un error o es maldad. Si estamos ante un desliz o ante una carga de profundidad contra el actual secretario general, pero en cualquier caso esta intromisión del expresidente González ha sido lamentable para el PSOE y, de rebote, favorable para el PP. La respuesta de Rubalcaba ha sido tan contundente como nítida: ´Mientras yo sea secretario general del PSOE no habrá Gobierno de concentración´. Lo creo, pero por mucho que diga o no Rubalcaba, la fisura en la cúpula del PSOE sigue, como se otea desde fuera, abierta o mal cerrada.

Felipe González ha defraudado a cuantos han continuado combatiendo desde el interior del partido socialista y desde el exterior con el fin de reflotar el barco. Hay irritación en el PSOE con Felipe González por defender la gran coalición en plena campaña. Los socialistas creen que las declaraciones del expresidente son ´inoportunas´ porque quiebran el mensaje de Valenciano de que PP y PSOE ´no son lo mismo´. En el partido se reconoce que la irrupción de González ´no ayuda nada´ a la campaña y puede acabar beneficiando a IU y al PP. Algunos dirigentes recuerdan que él es una persona cercana al secretario general.

¿De quién es la idea de un Gobierno de ´salvación nacional´? Del PP. Felipe González, que parece saberlo todo, se equivoca, creo yo. Un gobierno entre PP-PSOE sería, en estos momentos, el hundimiento y, tal vez, la desaparición del PSOE como partido. Felipe González le ha hecho al PSOE un flaco favor con su postura de coalición precisamente cuando desde el PSOE se está luchando por convencer al desencantado votante socialista de que ellos no son lo mismo que el PP. Por eso todo el PSOE se ha apresurado a desmentir ese hipotético Gobierno de unidad nacional que el expresidente Felipe González ha dado por bueno, para desgracia y enfado de Rubalcaba y Valenciano, para pasmo de todo socialdemócrata que no milite en un consejo de administración.

Porque, claro, la caída del bipartidismo les iba a romper muchos esquemas a PP y PSOE, que saben que en la situación actual, aunque dicen que no son lo mismo, por uno u otro motivo tienen cuota de poder y la situación controlada, cosa que no ocurriría con un Parlamento donde ni PP ni PSOE tuviesen una mayoría suficiente para gobernar, salvo imposibles alianzas contra natura. Roto el bipartidismo ¿qué ocurrirá si el deterioro de la monarquía se acelera, la corrupción aflorada aumenta y el sistema institucional español empieza a resquebrajarse?

Para el gran poder económico el pacto sería, sin duda, la opción ideal. Pero para los votantes socialistas un abrazo así sería imposible de tragar: se convertiría en la puntilla final para un PSOE que aún no ha parado de menguar y que tiene un gravísimo problema de credibilidad. Muchos de sus votantes no le perdonan “coaliciones” con el PP como esa reforma urgente de la Constitución para garantizar que, pase lo que pase, la deuda será lo primero que se pagará.

Nota final: en el cara a cara de ayer entre Valenciano y Cañete toda la prensa civilizada da como vencedora a Valenciano. Cañete se defiende con estas machistas y previsibles declaraciones: ´Debatir así es complicado porque mostrar superioridad intelectual parece machista ante una mujer indefensa. Si debato con el señor Rubalcaba nos podemos decir todas las barbaridades, pero con una mujer se interpreta de otra manera´. ¿Qué piensan de Cañete las mujeres del PP?

_________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos Y ¿QUÉ PASÓ CON LA CORRUPCIÓN?.

@ellibelaresc

El domingo día 11 de mayo, en el programa de Ana Pastor El Objetivo, Felipe González ha declarado que defiende ´una coalición de Gobierno entre el PP y el PSOE, si el país lo necesita´. En medio de la polémica electoral acerca de de si PP y PSOE son la misma, o muy similar cosa, González ha salido avalando una posible coalición derecha/izquierda, o viceversa, y dejando muy mal colocado a Rubalcaba y su gente que se empeñan en demostrar lo contrario.

No sé si estas declaraciones de Felipe González forman parte o no de un plan. Que Felipe González ponga ese debate sobre la mesa justo ahora, en plena campaña electoral, no parece una casualidad, pero es imposible determinar si es un error o es maldad. Si estamos ante un desliz o ante una carga de profundidad contra el actual secretario general, pero en cualquier caso esta intromisión del expresidente González ha sido lamentable para el PSOE y, de rebote, favorable para el PP. La respuesta de Rubalcaba ha sido tan contundente como nítida: ´Mientras yo sea secretario general del PSOE no habrá Gobierno de concentración´. Lo creo, pero por mucho que diga o no Rubalcaba, la fisura en la cúpula del PSOE sigue, como se otea desde fuera, abierta o mal cerrada.

Felipe González ha defraudado a cuantos han continuado combatiendo desde el interior del partido socialista y desde el exterior con el fin de reflotar el barco. Hay irritación en el PSOE con Felipe González por defender la gran coalición en plena campaña. Los socialistas creen que las declaraciones del expresidente son ´inoportunas´ porque quiebran el mensaje de Valenciano de que PP y PSOE ´no son lo mismo´. En el partido se reconoce que la irrupción de González ´no ayuda nada´ a la campaña y puede acabar beneficiando a IU y al PP. Algunos dirigentes recuerdan que él es una persona cercana al secretario general.

¿De quién es la idea de un Gobierno de ´salvación nacional´? Del PP. Felipe González, que parece saberlo todo, se equivoca, creo yo. Un gobierno entre PP-PSOE sería, en estos momentos, el hundimiento y, tal vez, la desaparición del PSOE como partido. Felipe González le ha hecho al PSOE un flaco favor con su postura de coalición precisamente cuando desde el PSOE se está luchando por convencer al desencantado votante socialista de que ellos no son lo mismo que el PP. Por eso todo el PSOE se ha apresurado a desmentir ese hipotético Gobierno de unidad nacional que el expresidente Felipe González ha dado por bueno, para desgracia y enfado de Rubalcaba y Valenciano, para pasmo de todo socialdemócrata que no milite en un consejo de administración.

Porque, claro, la caída del bipartidismo les iba a romper muchos esquemas a PP y PSOE, que saben que en la situación actual, aunque dicen que no son lo mismo, por uno u otro motivo tienen cuota de poder y la situación controlada, cosa que no ocurriría con un Parlamento donde ni PP ni PSOE tuviesen una mayoría suficiente para gobernar, salvo imposibles alianzas contra natura. Roto el bipartidismo ¿qué ocurrirá si el deterioro de la monarquía se acelera, la corrupción aflorada aumenta y el sistema institucional español empieza a resquebrajarse?

Para el gran poder económico el pacto sería, sin duda, la opción ideal. Pero para los votantes socialistas un abrazo así sería imposible de tragar: se convertiría en la puntilla final para un PSOE que aún no ha parado de menguar y que tiene un gravísimo problema de credibilidad. Muchos de sus votantes no le perdonan “coaliciones” con el PP como esa reforma urgente de la Constitución para garantizar que, pase lo que pase, la deuda será lo primero que se pagará.

Nota final: en el cara a cara de ayer entre Valenciano y Cañete toda la prensa civilizada da como vencedora a Valenciano. Cañete se defiende con estas machistas y previsibles declaraciones: ´Debatir así es complicado porque mostrar superioridad intelectual parece machista ante una mujer indefensa. Si debato con el señor Rubalcaba nos podemos decir todas las barbaridades, pero con una mujer se interpreta de otra manera´. ¿Qué piensan de Cañete las mujeres del PP?

En la gacetilla de mañana hablaremos Y ¿QUÉ PASÓ CON LA CORRUPCIÓN?.