FRASES DE MI PADRE, AUTENTICAS Y SENTENCIOSAS Y COMENTARIOS

Mantenía la tesis, entre otras, de que el hombre, el ser humano, aparte de ser el rey de la creación y poseer un espíritu y una inteligencia superior al resto de los animales, teníamos las mismas bajas pasiones y éramos, y con perdón, “retretes ambulantes” porque trasladábamos nuestras heces de un sitio para otro hasta que evacuábamos, pese a la espiritualidad que se le quiera atribuir.

Al igual que decía que no se le puede pedir peras al olmo, y tal y como enseñaba la dura disciplina de la Iglesia preconciliar para la que no había más que dos mandamientos, el sexto y el nono, relativos al sexo (y cuya redacción ya se ha cambiado), decía que no es posible que Díos exigiera del ser humano la anulación de un instinto básico como el sexual y que fuera condenado, aunque fuera mentalmente, en virtud de un deseo impuro o con otra mujer, era como pedir un imposible.

Ya se ha visto con el devenir de los tiempos cómo la Iglesia ha ido cediendo dando mayor trascendencia al amor al prójimo y a los valores sociales, la libertad, el no hacer daño a los demás, el no robar (ahora tan de moda y no sólo entre los políticos) etc. y como decía Jesucristo, “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, referido a la mujer adúltera, a la que arrepentida le son perdonados sus pecados, “vete, te perdono y no peques más”.

Otros de los principios que de pequeño y ya iniciándome en la carrera me imbuyó es el tan conocido de “excusatio non petita, accusatio manifesta” que viene a ser un argumento parecido al de “quid prodest?”, es decir cuando no se pide ninguna excusa por una actuación puede implicar bien directa o por prueba presuncional, una propia acusación.

Otro principio general del Derecho que me imbuyó, aunque tiene excepciones a veces de carácter técnicos procesales “el que puede lo más puede lo menos”.

La clase media, como su nombre indica y principalmente en estas circunstancias actuales con la máxima presión fiscal del Sr. Montoro, es más que media, la clase “partida por la mitad” y nunca debe confundirse ni siquiera históricamente la oscura Edad Media, con la media edad, o la edad media de las personas que puede ser un signo estadístico al haber alcanzado la adultez, es decir más o menos llegada la mitad de la vida previsible.

Hay que decir por último que la política algo errática del actual Gobierno en contra de lo ofrecido de la no subida de impuestos, lo que ha hecho es subir, especialmente a la clase media, media-alta y media-baja el impuesto general sobre la renta, llegando al tipo máximo marginal del 56% y también sobre las sociedades, y a posteriori, pese a su negativa constante, la subida del IVA en cuantía exorbitante, extremos que aprovechó el Gobierno de Canarias actual de Coalición Canaria y PSOE (que como dice Rubalcaba el bajar los impuestos es de izquierda, no sé de donde ha sacado este pseudo pensamiento) elevando de nuevo el Impuesto de Patrimonio en escala gradual elevada y sobre todo el de Sucesiones y Donaciones, constituyéndose éste en el tercero más alto de toda España, castigando hasta tal punto las herencias en primer grado que en lo que va de año entre la crisis existente y la falta de liquidez para el empresario y emprendedor pequeño y mediano, se han renunciado a miles de herencias, pues los bancos cada vez son más exigentes en cuanto a garantías y con intereses altísimos cuando el interés decretado por la Unión Europea y el Banco Central Europeo, presidido por Draghi, es del 0’25% y cualquier préstamo no baja, como en la época de bonanza, del ocho, nueve y hasta el diez por ciento de interés acumulable.

Ello redunda en que cada vez, pese a las ofertas de los políticos y del insigne Presidente del Gobierno autónomo Paulino Rivero, que a mi juicio está ya “noqueado”, creo que no llegará a cumplir el mandato, y si por un azar lo cumple jamás será propuesto para un cargo de tan alta responsabilidad que ha llevado a Canarias a la ruina más absoluta.

En lo que va de año se han repudiado o no aceptado herencias en un número exorbitante, por un impuesto que además como hemos dicho en comentarios anteriores es injusto pues se trata del ahorro de toda una vida y lo lógico es que se transmita a los hijos, a los descendientes, sin perjuicio del pago de aquellos benéficos “derechos reales”, que como su nombre indica afectaban a la cosa transmitida (res-reí) y que un Diputado de las Cortes republicanas, proclamada la Segunda República y tratado en el Congreso, se levantó para preguntar: Después de haber derrocado la “monarquía nefasta” ¿hasta cuando vamos a seguir hablando de “derechos reales”?

Pues bien, este tipo de políticos que nos atenazan, peores los tenemos ahora en puestos relevantes de la Administración pública en todas sus escalas.

Yo soy partidario en definitiva de que los funcionarios técnicos, especialmente los de grado superior de acreditada solvencia, sean los que lleven el peso de la dirección y gestión de la Administración, que como su propio nombre indica, supone la óptima gestión de los recursos, como tales técnicos experimentados y sin acepción de personas y partidos políticos y luego éstos, con formación profesional y de experiencia acreditada, los que dirijan en definitiva la prelación o prioridades de los proyectos tanto estructurales o de infraestructuras como en todos los ámbitos sociales, sanitarios, educacionales, etc.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 22 de octubre de 2013