Gobierno de Ecuador logra controlar por ahora caos callejero

INTERNACIONAL

ecuador

Foto: Twitter

Lectura: 3 minutos

El presidente Lenín Moreno continúa en Guayaquil donde buscó refugio frente a la agresiva manifestación protagonizada por miles de pobladores que protestaban por medidas económicas que incluyen el recorte de subsidios a los combustibles.

Previamente declaró el Estado de Excepción que le permite movilizar a las fuerzas armadas para defender las institución públicas, con un lapso de tiempo de sesenta días según establece la constitución ecuatoriana.

El canciller José Valencia manifestó que existe una negociación en curso con los principales líderes indígenas que motorizan las manifestaciones, aclarando que al mismo tiempo el gobierno ha comprobado la presencia de sectores radicalizados que pretenden derrocar al gobierno. La denuncia señala que pertenecen al sector del anterior presidente Correa, ausente del país después de las imputaciones judiciales que lo acusan de desfalco a la administración pública.

El vicepresidente Otto Sonnenholzner, desde Guayaquil, informó que la preocupación central del gobierno es volver a la paz, a la calma.

Declaró a la prensa que es un día sumamente complicado, pero agradeció el esfuerzo hacen los miembros de la Fuerzas Armadas y la Policía. «Estamos logrando frenar esta pretensión de desestabilizar al gobierno por grupos políticos enfocados en hacer daño al Ecuador (…) La mayoría quiere volver a la normalidad, y llevar su día a día», expresó el segundo mandatario.

Sobre la decisión de las medidas económicas, el vicepresidente dijo que el gobierno tuvo que elegir entre los subsidios y la dolarización.

«Esta decisión lo que hace es quitar los recursos que llegaban en 80% a los más ricos del país, pasarlos de quienes más tienen a quienes más los necesitan. Por eso nos mantenemos en la intención de seguir adelante con esa decisión» dijo en las primeras declaraciones del gobierno desde que se traslado a Guayaquil.

Sonnenholzner aseguró que un número importante de extranjeros en sus testimonios ante la policía declaran que reciben entre 40 y 50 dólares por asistir a las manifestaciones. «Un extranjero que no cumpla con las leyes no podrá seguir en Ecuador. Los sancionaremos con el peso de la ley».

«Si retrocedemos lo único que peligra es la dolarización», expresó.

«No queremos ser el gobierno responsable de quitar a los ecuatorianos el único activo económico y social que nos ha permitido desarrollar en los últimos años, que es el dólar». Esta decisión hoy la debemos mantener más firme, porque las pérdidas para el país han sido gigantescas, señaló Sonnenholzner.

Artículo relacionado: Presidente Moreno abandonó sede de gobierno en Quito por crisis política