Gris pardo sobre el horizonte

Mayo a la vista. Elecciones municipales y autonómicas. Es momento de asfaltar carreteras, hacer rotondas, inaugurar polideportivos, presentar proyectos de auditorio… y así con todo. Lamentable. Sí, lamentable. No hay otra palabra para definir la situación actual. Bueno, sí la hay, pero quizás no sea demasiado correcta. Sin ánimo de ser exaustivos, los hechos son los siguientes: En lorca, un PP con las manos en la hormigonera, se debate con el resto de partidos socialistas por ver de qué color pintan la casa. Eso sí, ni hablar de los cimientos. ¿Y por qué digo esto? Pues porque todos los partidos aceptan el establishment actual, sangrar a la población a cambio de unos servicios precarios, y ya luego nos decidimos si hacemos una carretera, un auditorio, o metemos a quince amigos para que hagan un estudio sobre el esperanto. Ese es el hecho tenebroso, que los señores que detentan cargos públicos ni se plantean devolver al ciudadano lo que es suyo: la libertad. Por ello se cierne un gris pardo sobre el horizonte. Malos tiempos para la libertad, cuando el mayor afán político es controlar la mayor parte de la renta de los ciudadanos y casi todas sus libertades. Pero como dijo von Mises: “Si ellos siguen repitiendo sus mentiras, nosotros tenemos que seguir repitiendo la verdad”.

JMSN

Imagen |pabloalcazarfotos.blogspot.com|