Historia Política Contemporánea: Bipartidismo eterno!

Historia Política Contemporánea: Bipartidismo eterno!

Por Joan Manuel Gómez -@joanlink-

Al referirnos a las historia política contemporánea venezolana, nos encontramos con 2 periodos importantes: la conquista de la democracia o la que algunos llaman “los 40 años ADecos-Copeyanos”, y en segundo lugar y más reciente la Década Chavista o lo que algunos prefieren llamar como “La Conquista de Independencia”, todo depende del espectro político desde el cual se mire, o según la tendencia ideológica a la que pertenezcas, sin embargo lo que podemos rescatar es que desde los inicios de la democracia siempre han existido 2 caras de lo que pasa en nuestro país, más aún, si extrapolamos esto a otros planos como la religión, el deporte o la sociedad siempre ha existido un conflicto de 2 partes: el bien y el mal, un equipo u otro, lo correcto y lo incorrecto, bueno, es natural que siempre existan por lo menos 2 sectores, los que defienden una causa y los que la enfrentan, y la historia política venezolana no ha escapado de ello, es de allí donde parte mi exposición, ya que por el bien de un país y con la visión de que exista un equilibrio, siempre deben existir un mínimo de 2 corrientes, aunque a veces estas dos corrientes también se bifurquen.

Si hacemos hacemos un ejercicio mental y retrocedemos en el tiempo para evaluar los 40 años de democracia; fue en este período cuando existió una batalla electoral entre los ADecos y los Copeyanos, unos con una posición socialdemócrata mientras que los otros mantenían una postura socialcristiana, pero al analizar detalladamente dentro de cada bloque nos damos cuenta que ambos compartían el mismo problema ya que en sus filas militaban los que tendían a ser conservadores junto a los que preferían ser más liberales, esto no significo un problema de importancia sino hasta la entrada de la década de los 90′s cuando los conservadores de ambos lados se fueron acercando al tiempo que los liberales hicieron lo propio dando origen a un cambio que se materializó en el año 1998 cuando el autodenominado Movimiento V República llega al poder liderado por el Teniente-coronel (r) y ex golpista Hugo Chávez Frías, movimiento conformado por militares y civiles que enarbolaban las banderas del liberalismo o reformismo frente al conservadurismo que se había apoderado del escenario político nacional, para algunos este sería el fin del Bipartidismo, para otros simplemente sería aplicar la ley de la conservación de la energía pero en el ámbito político.

Hoy día, luego de quince años de la llegada de la Revolución Bolivariana podemos darnos cuenta que el bipartidismo siguen en pie a pesar de sus cambios, inicialmente fue entre los defensores del proyecto revolucionario y sus detractores, y luego fue tornándose a un conflicto entre entre chavistas y opositores, si bien lo primero y lo segundo podría parecerse, no representaría lo mismo, ya que muchos de los que diseñaron el mencionado proyecto se retirarían de las filas chavistas sin abandonar la idea principal pero si oponiéndose al líder del bloque bolivariano, y en contraposición algunos dirigentes que en su momento rechazaron el mencionado plan se aliaron al sector chavista por disentir de los ataques generados desde el sector opositor al presidente Chávez, pero en conclusión la doble cara de la moneda se mantuvo, ahora bien esta dualidad política también se mantiene presente dentro de cada fila, pero ahora trasciende de lo ideológico a lo efectivo, puesto que ambos sectores presentas conflictos internos entre los radicales y los tolerantes, por un lado un sector Chavista dirigido por algunos sectores civiles creyentes en mantener el camino, en evadir los conflictos, en no desmayar ante los ataques y en tratar de solucionar los problemas que padece el país, mientras que algunos sectores militaristas, creyentes en el control absoluto, conscientes del poder que manejan y seguros de la posición en la que están, pretenden cerrar los espacios disidencia y no perder de ninguna forma la autoridad que poseen, así mismo dentro de las filas de la oposición un sector rezagado, cansado de los conflictos, creyente en el dialogo como forma de resolución de cualquier conflicto, mientras que antagónicamente otro grupo también cansado de los conflictos y de la crisis, creen en una salida rápida a los problemas y en la protesta como la forma de lograrlo, sin embargo la dualidad no ha podido fisurar completamente a ningún sector pudiendo coexistir las dos partes de cada bloque, pero como cualquier bomba, solo es cuestión de tiempo, y la historia será testigo de como las corrientes creyentes en una Venezuela mejor se aglomeren en contra de las que se encuentran en el poder y las que coquetean con ellos por mantener beneficios económicos y de subsistencia, en este momento Venezuela dará un giro en la búsqueda de soluciones concretas para todos, sin represión, persecución, exclusión ni autoritarismos, pero ojo, no olvidemos que aunque el escenario cambie los actores siempre seguirán, y es allí cuando la política confrontará a dos nuevos adversarios los que logren dar el cambio y los que se encontraron en el poder y lo perdieron, es ahí en donde el bipartidismo volverá a hacer presencia.