Inspirarse en los grandes

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

Inspirarse en los grandes

En una desafortunada declaración que no puede interpretarse como un yerro sino un comentario ominoso e incluso burlón, el actual secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, dijo durante un Foro realizado en España que se inspiraría en las medidas tomadas por el país ibérico para combatir el desempleo.

Lo anterior a sabiendas –yo espero– de la crisis que vive el pueblo español, misma que ha orillado al suicidio a personas que no pueden pagar la hipoteca de su piso o a que seis de cada diez jóvenes se encuentren desempleados. En España la gente pide dinero en la calle porque se quedó con nada. En eso quiere inspirarse el funcionario, seguro porque sabe que estamos cerca y no le costará alcanzar la meta.

Es inadmisible que un secretario de Estado emita este tipo de posicionamientos que más parecen una flor para el controvertido Mariano Rajoy, presente en el Foro Internacional de Políticas Públicas de Empleo, cuya sede fue, irónicamente, Madrid.

Además, Navarrete Prida dijo que la única vía para mejorar el desempleo en México es hacer crecer la economía. Como lo he comentado en intervenciones anteriores, creo que lo que sucederá si se invita a comer del pastel mexicano a cuanto extranjero quiera entrarle es que, efectivamente, los números grandotes crecerán, pero eso no se verá reflejado en los bolsillos de las personas que habitan las zonas más inhóspitas del país ni de una clase media en la cual el gobierno ha decidido recargarse para “sacar” el sexenio. Los empleos que generarán las transnacionales serán en su mayoría para la mano de obra barata, la “talacha”. Dudo muchísimo que las empresas extranjeras decidan entrar a México con altos mandos nacionales, tomando en cuenta los niveles de corrupción de nuestro país y la poca preparación de nuestros profesionales comparada con la de los países desarrollados.

Cuando despertó, Los Chupas ya no estaban ahí

En temas más dolorosos, la torre Mitikah, autorizada durante el mandato del maltrecho Marcelo Ebrard, parece estar cerca de quedarse como un proyecto y no una realidad. El Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal (TCADF) anuló la manifestación de impacto ambiental (MIA) que había servido para que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) autorizara la construcción del conjunto que incluiría siete edificios, cinco de ellos habitacionales. La resolución emitida el 21 de mayo y que ordena suspender la obra que se perfilaba como una de las edificaciones más altas de Latinoamérica, no ha sido obedecida y las maniobras continúan.

En la escena nuevamente aparece un funcionario que abusó de sus facultades para obtener beneficio. Alejandro Nyssen Ocaranza, director general de Regulación Ambiental de la Sedema en el gobierno de Marcelo, participó en la concesión de la manifestación de impacto ambiental a través de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental (SIGEA), empresa de la cual fue fundador en 1998 y separado en 2007. Nyssen Ocaranza no tuvo tan mala suerte como la Puri y no le intervinieron el teléfono, por lo que logró hacerse el amor solito sin que nadie lo notara o sin que nadie quisiera notarlo.

Lo que más me duele es que Los Chupacabras ya no están en la banqueta, fueron desplazados para la construcción de ese mastodonte inmobiliario que seguramente ocuparía el agua de toda la colonia. Ahora ese emblemático lugar de la Ciudad de México está en el bajopuente de Churubusco en un lugar más cómodo pero menos sabroso. Por cierto, Luis Zamorano, director de CTS Embarq México, ya dijo que los bajopuentes no son la mejor idea, sobre todo para realizar actividades deportivas o permanecer un largo periodo en ellos (los trabajadores, por ejemplo), pues el constante flujo vehicular los convierte en zonas atacadas por la contaminación desde todos sus flancos.

Apoyo para negocios de Polanco

El Gobierno del Distrito Federal ha anunciado que se otorgará un apoyo de 30 salarios mínimos a los trabajadores que se han visto afectados por las obras de Masaryk. Sin duda es un buen aliciente para los trabajadores que han visto mermados sus ingresos, sobre todo aquéllos que dependen de las propinas, pero esto debería extenderse a todas las zonas de la ciudad que se ven afectadas por las obras, ¿o será que sólo los trabajadores de Polanco merecen ser tratados con decencia? Así como dejan la EcoBici y las banquetas bonitas para los adinerados, ¿también los apoyos gubernamentales irán sólo a los meseros de las zonas más acaudaladas?

@DanielRochaMx