Israel, una democracia un tanto extraña

Por Marcelo Valente Israel manipula a su antojo los llamados «puntos de control», que hacen de la vi