LA COFRADIA GASTRONOMICA CANARIA “EL MANTEL” Y SU HISTORIA

Pertenezco desde casi su fundación, en el año 2001, a esta Cofradía fundada en Santa Cruz, en el ámbito del Casino de Tenerife fundamentalmente, aunque también la integraron miembros del Club Náutico y otras personas.

Surgió la idea en el antiguo bar pequeño del Casino, bajando a la izquierda, y que en su día estuvo abierto al público y que lo conocíamos como bar “Santiago” porque era este camarero el que lo servía habitualmente con una gran entrega y espíritu de servicio.

Los fundadores fueron Jorge Ballesteros, Presidente, Horacio Torres y Juan Gómez. Su primer estatuto de diez puntos lo aportó el propio Jorge.

Desde el principio se limitó, como es costumbre al estilo vasco, a hombres solamente, con un máximo de veintidós miembros, cifra que se ha mantenido a lo largo de su existencia.

Los símbolos de la misma son un pañuelo atado al cuello, un delantal y el brindis con la copa que se cambia cuando hay una nueva incorporación o un amigo invitado. Los almuerzos tienen lugar los terceros viernes de cada mes, siendo obligatorio el pañuelo y reservándose el delantal para las reuniones solemnes de Junio, de fin de año y de admisión de nuevos cofrades.

Como es lógico por el Secretario se levanta el acta dándose lectura por el mismo en la siguiente reunión gastronómica.

Los dos almuerzos importantes son el del Náutico, a mediados de año, en el mes de Julio, y en el mes de Diciembre que se celebra siempre en el salón “Presidente” en el hoy Real Casino de Tenerife.

Según los estatutos las reuniones se siguen por turno riguroso y el cofrade que la convoca y elige el lugar y el menú tiene la obligación de prepararlo lo mejor posible e incluso muchas veces se preparan las viandas por el propio Presidente o algún cofrade especialista en cocina, resultando del agrado de todos como el célebre “marmitaco” del insigne socio pintor Ramón Alonso Verástegui y otros como Enrique Romero, Pedro Herrera y alguno más.

Han sido cofrades mayores hasta hoy Jorge Ballesteros (que ha desaparecido del mapa, creo que está en el Sur de la isla), José Ramón Baudet, Juan Gómez y el actual, el Dr. Javier Rodríguez, médico y yerno de Baudet, y secretarios han sido Juan Gómez, Ramón González de Mesa, Alberto Domínguez y Rafael Castelo. Y tesoreros Manuel Hesse y Rafael Argibay, en la actualidad el primero.

Como es lógico en cualquier asociación, aunque ésta todavía no se halla inscrita en el Registro, todos los años se confecciona un presupuesto de ingresos y gastos, principalmente los que ocasiona el alquiler de la sede social y otros de escasa cuantía de mantenimiento y de reposición de insignias.

La Asociación o Cofradía está integrada por una variedad de personas coincidentes todas en la amistad, el buen hacer y parlar, la tertulia y sobre todo el buen yantar y el buen beber e integrada por todo tipo de profesionales abogados, marinos mercantes, químicos, ingenieros industriales, controladores aéreos, pintores de acreditada fama como el propio Ramón Alonso ya citado, comerciantes, agricultores, empleados de banca, economistas, etc.

Dispone como es natural de un libro de registro y de un libro de invitados donde escriben sus notas e impresiones personales los mismos. Cabe destacar que pese a las diversas crisis que ha sufrido desde el 2001 al 2013, doce años de vida, ha tenido más de cien invitados y existen comentarios en el libro de todo tipo e ingenio e idiomas e incluso hay algunos en árabe y en griego.

El célebre himno “Fronti bi, Santi bi”, brindando con la copa llena de vino, al nuevo invitado se le canta en su honor por todos los cofrades y al final ha de ingerirse la copa entera y de un sólo trago.

Por último y como reseña he de decir que han pertenecido a la cofradía treinta y cinco personas titulares, de las cuales desgraciadamente ya tenemos varias bajas por fallecimiento dedicándole a los mismos un recuerdo emocionado y unos minutos de silencio, aparte en alguna ocasión una misa, aunque otros también se han dado de baja por traslado y por motivos de salud y avanzada edad.

Incluso en el libro de actas, sobre todo en los últimos tiempos, figuran recetas especiales de los magníficos cofrades cocineros y gourmets, algunas de verdadero alto “standing” y de alta cocina.

Se puede decir ya como colofón y objetivo último, de hermanarnos con todas las Cofradías que integran la federación de Cofradías gastronómicas de España, Portugal y Sur de Francia, y especialmente con la Orden del “Cachorro”, a la que ya me he referido en crónica anterior, y del “Puchero Canario” de Las Palmas.

Por último quería dejar constancia en el blog y en el libro que tengo en mente y en vías de publicación, de esta actividad vital como es el placer de una buena mesa, parte esencial de la subsistencia, aunque el refrán diga que “se come para vivir y no se vive para comer”. Pero mejor es lógicamente, comer con calidad y buenas viandas y buenos vinos y departir sobre cualquier asunto de interés común, y sobre todo terminar cantando alegremente, lo que hacemos la gran mayoría de los cofrades que formamos un verdadero coro y varios solistas de prestigio, como alguno que ha pertenecido o pertenece a algún coro o que han pertenecido a la tuna universitaria en sus años mozos, prorrogándose la reunión hasta bien entrada la tarde, sobre las cinco y media o seis, de cada sesión.

La Laguna de Santa Cruz de Tenerife, a 18 de octubre de 2013