LA EDUCACION EN ESPAÑA

Cartel-cabeceraLa alternancia que hemos tenido en el Gobierno entre partidos conservadores y partidos progresistas, ha provocado que cada uno de ellos haya desarrollado leyes sobre la educación de signos totalmente contradictorios. Así, desde 1970 se han sucedido ocho reformas educativas, sin que ninguna de los modelos haya conseguido cuajar.

Si los partidos progresistas (PSOE), son partidarios de la autogestión escolar, padres incluidos, de evitar la repetición de curso para cualquier nivel, de reforzar la educación ciudadana y de becar a los que las necesiten con independencia del provecho que obtengan. Los partidos conservadores (PP), son partidarios de todo lo contrario. No hay autogestión, y sí refuerzan el rol del Director de cada centro., si no se superan unas calificaciones mínimas deberá repetirse el curso, se elimina la educación ciudadana para reforzar matemáticas y lengua y las becas son para los que las necesiten pero sacando provecho de ellas.

Y así llevamos los treinta años de democracia. Y así, es imposible que el profesorado sepa qué es lo que la sociedad espera de ellos. La desorientación es brutal, y las consecuencias ya las conocemos, siempre somos de los últimos en los informes PISA.

¿Tanto costaría que los dos partidos se pusieran de acuerdo de una puñetera vez y saliera una ley con largo recorrido?. La verdad es que creo que sería la solución a buena parte de los problemas educativos, pero que es muy difícil, por no decir imposible, que se firme tal acuerdo.

Pero  el sistema educativo no depende solamente de las leyes que lo encuadran, sino que los propios estudiantes y muy especialmente los padres y su entorno familiar inciden muy directamente en los resultados educativos.

En las encuestas que he tenido la oportunidad de estudiar, he visto que son dos los parámetros más importantes que provocan la actitud del estudiante y por tanto sus resultados. Uno es el nivel cultural de los padres, y el otro su nivel económico.

Lógicamente, a mayor nivel cultural de los padres, mejores resultados en los hijos. Los padres que han educado a sus hijos en el amor a los libros, que les han leído infinidad de libros infantiles, luego se encuentran con que sus hijos se esfuerzan en aprender. Por el contrario, los padres que se complacen en ver películas violentas y en despreciar un concierto, luego se encuentran con que sus hijos prefieren hacer “novillos” o deporte antes que practicar la reflexión y el estudio.

Aunque nivel cultural y nivel económico van muy unidos, no siempre es así. Pensemos en una familia de músicos modestos, estos tendrán un alto nivel cultural y un mediano nivel económico. Bien, pues está comprobado por las encuestas efectuadas que a mayor nivel económico, mejores resultados. Los motivos pueden ser complejos, tal vez mejores colegios de pago, tal vez mayores refuerzos escolares o tal vez mayor conciencia en preparar a los hijos para un futuro mejor.

Como conclusión a estos dos parámetros que he citado, podemos observar cómo las comunidades autónomas con mayor “Renta per capita” tienen también mejores resultados finales.

LA EDUCACION EN ESPAÑA

Cartel-cabeceraLa alternancia que hemos tenido en el Gobierno entre partidos conservadores y partidos progresistas, ha provocado que cada uno de ellos haya desarrollado leyes sobre la educación de signos totalmente contradictorios. Así, desde 1970 se han sucedido ocho reformas educativas, sin que ninguna de los modelos haya conseguido cuajar.

Si los partidos progresistas (PSOE), son partidarios de la autogestión escolar, padres incluidos, de evitar la repetición de curso para cualquier nivel, de reforzar la educación ciudadana y de becar a los que las necesiten con independencia del provecho que obtengan. Los partidos conservadores (PP), son partidarios de todo lo contrario. No hay autogestión, y sí refuerzan el rol del Director de cada centro., si no se superan unas calificaciones mínimas deberá repetirse el curso, se elimina la educación ciudadana para reforzar matemáticas y lengua y las becas son para los que las necesiten pero sacando provecho de ellas.

Y así llevamos los treinta años de democracia. Y así, es imposible que el profesorado sepa qué es lo que la sociedad espera de ellos. La desorientación es brutal, y las consecuencias ya las conocemos, siempre somos de los últimos en los informes PISA.

¿Tanto costaría que los dos partidos se pusieran de acuerdo de una puñetera vez y saliera una ley con largo recorrido?. La verdad es que creo que sería la solución a buena parte de los problemas educativos, pero que es muy difícil, por no decir imposible, que se firme tal acuerdo.

Pero  el sistema educativo no depende solamente de las leyes que lo encuadran, sino que los propios estudiantes y muy especialmente los padres y su entorno familiar inciden muy directamente en los resultados educativos.

En las encuestas que he tenido la oportunidad de estudiar, he visto que son dos los parámetros más importantes que provocan la actitud del estudiante y por tanto sus resultados. Uno es el nivel cultural de los padres, y el otro su nivel económico.

Lógicamente, a mayor nivel cultural de los padres, mejores resultados en los hijos. Los padres que han educado a sus hijos en el amor a los libros, que les han leído infinidad de libros infantiles, luego se encuentran con que sus hijos se esfuerzan en aprender. Por el contrario, los padres que se complacen en ver películas violentas y en despreciar un concierto, luego se encuentran con que sus hijos prefieren hacer “novillos” o deporte antes que practicar la reflexión y el estudio.

Aunque nivel cultural y nivel económico van muy unidos, no siempre es así. Pensemos en una familia de músicos modestos, estos tendrán un alto nivel cultural y un mediano nivel económico. Bien, pues está comprobado por las encuestas efectuadas que a mayor nivel económico, mejores resultados. Los motivos pueden ser complejos, tal vez mejores colegios de pago, tal vez mayores refuerzos escolares o tal vez mayor conciencia en preparar a los hijos para un futuro mejor.

Como conclusión a estos dos parámetros que he citado, podemos observar cómo las comunidades autónomas con mayor “Renta per capita” tienen también mejores resultados finales.