La fuerza del argumento (Parte I)

Mi padre siempre solía decir ‘No alces tu voz. Mejora tu argumento’ No mi padre, sino el