La Juventud en la política partidista

revistahumanum“Es que si la juventud se une, pueden decidir sobre el futuro político de Guatemala” es una frase que se repite una y otra vez que se acercan las elecciones en el país. Pero, algo no está funcionando porque de igual manera que con el fútbol rumbo al mundial, se generan ilusiones y expectativas que finalmente no se concretan.

Pero ¿qué sucede en un país, donde casi un 67% de su población es menor de 30 años, pero que no logra renovar su clase política? Justificaciones hay diversas y conformistas hay tantos más. Comienzan con frases como “es que lamentablemente en Guatemala…” no tal cosa, no la otra y así pareciera que justificamos esa realidad, sin hacer algo al respecto, ni siquiera dialogar sobre el tipo de municipio, departamento y país que realmente queremos y estamos dispuestos a construir.

Las organizaciones electorales (¿partidos políticos?) aprovechando la bondad de la época salen de pezca, reclutando a jóvenes y señoritas que con justa razón y mucha necesidad anhelan lograr por lo menos un ‘chance con el gobierno’ puesto que ya se graduaron y no consiguen empleo por ningún lado.

01clasepoliCon la energía y pasión desbordada, típico de la juventud se integran en las organizaciones para hacer pintas, colocar publicidad, hacer bulla, generar bulto, gritar y toda esa energía a favor de tal o cual color, sin percatarse que los intereses del sector a quien representan ni siquiera están en discusión en los planes de sus candidatos. ¿Y entonces?

Probablemente el sistema político, les arrastra igual que a muchos, hacia la oferta electoral que más pegue tiene o con el “que le toca” sin percatarse que les están utilizando, o mejor dicho, sin aprovechar el espacio para promover programas y proyectos que favorezcan a esta gran mayoría en Guatemala. Algunos candidatos ni siquiera cuentan con Plan de Gobierno, solo una cantidad de promesas irrealizables.

02juvenpoliEn esta oportunidad, quiero pedirles que se detengan por un momento y reflexionen sobre esta realidad. La idea es que si se quiere un cambio debe comenzar ahora, analizando sobre ¿Cuáles son los principales desafíos de la juventud? Consulten a personas honorables, a sus padres, líderes comunitarios, religiosos y a profesionales con experiencia, sobre cómo se puede trabajar de forma práctica para lograr las metas que se están proponiendo.

03padresTrabajar con la juventud es muy edificante porque son la esperanza de un mejor presente y futuro, pero se debe apostar por la educación, capacitación y formación de nueva ciudadanía, acompañados con propuestas prácticas, innovadoras, diferenciadas y sobre todo responsables, pues no desean solamente un poco de deporte, distracción y recreación, sino verdaderas oportunidades de crecimiento económico y desarrollo social, para construir una nueva Guatemala.

¡Es tiempo de honrar la deuda pendiente con la juventud guatemalteca!