La paja en el ojo ajeno

20140514-084221.jpg

Solemos decir la frase de que “vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro” cuando nos damos cuenta de los “defectos ajenos” sin pensar en que los nuestros pueden ser mayores. La frase es una adaptación de otra bíblica (San Mateo 7, 3-5; San Lucas 6, 41) y también se cita en El Quijote cuando se nos dice aquello de “El que ve la mota en el ojo ajeno, vea la viga en el suyo

Viene a cuento lo que digo por el asesinato a tiros el lunes por la tarde de la presidenta de la Diputación y del Partido Popular de León, doña Isabel Carrasco. Un hecho lamentable que puede haber sido una “venganza personal” contra esta mujer

Lo primero que hay que entender es que una política del PP que ocupaba 13 cargos en administraciones y empresas y que ganaba 150.000 € al año genera polémica y que siempre hay “mala gente” que puede alegrarse y celebrar este asesinato en las redes sociales, lo cual entra dentro de lo normal de la “paranoia” de la gente.

Lo que ya me sorprende más es que nuestro ministro del Interior, don Jorge Fernández Díaz, un viejo profesional de la política (ya en 1978 militaba en UCD) Caballero Gran Cruz de Mérito de la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge, consagrada a la glorificación de la Cruz, la difusión de la Fe y la defensa de la Santa Madre Iglesia no se le ocurra otra cosa que decir en un acto de ayer martes para celebrar el 170 aniversario de la Fundación de la Guardia Civil en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada en la localidad madrileña de Valdemoro que ha mandado “investigar” a “los indeseables” que celebran en las redes sociales este asesinato

Yo estoy de acuerdo con el señor Fernández Díaz,en que los que han celebrado este asesinato son unos “indeseables” pero de ahí a perseguirlos va un trecho porque este hombre debería pensar en esa frase de “la paja en el ojo ajeno” y darse cuenta de que tal vez está viendo “los defectos ajenos” y no “los propios de su gobierno“. Por ejemplo, debo de recordarle que ha sido su Gobierno quien en ocasiones ha atendido con amabilidad a asesinos que “han celebrado asesinatos” como es el caso del etarra Bolinaga condenado por acribillar a un Guardia Civil, y que “cumplirá condena en casa”, o como aquel otro acto de su compañero de gabinete don Alberto Ruiz Gallardón del pasado 3 de Enero de cuando indultó al colombiano Sixto Mario Arango Durango que había reconocido previamente haber atropellado con su coche ‘adrede’ a dos personas.

Don Jorge, estamos de acuerdo en que “célebrar en las redes sociales” la muerte de un ser humano está muy mal pero que se dedique usted ahora a atacar a los cuatro lunáticos que lo hacen me suena a esa otra frase que dice lo de que : “las ramas no te dejan ver el bosque“. Muchas veces tenemos cosas delante de nuestros ojos y no somos capaces de verlas. ¿Por qué? Pues porque “estamos demasiado cerca”