La Paz: Ayuntamiento pobre, presidenta rica

  • Pierde el PRI con Esthela

Por: Armando León Lezama

2 - 1 esthela tercer informeLo que acontece actualmente en el “honorable” Ayuntamiento de La Paz, parece sacado de un  cuento inédito de humor negro por su drástica política en contra de cientos y cientos de trabajadores de esta administración municipal priísta.

La contra cara de ésta situación, es que la presidenta Esthela de Jesús Ponce Beltrán es rica muy rica, y así lo demuestra con su desplazamiento personal en una cómoda Suburban 2014 completamente refrigerada, acompañada por guardias que están dispuestos a intercambiar sus vidas por las de ella – Bueno al menos eso parece y por eso cobran muy bien.

Sus colaboradores administrativos cercanos a ella no sufren por “Cash” y sus operadores políticos – electorales – mediáticos, como David de La Paz Ascencio, el gran perdedor del 99; Alfredo Reyes Cervantes, el profe converso; Ricardo García Espíritu, el exalcalde come rosca; y el recién estrenado asesor César de Jesús Ortega Salgado, “el choricito” que siempre traen con que “resolver”.

El apuro de Esthela, en este contexto, por apuntalarse electoralmente en el municipio de La Paz, no es tanto por la obtención de la candidatura a la gubernatura; sino porque está perdida la plaza por su mala administración pública.

Por eso los “show” que le arman en las colonias populares sus asesores de imagen y operadores políticos, pasando un video, y ella dirigiéndose a los asistentes con su refinado “pico de oro”, discursando sobre las bondades de sus políticas públicas aplicadas, que a decir por mayoría ciudadana, con escasos resultados verdaderos en este alicaído municipio.

Un lavado de imagen y listo, es lo que dicen sus asesores de medios como un David de la Paz , que mantuvo sedado y cebado políticamente a su exjefe. Antonio Benjamín Manríquez Guluarte, para manejarlo a su antojo. Por eso dicen que David de la Paz es el gran perdedor de 1999, porque realmente él seria “el virrey de sudcalifornia”.

Entonces, así traen a “Esthelita” sedada y encaramada en “el glamur” del poder.

Solo que la realidad en ocasiones es un aguafiestas, como en este caso, donde la población paceña hace rato reprobó la administración municipal “Poncista”.

Pero con dinero para la operación electoral, viáticos, sueldos de sus asesores, y grandes cantidades para ciertos medios de comunicación, que están haciendo el negocio de su vida por el ¡Ya mérito levantamos!

Y en el otro extremo, la pobreza de los empleados municipales mal pagados; proveedores al punto de quiebra por dar crédito al Ayuntamiento; más la falta de materiales para trabajar, de vehículos operativos en mal estado, etcétera, etcétera, el balance seguirá siendo negativo para el PRI y para Estela.

De manera que dicho de paso, tanto la administración en el municipio de La Paz, con Estela al frente y la administración en Loreto, con el insensible Jorge Avilés como capo político mayor, traen de ala caída al PRI en toda la entidad.

Se suponía que harían las cosas muy bien y de manera totalmente diferente a sus antecesores; pero resultaron un desastre político y administrativo.

No en balde andan levantando simpatías tanto el PAN como el PRD en Baja California Sur. De manera que si se unen estas fuerzas partidistas, nada tienen que hacer los proyectos priístas que quieren las sillas de Esthela y Avilés.