La prisión a Nestora Salgado, para aplacar a los movimientos sociales: Teresa Mojica

La diputada federal acusa violencia de género contra la comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá   *

El gobierno de Ángel Aguirre la acusó de secuestro por hacer detenciones en su carácter de autoridad   *

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO

Teresa Mojica: "Los delitos son fabricados; ya se pronunció hasta la ONU".

Teresa Mojica: “Los delitos son fabricados; ya se pronunció hasta la ONU”.

Para la diputada federal Teresa Mojica Morga, integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, no hay duda: la comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, está recluida en la cárcel de máxima seguridad de Nayarit porque el gobierno quiere “aplacar a través de ella los movimientos sociales de Guerrero, que son movimientos que siempre han sido muy dignos y ejemplo de lucha de todo el país”.

Nestora Salgado fue detenida el 21 de agosto de 2013 por elementos del Ejército, pertenecientes al 93 Batallón de Infantería de Tlapa, por marinos y policías estatales y federales, a la salida de Olinalá, cuando se disponía a cargar gasolina. Según su propio relato, vertido en vivo a Radio Universidad, sus captores se desplazaban en vehículos particulares y luego pidieron refuerzos, que ya llegaron en unidades oficiales. No se le informó la causa de la detención, y se le desplazó a Chilpancingo, luego a Acapulco y de inmediato a Nayarit.

Se le acusó –se sabría después- de delitos del orden federal y estatal, entre ellos secuestro y terrorismo, pero la Procuraduría General de la República se desistió de los delitos federales, sin embargo sigue en Nayarit incomunicada. La Ley 701 establece que en los casos de población indígena, los procesados por algún delito deben permanecer en la cárcel más cercana a su población de origen, lo cual no ocurrió.

A raíz de ello, siete diputados federales de la Comisión de Derechos Humanos, entre ellos los también guerrerenses Roberto López, Carlos de Jesús y Rosario Merlín, iniciaron gestiones ante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero para que se revisara la situación de la comandante y fuera liberada, ya que las acusaciones se referían a hechos que realizó en su carácter de autoridad indígena, de acuerdo con la Ley 701.

“Creemos que es una injusticia lo que está pasando con ella. Ella era parte de la Policía Comunitaria, que estaba regulada o se rige por la Ley 701, la cual le permite ser autoridad dentro de su territorio”, expresa Mojica Morga en la entrevista.

Nestora Salgado.

Nestora Salgado.

Relata que no obstante haberse desistido de los delitos federales, la PGR presiona para que el gobierno estatal mantenga sus acusaciones a fin de impedirle salir libre.

Se pregunta: “¿Por qué pudo salir Florence Casez en su momento? Porque no se hizo un debido proceso de su detención, (y en el caso de la comandante comunitaria) no se ha hecho juicio, la tienen completamente aislada, en condiciones inhumanas para una persona que no ha cometido un crimen. Nestora no ha matado, no ha robado, era parte de una autoridad y ejercía de alguna manera la autoridad”.

“Yo creo –insiste- que tarde o temprano, espero que sea más temprano que tarde, Nestora va a ser liberada, porque los cargos que se le imputan no se sostienen en sí mismos. Todos sabemos en qué marco se dieron las detenciones, siendo ella de la Policía Comunitaria, pero es un tema que ya se politizó, que ya es un tema de buenos y malos, sólo que en este momento no se sabe dónde están los malos y dónde están los buenos. Yo como diputada federal voy a seguir impulsando la libertad de Nestora Salgado, una porque es mujer, otra porque es una mujer que luchó por los derechos ciudadanos de la gente de su pueblo, porque creo que es una mujer auténtica y porque creo que los ciudadanos deben tomar responsabilidad de parte de las cosas que pasan en sus municipios y sus comunidades”.

-¿Este caso prefigura una estrategia por criminalizar la lucha social?

-Lo que pasa es que su aprehensión se dio en el marco de que en el país estaban proliferando las policías comunitarias, las autodefensas en Michoacán, y yo lo que vi en su momento es que el gobierno federal, ante el temor de que se saliera de control el tema de las policías comunitarias, lo más fácil que se les hizo fue atrapar al más débil o quien pareciera más débil, porque la manera en que atraparon a Nestora, con el Ejército, con la Marina… me gustaría que de esa manera atraparan a los delincuentes, a la gente que roba, que secuestra, extorsiona, a los narcotraficantes, pero no: lo hacen con una mujer que da la cara, que lucha por su pueblo y que lucha por sus derechos. Ahí es donde está la injusticia de aplastar por un tema político los movimientos sociales.

-¿Habría además un componente de género?

-Claro que sí. Todavía es un problema ser mujer, más cuando eres una mujer que te atreves, que te atreves a dar la cara, a enfrentar los hechos, pero creo que estamos en un momento en que las mujeres hemos demostrado que tenemos capacidad, que tenemos valor, que tenemos dignidad, que tenemos principios, y que vamos a dar la cara por nuestras familias, por nuestras comunidades y por nuestro estado. Nestora es un ejemplo de lucha de una mujer que no le ha importado nada más que defender los derechos de su localidad, sus propios derechos, y que desde donde está en la cárcel de máxima seguridad de Nayarit, donde muchos de los máximos delincuentes de este país no están, desde allá, sigue luchando, sigue pugnando por su liberación. Para las autoridades es más fácil cerrar los ojos que ver una realidad tan triste y tan cruel como todo el peso de la ley que le están aplicando a una mujer que lo único que hizo es defender a su comunidad.

-¿Qué responsabilidad pueden fincársele a las autoridades que fabricaron los delitos?

-Gran parte de los delitos son fabricados. Hasta la ONU ya se pronunció respecto a este asunto de Nestora Salgado. Yo espero que más temprano que tarde, Nestora sea liberada. En cuanto a los siete diputados que hemos defendido su libertad, lo hemos hecho con toda la transparencia y lo hemos hecho teniendo la seguridad de que estamos defendiendo a una mujer que está en la cárcel por una injusticia social, por querer aplacar a través de ella los movimientos sociales de Guerrero, que son movimientos sociales que siempre han sido muy dignos y ejemplo de lucha de todo el país.