La responsabilidad del votante

Solemos echar la culpa de todos nuestros males a los políticos. No nos falta razón. Pero como pasa con todo, siempre se nos olvida nuestra parte de responsabilidad en el asunto. Es cierto que quienes nos representan, aquellos que tienen que velar por nuestros intereses no vienen estando muy acertados en sus decisiones, incluso podemos decir que son los mayores culpables de que hayamos caído en una crisis tan brutal y que llevemos años (sí, ya llevamos años) sin ver la luz al final del túnel.

Sin embargo se nos olvida que nosotros votamos. Nosotros elegimos. Nosotros tenemos que responder de nuestro voto. Elegimos, cada uno de nosotros, de forma libre a aquellos que han de tomar por nosotros las decisiones. Por lo tanto, deberíamos, al menos, sentirnos con la obligación y el compromiso hacia aquellos que hemos designado.

Bien, sí, hay excepciones. Los madrileños no han votado ni a Ignacio González ni a Ana Botella. Vale. Ni en mi pueblo al alcalde que tenemos, y en muchos otros lugares tampoco. Pero tampoco nos pongamos tiquismiquis eh, a ver si vamos a pensar que tenemos una democracia…