La soja bate récords en Chicago pero en Argentina no se puede sacar de los campos.

Las intensas lluvias de los últimos días ponen en evidencia la falta de inversiones en caminos rural