Las multas más extravagantes

Entre las sanciones de tráfico más peculiares figuran algunas como las de un conductor gallego, llamado Javier Raposo, multado por girar más de 45 grados su cabeza, una infracción que no recuerda, de la que no hay prueba gráfica y que le ha costado 100 euros, 50 con la bonificación. Los hechos sucedieron en Poio (Pontevedra), donde una decena de conductores fueron sancionados el pasado 18 de abril por girar la cabeza hacia un radar móvil de la Policía Local, según han manifestado a Efe los agentes consultados. Raposo cuenta que no puede recordar exactamente los motivos que lo llevaron a comete…


//