Lo que se hereda no se hurta

Escribe Kevin Moreno

El debut político de Alan García Nores, hijo del expresidente del Perú y líder del Partido Aprista (PAP), despierta interés y automáticamente saltan preguntas, además de visualizaciones de escenarios futuros. ¿Estamos hablando de un heredero al igual que sucede en el caso Alberto-Keiko Fujimori?
No cabe duda que la primera impresión cuenta, para su presentación pública García Nores fue entrevistado por Canal N, medio perteneciente al Grupo El Comercio, de esa entrevista se han desprendido una serie de aspectos que nos permiten vislumbrar su futuro político.
En la entrevista, se le notó ciertas similitudes con el padre, entre ellas la fluidez al momento de dialogar, soltura, expresión corporal y lograr un nexo con su entrevistadora.

El primer gobierno aprista fue muy malo

El hijo del exmandatario, a diferencia del parlamentario Mauricio Mulder, consideró que el primer gobierno del PAP “fue muy malo”. Argumentó que tras llegar al poder, el APRA aplicó un plan con 50 años de antigüedad y de mala forma.

En ese sentido, el abogado de 26 años no dio excusas y su visión de los hechos no se nubló, como con Mulder, quien calificó con una nota de 14 dicho gobierno.

El peso que conlleva ser el hijo

Para García Nores el peso de ser el hijo de un exgobernante radicó en no decepcionar y convertirse en un “problema”.

“Lo último que quieres es ser la razón por la que tu padre no fue elegido, por la que se cayó su gobierno o lo tacharon de corrupto. Siempre vives un miedo de lo que puedes y no puedes hacer; es una presión más psicológica, más personal”, dijo.
Por otra parte, descartó que haya sido víctima de insultos o el rechazo de las personas en su entorno estudiantil o laboral a causa de su padre.

Similitudes con el padre

Alan Jr dijo que entrará al partido aprista en el momento adecuado y al igual que el padre admitió que es algo que mantiene siempre en su mente, asimismo afirmó que el gran salto lo dará cuando sea útil para el país.
Al ser consultado si discrepaba con su padre, el sucesor afirmó que: “en términos generales mantenemos la misma línea”.
En cuanto a mantener la línea se refiere, claro que la mantienen. Del mismo modo que su padre, García Nores afirmó que el presidente, Ollanta Humala, es influenciado no solo por su esposa, sino también por “buitres políticos”.
En otro momento, sostuvo que durante el gobierno de Humala se han atacado y criticado a los políticos tradicionales, algo que consideró que es de lo más tradicional.

García Nores también habló del Ministro del Interior, Daniel Urresti, quien según él desde el primer día que asumió el cargo ha intentado mostrarse como un candidato presidencial para luchar en 2016 contra su padre.

“Cumple un rol pero no de ministro del Interior porque la criminalidad está peor que nuca, pero sí uno político para el gobierno. Él está demostrando que se puede enfrentar a Alan García, entonces él debe ser el candidato”.

El abogado acusó a Urresti de querer tapar las críticas a Humala y a su esposa, Nadine Heredia, a través de insultos a la oposición. Sin embargo, no cuestionó que también el ministro es víctima de insultos por parte de las fuerzas políticas.

El APRA no “morirá” cuando Alan García no postule

“La gente relaciona mucho el partido con la figura de Alan García, pero ¿cómo era antes, con Haya de la Torre? ‘El día que muera Haya, muere el Partido Aprista’, decían. Murió Haya de la Torre y el Partido Aprista llegó a la Presidencia dos veces”, comentó García Nores, quien asegura que cuando su padre ya no aspire a la presidencia el PAP solo cambiará de candidatos y continuará en la contienda.

Lo que dice el heredero no es algo utópico, pues solo tenemos que ver las elecciones municipales de 2014 para darnos cuenta que Enrique Cornejo, presuntamente sin el apoyo total del partido, logró dar una buena impresión e incluso consiguió una victoria moral, ya que demostró que el APRA tiene otro cuadro interesante, además de su líder nato.

Si bien García Nores tiene en su contra la percepción de la ciudadanía sobre su padre, esto no significa que su carrera política no puede despegar. Si miramos el caso de Keiko y Kenji Fujimori, ambos llegaron al Congreso con una cantidad de votos muy alta, en el caso de la hermana casi gana la presidencia. Se mantienen vigentes, a pesar de sus limitaciones y críticas en su contra.
El sucesor aprista tiene a su favor que su partido siempre sabe cómo conducirse y mantenerse como una alternativa. El oportunismo para capitalizar errores del gobierno de turno y presentarse como la solución a ello es una formula muy conocida y exitosa en nuestro país.
La preocupación siempre será si es que repetirá los pasos de su padre, quien a lo largo de su carrera política ha sido ligado a actos de corrupción. Y si bien es cierto nunca se le ha encontrado nada, las maneras en las que se “libró” de estos casos ha sido cuestionable.
“En términos generales mantenemos la misma línea”, recordemos esta declaración.

Foto: Asia Sur