LOS SERVICIOS PÚBLICOS ¿SIRVEN O NO SIRVEN?

VENEZUELA LUCHA POR SU DEMOCRACIA

LOS SERVICIOS PÚBLICOS ¿SIRVEN O NO SIRVEN?

La respuesta a esta pregunta resulta hasta ingenua o burlona. Claro que los servicios públicos no sirven, es más son un desastre: no hay agua o la cortan constantemente, su calidad es mala de allí que se duda sea potable y se tienen que comprar botellones, que dicen si los son; los hospitales tienen sus médicos en huelga por reclamos salariales y no tienen medicinas; las calles se encuentran en mal estado son puros huecos y a pesar que algunas tienen poco tiempo de ser reparadas o recién construidas; las alcantarillas están rotas o no las hay, pocas están bien; el alumbrado público es deficiente, hay zonas que permanentemente no lo tienen, otras mejor en parte la tienen y muy pocas si funcionan; la higiene urbana, la limpieza de la ciudad es por sectores, unos buenos otros malos; hay constantes cortes de electricidad; la recolección de la basura es tardía y hace que esta se acumule con la generación de malos olores, moscas y gusanos; los policías no disminuyen la delincuencia, esta va en aumento; el servicio de justicia es injusto, burocratizado y engorroso; en los colegios, los maestros reclaman mejoras salariales, tienen sus edificaciones y pupitres en mal estado al igual que los baños, hasta en algunos se dictan las clases bajo la sombra de un árbol; las llamadas telefónicas se cortan o no hay internet y para colmo de males cada vez aumentan las tarifas, independientemente de la calidad del servicio.

Pero ¿Qué es lo que está pasando? ¿Por qué este mal generalizado?

Lo que ocurre es al no haber un incentivo, el trabajo se hace como salga sin mayor preocupación y se agrega que no hay supervisión. La comparación del trabajo de un obrero que se plantea hacerlo por un salario fijo y otro que se le remunera de acuerdo a su producción es muy diferente. En el mismo tiempo el obrero con pago de acuerdo a su producción hace más unidades que otro que lo hace por un salario fijo. La razón es el incentivo de poder ganar más dinero en el mismo tiempo. Si esto lo acompañamos con una gerencia profesional del negocio, el resultado es cada vez mejor. Gerencia mas trabajador motivado igual productividad.

Los candidatos presidenciales prometen mejorar los servicios públicos, cuando estos son inmejorables, siempre están mal y el servicio no es satisfactorio para su público. Parecería que ese interés por mejorar el servicio se queda en solo intenciones, en la práctica no se logra alcanzar y más aun no es castigado, es un caso de impunidad; ni se promueve su premiación en caso ser parcialmente bueno.

Una entidad pública por definición no puede tener fines de lucro y si arrojan perdidas es hasta ético, pues no ha generado ganancias obtenidas de un mayor cobro por el servicio y allí está la causa de su fracaso como servicio útil a su colectividad. La motivación de su personal es no perder su trabajo, que aunque el sueldo sea bajo, al menos ayuda con los gastos de la casa, no hay motivación por ascenso porque son cerrados y el amiguismo es la fórmula para subir en lugar de los meritos, generalmente sus directivos son políticos o simpatizantes del partido de Gobierno y allí crea su círculo vicioso de ineficiencia.

Los servicios públicos son prestados por empresas públicas, en las cuales el capital lo pone el Estado, que no tiene dueño individual sino es colectivo, todo el país, si es del Estado es de todos pero no es de ninguno, y hablar del Estado es hablar de política, donde se dan relaciones de convivencia para apuntalar su poder; en cambio en las empresas privadas el capital lo ponen sus accionistas, que supervisan el negocio a través de su Junta Directiva, buscan mejorar la rentabilidad, el aumento del valor de sus acciones y esperan cada vez mayores ganancias, una aspiración legítima cuando es sana resultado de la competencia comercial.

Si todo esto es cierto, ¿Por qué no se hacen los cambios para que funcionen las empresas públicas y por ende el servicio público sea bueno?

Es un buen negocio que no cambien, pues si lo harían, no se podrían hacer los negocios que hoy se realizan y esto se llama corrupción; que es una bacteria que habita en las instituciones públicas y se fomenta desde las empresas privadas, entre las cuales se transan servicios sin dueño y su precio lo establece el mercado o el apuro del que lo necesita, y siempre hay dinero de por medio.

Se dan los dos elementos comerciales: La oferta del servicio de parte del funcionario de la empresa pública que propone el precio y la demanda de parte del funcionario de la empresa privada, que necesita el servicio y por el cual paga.

En las empresas publicas algunos de sus directivos producen ganancias para ellos, se cambia el interés general por el interés individual, trayendo como consecuencia que las empresas públicas den mal servicio, porque es bueno solo para algunos de sus integrantes. Lo malo para todos es bueno para unos pocos.

La corrupción está demostrada en: las aduanas, la construcción de vías públicas; las prisiones; los hospitales; los Registros Públicos; la compra de armas; y otras.

Desde el Estado, Venezuela está imponiendo el Capitalismo de Estado que es la constitución, nacionalización o expropiación de empresas que pone en actividad, bajo el supuesto que la infraestructura y el personal de base son los que hacen la empresa, y limitando los cargos gerenciales al personal más antiguo y amigable, líder del grupo sin preparación académica ni experiencia gerencial; encaminándose al fracaso.

¿Cuál es la solución?

Privatizar los servicios públicos.

Los usuarios de los hospitales, colegios, comedores populares y otros, es decir los de menores recursos no pagaran nada, seguirá siendo gratis para ellos, hasta que mejoren su situación económica, que debe ser una aspiración y eso es cultural.

¿Cómo funciona esta propuesta?  Referida al sector salud, se debe hacer lo siguiente:

1.- Los inmuebles, sean hospitales, dispensarios y otros similares se venden de contado a particulares médicos y afines al precio de mercado mediante un avaluó profesional. En caso de ser requerido, los bancos financiaran estas compras.

2.- Los nuevos propietarios continuaran prestando el servicio público sin interrupción; las mejoras y las reparaciones en los inmuebles estarán a cargo de los nuevos dueños y serán pagadas por ellos.

3.- El personal actual de los servicios públicos será liquidado, terminando su relación laboral con el Estado; pudiendo prestar sus servicios con los nuevos propietarios.

4.- Todo usuario de la nueva institución será atendido sin discriminación.

5.- El Estado contratara pólizas de seguro colectivo con varias empresas aseguradoras a favor de las personas usuarias de ese servicio.

El Estado actualmente paga todos los gastos de funcionamiento de las instituciones encargadas del servicio público, como: los sueldos, prestaciones sociales, cajas de ahorro, seguro social y otros de todo del personal; repara, pinta  y mejora los inmuebles; paga la electricidad, el agua, el derecho de frente, los teléfonos; los carros y escoltas de los directivos; la reparación, el mantenimiento, el remplazo y el estacionamiento de los vehículos, en el caso de hospitales, medicinas y demás insumos, equipos de aire acondicionado su mantenimiento y remplazo; equipos propios del tipo de servicio y otros.

Después el Estado solo pagara pólizas de seguro.

¿Cómo se espera sean los costos? Menores para el Estado.

¿Quienes ganan? Todos: los usuarios por mejorar el servicio; los nuevos dueños al ampliarse su mercado puede hacer economías de escala y otros conceptos gerenciales que les dan ganancias y el Estado al  reducir su carga burocrática y simplificar su actividad.

Gracias.

16.05.2014