Niña venezolana murió en tragedia de bus calcinado en Colombia

colombia-carbonizados

Belkis Gómez, una de las 31 víctimas fatales de la buseta incinerada de Fundación, Magdalena, se encontraba de vacaciones, tras llegar de Caracas –Venezuela a visitar en compañía de su mamá a sus familiares.

“Ella vino con su hija y lamentablemente se tiene que ir sin ella”. Así se refirió Juana de Ávila, la abuela de la menor fallecida, mientras espera los trámites de identificación de los cuerpos en el Instituto de Medicina Legal en Barranquilla.

“Ella fue ese día a la iglesia porque la invitaron, de hecho el día de las madres no quiso ir”, recordó.

Indicó que el cuerpo de la menor de 10 años será repatriado al país vecino. A la lluvia de responsabilidades que han recaído sobre el conductor del bus y el pastor de la iglesia, se suma otra más. Juana de Ávila asegura que ambos tienen culpa de la tragedia. Por un lado indicó: “culpable el chofer, el bus estaba en mal estado y él no tenía licencia es una irresponsabilidad y llevando niños en un vehículo menos”.

Sobre el pastor dijo que “aunque los niños hayan salido de la iglesia se fueron en el bus que él contrató y no debe expresarse como lo ha hecho.”

Concluyó que la menor frecuentaba con regularidad a Fundación porque los familiares de su mamá viven ahí, y que ocasionalmente aprovechaba para ir con los amigos a la iglesia. “Sabemos que desde el cielo nos cuida”, decían familiares de Belkis mientras lamentaban su partida.