O TRAGAS O NO TOCAS

“Durante el concierto, una mujer acudió al Punto Lila habilitado por la organización para ‘prevenir, abordar y visibilizar las agresiones machistas y LGTBIfóbicas’. Allí manifestó que ‘el contenido de las letras del grupo estaba hiriendo su sensibilidad’.”

Si con tus palabras o canciones “hieres la sensibilidad” de alguien, igual necesitas un buen asesoramiento en “perspectiva de género”

Pero lo que el comunicado de BioRitme (incluido en el artículo de El Confidencial) evita decir es lo evidente: que una agresión es una cosa y los sentimientos heridos son otra, y que entre los dos media una sustancial diferencia. El punto lila de ese festival supuestamente debe atender a mujeres agredidas, pero en realidad atiende a cualquiera que llegue allí ofendida por la simple letra de una canción. Y si es necesario, como fue el caso, decide ir a hablar con los managers del grupo y con los artistas para instarles a hacer algunos cambios en sus canciones.

Parece ser que sus consejos no fueron bien recibidos y la cosa acabó mal (sin que nos especifiquen exactamente lo que ocurrió). Por nuestra parte, felicitamos al grupo SFDK por defender su libertad de expresión ante la estupidez reinante.

https://www.elconfidencial.com/cultura/2019-08-27/sfdk-festival-comision-de-genero_2196403/

#nosomoslilas