Palco de Prensa

Cuando se pelean…

Por : Gilberto LAVENANT

Pues, lo dice el refrán, y nunca falla : “Cuando se pelan las comadres, salen a relucir las verdades”. El exalcalde priísta, Carlos Bustamante Anchondo, acusó al dirigente estatal cetemista y principal mandamás del periódico El mexicano, Eligio Valencia Roque, de que le ha orquestado una campaña de desprestigio, en base al controvertido tema de las luminarias.

Esto, guardadas las proporciones, será algo así como una pelea de peso completo, que robará espacios y la atención de los bajacalifornianos, y en la que el exalcalde parece un rival débil, bravucón, pero que pecó de ingénuo y osado, al retar al propietario del periodicóte. De paso, retó a políticos panistas, encabezados por el exalcalde Jorge Ramos.

Desde el miércoles, por la tarde, empezaron las especulaciones, cuando, por medio de correos electrónicos, se invitó a conferencia de prensa, que habría de llevarse a cabo al día siguiente, jueves 15, a partir de las 11:00 de la mañana, a cargo del exalcalde Carlos Bustamante Anchondo.

Hubo quienes, trataron de adivinar el motivo y tema a exponer por el exalcalde priísta, pero de antemano se advertía que uno de los puntos a tratar, sin duda alguna, sería lo del controvertido tema de las luminarias. Y efectivamente, ese fue el tema central.

Sin embargo, lo que sorprendió, fue que Bustamante no solamente trató de puntualizar, que no hay nada sucio en torno a las luminarias, sino que se lanzó fuertemente en contra del propietario del periódico El Mexicano, de quien, lo menos que dijo, fue que lo estaba chantajeando, porque como alcalde no accedió a sus exigencias.

A simple vista, está claro que es desventajosa la situación en que se encuentra el exalcalde. Ya no es el primer edil de la ciudad, su gestión administrativa es sumamente cuestionada, por presuntas irregularidades, respecto de las cuales en los próximos días, es casi seguro, habrá denuncias formales.

El acusado, Eligio, tiene a su favor, ser el dirigente estatal de la central obrera CTM y además, ser el propietario del periódico El Mexicano, de circulación estatal. Los medios impresos, ya no tienen el impacto y trascendencia de años atrás, pero los “periodicazos” duelen. Prueba de ello es el enojo de Bustamante y la acusación contra Valencia Roque.

Por si fuese poco, el exalcalde no se midió. Al tratar de exhibir la presunta poca calidad moral del acusado, retó, a otros presuntos contrincantes, al mismo tiempo. Empezando por el exalcalde panista Jorge Ramos Hernández, así como a varios de quienes fueron sus colaboradores en el XIX Ayuntamiento, entre ellos a Raúl Corona Sesma, Consejero Jurídico y Secretario General de Gobierno, a Raúl Felipe Luevano Ruiz, Director General de Gobierno y actualmente Presidente del Comité Municipal del PAN en Tijuana y a otros políticos blanquiazules.

Cual si fuesen “pruebas de descargo”, o sea, para tratar de fortalecer su defensa, exhibe un escrito de 7 hojas, como supuesta síntesis ejecutiva sobre el Programa de Modernización del Sistema de Alumbrado Público, en el que se describe el inicio y desarrollo del mismo, y la postura asumida por su administración ante el incumplimiento de la empresa arrendadora de las luminarias. Simples verdades a medias, que evaden puntos esenciales.

Así mismo, muestra un supuesto reporte, de la calificadora crediticia Fitch, en el que se establece que las condiciones del ayuntamiento local, son favorables, y que la deuda es manejable. Bueno, eso no mejora en nada, las condiciones económicas, caóticas, del gobierno municipal de Tijuana.

Lo más fuerte, es que exhibe constancias diversas, que evidencian cuestionables negociaciones del exalcalde panista, Jorge Ramos Hernández y el acusado Eligio Valencia Roque, a partir de la celebración de un contrato de prestación de servicios, de fecha 21 de octubre de 2010, o sea a un mes de concluir la gestión del panista. Siendo Eligio, regidor.

El servicio que prestaría Valencia Roque, consistiría en, edición, impresión y circulación de 245 mil ejemplares, de un periódico de 32 páginas, a cuatro tintas, así como 45 millares de encartes y el reparto, distribución y circulación de 200 mil ejemplares del periódico, en las colonias de Tijuana.

Este servicio, sería en dación en pago, de un predio con superficie de 8 mil 390 metros cuadrados, en la Colonia Las Villas de Tijuana, de la Delegación de San Antonio de los Buenos, con valor de casi 8 millones de pesos.

La operación, quedó en suspenso, pues la prestación, por parte de Valencia Roque, sería a futuro, y por lo tanto no la realizó, pues concluyó la gestión de Ramos Hernández, y por lo tanto, no pudo ser exigible la adjudicación del inmueble. Además, Bustamante Anchondo frenó la operación que habían pactado Ramos y Valencia Roque.

Esto, generó fricciones entre el exalcalde Bustamante Anchondo y el propietario del periódico El Mexicano, desde el inicio de las gestiones del XX Ayuntamiento, que se pusieron de manifiesto, mediante constantes señalamientos periodísticos, respecto a supuestas fallas del gobierno del empresario y político priísta.

Bustamante, sacó a relucir este tema, argumentando que al no acceder a las pretensiones de Eligio Valencia, le ha orquestado una campaña de desprestigio, dentro de la cual, en los últimos días ha destacado el asunto de las luminarias. A esto agregó, otros reclamos, como el otorgamiento de permisos para instalar mercados sobre ruedas, o vendedores ambulantes.

Además de que pretendió desmentir las publicaciones periodísticas, advirtió que con él, el chantaje no funciona, “ni antes, ni ahora, así me sigan dedicando planas enteras”. Lo dicho, cuando se pelean las comadres, salen a relucir las verdades.