Palco de Prensa

descargaLos cacicazgos políticos.
Por : Gilberto LAVENANT
Al estilo del viejo PRI, este sábado se concretará la imposición de la exlegisladora Nancy Sánchez Arredondo, como Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, en Baja California.

Al inicio del 2014, varios priístas, optimistas o ingenuos, según el caso de cada quien, empezaron a externar sus aspiraciones por ocupar la dirigencia estatal del tricolor, que durante los últimos años había tenido bajo su control el castrotrentismo. La derrota electoral de Fernando Castro Trenti, en su lucha por la gubernatura, y su envío a Argentina, como Embajador de México, dieron paso a sus aspiraciones en tal sentido.

Seguramente dijeron, que estando tan lejos su líder, sería fácil despojar a los castrotrentistas, de la dirigencia estatal priísta. Sin embargo, sus aspiraciones, chocaron contra la consigna, venida desde el centro del país, concretamente de parte del Presidente del CEN del PRI, César Camacho Quiroz, que advertía, clara y abiertamente, que la dirigencia sería para Nancy, que la había ostentado como simple encargada. Y se salieron con la suya.

Fue aquel martes 11 de marzo, del año en curso, en Mexicali, en el evento de presentación del nuevo delegado del CEN del PRI, Oscar Aguilar González. Personalmente, José Encarnación Alfaro, Secretario de Organización, y Héctor Yunes, Delegado Regional, hicieron saber a los priístas bajacalifornianos, que el dirigente nacional, César Camacho, veía con buenos ojos el trabajo de Nancy Sánchez y que le agradaría fuese la nueva dirigente formal del priísmo en la entidad.

Obviamente, eso cayó, como dicen que cae un balde de agua fría, en los priístas locales. Algunos se atrevieron a manifestar su malestar. A partir de ese día, fueron presionados, para vencer su resistencia, hasta obligarlos a retirarse y dejar libre el camino a la recomendada de Camacho. Lo que finalmente ocurrió.

Les resultaba extraño e incomprensible, que Sánchez Arredondo, identificada con el castrotrentismo, fuese respaldada para seguir en el cargo. Como que les resultaba absurdo, pensar o reconocer, que desde Argentina, Castro Trenti, asignado a funciones diplomáticas, tuviera los alcances para imponer a alguien de su grupo.

Sin embargo, se dice que la dirigencia estatal priísta, no se la debe Nancy a Fernando, sino a los afectos que logró establecer con el dirigente nacional priísta, César Camacho, quien personalmente le tomará la protesta este día.

Aunque han tratado de darle visos democráticos, a este proceso tardío, de renovación de la dirigencia estatal, lo cierto es que fue una burda imposición. Por ello, sus competidores, tuvieron que declinar en sus aspiraciones y dejarle el camino libre.

El último de los aspirantes, en anunciar su retiro de la contienda por la dirigencia estatal, José Osuna Camacho, quien decidió guardar, para mejores tiempos, sus aspiraciones, dijo tajantemente, que no existían las condiciones mínimas para participar.

En su carta-despedida, externó, que : “En opinión compartida con la militancia, consideré que la crisis en el PRI había tocado fondo y esta situación nos brindaba la oportunidad única de reconstruir y renovar las estructuras políticas del partido, de abajo hacia arriba, desde la base”.

“Suponíamos –señaló- que en este proceso, habría reglas democráticas, claras y parejas para todos. Por eso, varios militantes manifestamos nuestra aspiración de dirigir el PRI en Baja California”.

“Desafortunadamente –observa, obviamente con frustración- la dirigencia nacional tiene otro diagnóstico del PRI en la entidad. Como militante, respeto su visión, pero no la comparto. Estoy en total desacuerdo, con quienes opinan que los procesos democráticos y abiertos nos dividen. Al contrario, considero que nos fortalecen y acaban con los nocivos cacicazgos políticos, que en el caso de nuestra entidad, han propiciado la pérdida de la gubernatura, por quinta vez consecutiva”.

Pero no bastaron los reclamos y las manifestaciones de inconformidad de los priístas bajacalifornianos. El cacicazgo político, de corte nacional, predominante en el PRI, casi igual o peor que en otros partidos políticos, no sabe nada de derechos y libertades, de diálogos y consensos, sino simplemente de imposiciones.

Es evidente, que a los dirigentes nacionales del tricolor, no les preocupa el divisionismo añejo del priísmo en la entidad. Que están a favor del continuismo, de seguir por el sendero de la derrota. Cual si ese fuese el compromiso con otras fuerzas políticas. No se puede explicar de otra manera.

Pero ese, es problema de los priístas. No tienen el coraje suficiente para rebelarse. La disciplina partidista, no les deja pensar, ni mucho menos reclamar. Los cacicazgos políticos los siguen dominando. Tal vez por eso las semejanzas con los borregos, que ciegamente atienden las instrucciones del pastor de la manada.

Bajo el dominio de los cacicazgos, unos son los mandones, los demás, simples ciervos. Bajo los cacicazgos, las libertades y derechos políticos son inexistentes. Los ilusos o ingenuos, son bienvenidos, en tanto no crezcan e intenten rebelarse.

Este día, en Mexicali, en la toma de posesión de Nancy Sánchez, como Presidente del Comité Directivo Estatal, habrá ambiente de fiesta, seguramente. Muchos priístas, se abstendrán de asistir. Aquellos que fueron doblegados por el cacicazgo político. Los que, ingenuamente, aspiraban a construir un nuevo PRI.

gil_lavenants@hotmail.com