Postales numéricas de nuestro destino compartido

A fuerza de lucha y sacrificio ritual tan inútiles como todo lo que hacemos

92.240.036 infectados (en expansión acelerada de infectividad y está en 770 mil contagios diarios por aproximativo; ya alcanzó a ser mucho más que una Alemania en pueblos y se acerca a un Egipto de 103 millones de habitantes)

1.975.707 asesinados por un simple asqueroso virus que nos tuerce la mano a todos en nuestra pulseada por la vida

No pasa nada, no pasa naranja, ya viene, ya viene la vacuna, mientras la economía-mundo desciende al decimoquinto subsuelo infierno. Todo está 0k, cero muertos, los borramos a todos mientras ese aborto de la naturaleza hijo de puta coronavirinae no duerme jamás, no practica esa función vital reparadora de seres superiores a suya realidad insignificante y pequeñita en el orden de algunos nanometros; practica el sexo reproductor con todos nosotros día y noche, y todo le viene bien para prosperar en su lucha tan inútil como aparentemente, desde que fuimos expulsados del Edén, la nuestra.