PSOE Y PODEMOS

89c7eed2a59304ec8b2cb3d1d278e7d2Ya disponemos de los primeros sondeos desde que Susana Díaz adelantó las elecciones andaluzas para marzo. El partido mayoritario sería el PSOE con 43/45 escaños (sin mayoría absoluta), seguido por el PP con 39/42 escaños, PODEMOS con 17/19 escaños e IU con 5/7 escaños. Los demás partidos, incluido UPyD, quedarían fuera del Parlamento.

Y ahí empieza el “Via Crucis” del PSOE. Para poder gobernar necesitará de una alianza, bien con el PP o bien con PODEMOS. ¿A quién elegirá?. No es fácil la respuesta. Vamos a intentar de analizarla.

  • A FAVOR DE PODEMOS: son dos partidos de izquierdas y progresistas. Uno más extremista que el otro, pero el entendimiento sería más fácil que en otras alternativas. Podría ser también una forma de desmarcarse de lo que PODEMOS llama “la casta”, es decir, la élite que lleva gobernando desde el inicio de la democracia. Y que en estos momentos tanto está perjudicando al PSOE
  • EN CONTRA DE PODEMOS: desde la irrupción de PODEMOS, el PSOE ha visto cómo él se ha nutrido con los votos tradicionales y desencantados del PSOE, lo que le ha llevado a críticas viscerales hacia PODEMOS. Recomponer la situación hasta llegar a una alianza no será tarea fácil.
  • A FAVOR DEL PP: los dos partidos se conocen bien e incluso en estos momentos están ultimando un pacto para la reforma del nuevo Código Penal. Sería bien recibida esta alianza en los medios empresariales y elitistas de nuestro País y se afianzaría el sistema bipartidista de nuestra democracia.
  • EN CONTRA DEL PP: formalizar una alianza con la élite político empresarial que ha tenido el poder durante la actual legislatura, sería la mayor traición que podría acometer el PSOE en contra de sus propias bases. Sería un auténtico suicidio político el que cometería, a cambio de un mínimo poder que le concedería el PP.

Creo que Susana Díaz se ha equivocado al adelantar las elecciones en Andalucía. Si su intención era poder conseguir la mayoría absoluta, se ha equivocado. Con un tercer partido que rompe el bipartidismo, será muy difícil en adelante que nadie en ninguna elección consiga la mayoría absoluta. Pero es que, además, se verá obligada a tomar partido por PP o por PODEMOS, y en cualquiera de los dos casos, condicionará de forma importante la campaña para las elecciones generales.